lunes, 27 de enero de 2020
Nada hay más importante que un niño
Portal de Infomed
 Página Inicial
Pediatría



Enfoque clínico, histórico, cultural y médico social de la fiebre en el paciente pediátrico



La fiebre puede tener diversos enfoques: clínico, histórico, cultural, medico-social y hasta algunos más que carecen de base científica.

Desde el punto de vista clínico, la fiebre es un mecanismo de defensa muy útil del organismo normal, frente a diversos estimulos (en los niños predominan los infecciosos), tanto en humanos como en algunos animales, bien demostrado en experimentos y en la practica. Durante la fiebre se producen numerosos mecanismos que favorecen la activacion o liberación de distintas células y grupos moleculares. Ellos actúan para reforzar o desencadenar generalmente respuestas favorables, inespecíficas y específicas (estas últimas llamadas inmunes). Todos los organismos homeotérmicos, necesitan una temperatura que puede tener pequeñas variaciones, dentro de las cuales el funcionamiento de todos los componentes de estos organismos trabajan en las llamadas condiciones normales. Desde hace años en la mayoria de los paises se recomienda no tratar la fiebre en niños normales hasta que esta no alcance 38.5 gC de temperatura axilar COMO MINIMO (inclusive hay quienes plantean 39.0 gC). En realidad lo que tiene más importancia es la medición de la temperatura central del cuerpo por lo que hay quienes recomiendan aparatos especiales de medir la temperatura a nivel del tímpano, ya que la medición por vía bucal o rectal no siempre es satisfactoria, ni está exenta de accidentes. Por tanto, un aspecto importante a tener en cuenta es utilizar una técnica correcta al medir la temperatura axilar.

Se excluye de la cifra antes citada, en que debe administrarse medidas antitérmicas con menos temperatura a aquellos pacientes de menos de 4 años de edad con antecedentes personales o familiares de convulsiones febriles sin lesión neurológica o niños con afecciones neurológicas con antecedentes convulsivantes. Con respecto a los lactantes menores de 2 a 3 meses de edad recordar que la mayoría de los autores no recomiendan medicamentos antitérmicos y lo importante es determinar la causa de la fiebre. Algunos incluyen también a los malnutridos por defecto.
 
Desde el punto de vista histórico, no es fácil precisar desde cuando se comenzó a considerar a la fiebre como un signo de alarma, ni tampoco cuando se consideró que fuera favorable para combatir una enfermedad; aunque, al parecer, se comenzó a utilizar la piretoterapia en distintas afecciones, como la sífilis, a partir del siglo XVI o XVII. Algunos estudiosos del tema, hace más de un siglo, plantearon, basándose en la observacion práctica y en algunos esbozos experimentales, el beneficio de la fiebre en algunas afecciones. Estos conceptos fueron aceptados por la mayoría de los que practicaban la curación de enfermos. Sin embargo, desde mediados del siglo XIX y hasta principios del XX algunos famosos médicos plantearon que la fiebre pudiera tener efectos adversos, basándose en experimentos en animales en los que utilizaron calor exógeno, lo que hoy se considera hipertermia (no fiebre) y que se plantea como una alteracion en la temperatura corporal a partir del "termóstato" en el hipotálamo anterior.

Dado lo anterior, se produjo una división entre los que consideraban que la fiebre era perjudicial y los que consideraban a la fiebre como beneficiosa y en casos muy escogidos, que pudiera ser adversa. Aunque posteriormente en el siglo XX, sobre todo en su segunda mitad, ya se ha demostrado el beneficio de la fiebre y la mayoría asi lo aceptamos, todavía quedan colegas que no sustentan esta opinion y lo que es peor, es que exponen esta creencia a los familiares y pacientes.
 
Desde el punto de vista cultural, el enfoque es muy complejo. En nuestro país existen numerosas madres, y tambien  padres y abuelos,que son muy ansiosos y superprotectores, y han recibido del pasado la idea de que la fiebre es perjudicial y piden, demandan o exigen el antitermico para una fiebre no tan elevada.

Desde el punto de vista médico, existe un gran problema. Por un lado, nosotros los médicos, en ocasiones, actuamos "por si pasa algo" o por otras causas, y así podemos dejarnos llevar y actuar sin base científica. Pero por otro lado la sociedad (en la que están los familiares, vecinos y hasta consejeros indebidos) tiene muchas veces un concepto erróneo sobre la fiebre.
 
Entre otros puntos de vista, que la mayoría de las veces carecen de base científica, se podría citar la propaganda médica sobre antitérmicos que nos llega de otros países a través de distintos medios y las cuales están bien pagadas por algunos laboratorios productores de medicamentos.

COMO CONCLUSION, NO EXISTE EN ESTOS MOMENTOS NINGUNA BASE CIENTIFICA PARA EL ABUSO DE ANTIPIRETICOS EN NIÑOS CON FIEBRE LIGERA Y HASTA MODERADA.

DR. Manuel Rojo Concepción
Profesor Titular y Consultante
Universidad Médica de La Habana

 


 

Imprimir Artículo
: Editor Principal, Profesor Titular de Pediatría-Neonatología | Hospital Docente Ginecobstétrico¨Ramón González Coro¨, MINSAP |
Calle 21 e/ 4 y 6. Plaza, La Habana, CP 10 400, Cuba
| Teléfono.:(537) 552631, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:30 a.m. a 5:00 p.m.


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002