miércoles, 8 de febrero de 2023
 
 
Total de artículos: 155 mostrando: 61 - 70

página 7 de 16   1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  
Titulares

Las deficiencias en la cobertura vacunal de los padres, factor de riesgo para los niños

El 10% de los adultos está desprotegido frente a enfermedades como la rubéola, el sarampión o las paperas, pudiendo ser una fuente de infección para los menores.

Un 10 % de los españoles mayores de 40 años desconoce su estado inmunitario frente a la varicela, la rubéola, el sarampión o la paperas, entre otras. De hecho, los últimos casos de tos ferina que se han dado en España corresponden a niños de 2 meses a los que todavía no se había empezado a vacunar, y que habían contraído la enfermedad en su entorno familiar. Así se ha señalado durante el curso "Vacunas para el Siglo XXI" organizado recientemente por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en colaboración con el Grupo de Estudio de Vacunación en el Adulto (GEsVA).

"En general, el seno familiar puede ser un foco importante a la hora de transmitir algunas enfermedades", señala el profesor Ángel Gil, catedrático de Medicina Preventiva de la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid) y miembro del GEsVA. En esta misma línea, el profesor José Ramón de Juanes, jefe de Medicina Preventiva del Hospital Universitario 12 de Octubre, añade que "todos los adultos deberían comprobar su estado inmunológico frente a enfermedades como la difteria, el tétanos y la tos ferina. Hemos visto cómo éstas están en aumento y son algunas de las enfermedades que los mayores pueden transmitir a los niños". Porque, tal y como explica este especialista, "si un adulto contrae una enfermedad, cuanto más tiempo esté en contacto con niños que no han sido vacunados, más posibilidades tienen los pequeños de ser candidatos a tener las enfermedades".

Por todo ello, estos especialistas recomiendan a los adultos con niños pequeños o lactantes en su entorno "que se pongan al día y si no han pasado estas enfermedades, vacunarse", señala el profesor Gil. Sin embargo, tal y como indica el doctor José Luis Cañada, miembro del GEsVA y médico de Atención Primara en el Centro de Salud de Algorta-Getxo (Vizcaya), "las vacunas no son un motivo de consulta habitual al médico, salvo cuando se va a viajar al extranjero". Por este motivo, insta a la población a que considere al profesional sanitario como "la fuente de información para saber en qué consiste la vacunación, qué se puede prevenir y lo que supone". Igualmente señala que el médico de atención primaria debe "velar por que los adultos tengan bien cubierto su calendario vacunal. Debemos insistir en la idea de que la vacuna también favorece a la salud de los que están en su entorno".

De la madre al hijo

Por otro lado, el doctor De Juanes ha señalado la posibilidad de transmisión de enfermedades entre madre e hijo cuando la primera no está vacunada, y ha puesto como ejemplo "la transmisión de la rubéola al no nacido (rubéola congénita) o al bebé que todavía no ha sido vacunado". Y es que su experiencia indica que todavía hay mujeres que llegan al parto y no están inmunizadas, principalmente frente a rubéola "y en algunos casos es incluso el segundo o tercer embarazo".

Por este motivo, anima a tener en cuenta la vacunación en los programas de la mujer fértil y sobre todo antes del embarazo. "Mediante un control serológico se puede identificar los patógenos frente a los que la mujer está inmunizada. Si el resultado es negativo, se debe proceder a su vacunación mediante una vacuna triple vírica si aparece que no tienen anticuerpos frente a sarampión o rubéola automáticamente se le vacuna, antes de que pueda quedar embarazada", señala.

JANO.es,  19 Julio 2011


 
Total de artículos: 155 mostrando: 61 - 70

página 7 de 16   1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  
 
: Editor principal, Licenciado en Microbiología, Master en Salud Ambiental, Profesor Auxiliar | Sociedad Cubana de Higiene y Epidemiología, Escuela Nacional de Salud Pública, Ministerio de Salud Pública | Calle 100 No.10132 Perla y E. Boyeros, La Habana, CP 10 800 Cuba | Teléfs.: (537) 6431428 y (537) 6431430, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:30 a.m. a 5:00 p.m.