Regreso a InfomedInfodirInfodirInfodirInfodirInfodir
lunes, 3 de octubre de 2022

 Página Inicial
Infodir



Editorial Revista No.6

José Martí 155 añosEl pasado 28 de enero se cumplieron 155 años del nacimiento del Héroe Nacional cubano José Martí Pérez (1853- 1895), caído en combate por la independencia de nuestro pueblo del cruel colonialismo hispano y nuestra publicación periódica no quiere dejar pasar tan importante efemérides para destacar, brevemente, en su página editorial, el alto aprecio que Martí tenía por las labores política  y en campaña del personal en general de la salud y en particular del médico cubano.

Al doctor Martín L. Marrero Rodríguez (1859- 1943), después General de Brigada del Ejército Libertador de Cuba, le diría a finales de 1893 en Cayo Hueso: “Los médicos son los mas apropiados, y por tanto, serán los mejores delegados. Sus pasos en ninguna hora, ni en ninguna parte llaman la atención: siempre son bien recibidos. Todos le deben algo: unos la vida, otros dinero. El médico es quien mejor conoce los secretos de todos: por eso esta será la revolución de los médicos”.

Ya en campaña, el narraría en su inmortal Diario cómo su labor se desdobló también en la atención médica a los heridos. Allí dejó escrito:

“Y cuando dieron la orden de descansar y se tendieron las hamacas, yo, primero que dormir o reposar, hurgué en mi jolongo y saqué de él medicina. A uno, que del jugo del tabaco, de apretar tanto el cabo en la boca, se le habían desprendido los dientes, le di a beber un sorbo de Marrasquino. Y cuando llegó el agua fresca, con Paquito Borrero, de tierna ayuda, me puse a curar de un soldado la herida narigona. La bala le había entrado por el pecho y salido por la espalda. En una de las bocas, la de entrada, le cabía un dedal: en la otra la de salida, una avellana. Se la lavé y le aplique yodoformo y algodón fenicado. Habilidades de médico me habían salido, y por piedad y por casualidad, se me habían juntado al bagaje mas medicinas que ropa- y no para mí por cierto, pues nunca me sentí mas sano, sino para los demás. Y en las curas tuve algunos aciertos por lo que gané un poco de reputación, sin mas que llevar conmigo el milagro del yodo, y el del cariño, que es otro milagro […]”

 

Al final de su existencia, en las últimas páginas de su extraordinaria obra escrita nos dejaba a todos los médicos cubanos una máxima recomendación: curar con el milagro del yodo, que quiere decir con la mejor medicina y con el cariño, la más alta expresión de la sensibilidad humana.

 

                                                    Dr. Gregorio Delgado García

Imprimir Artículo
: Editora Principal. Especialista de I Grado en Medicina Interna, Master en Enfermedades Infecciosas | Dirección de Cuadros, MINSAP | 23 y N, Plaza, Ciudad de La Habana, 10400, Cuba | Teléfs.: (537) 8383402. Horario de atención:: de 8:30 a.m. a 5:00 p.m. de Lunes a Viernes