martes, 21 de noviembre de 2017   
 
Titulares

Más sobre el verbo "manejar"

Los siguientes fragmentos fueron tomados de traducciones médicas:

Existen cardiopatías  en las cuales el ventrículo izquierdo maneja poca sangre.

La cantidad de sangre manejada por las cavidades izquierdas es poca.

Se considera el cambio del estilo de vida  el  paso fundamental en el manejo de los trastornos cardiovasculares.

Orientaciones acerca de una dieta para manejar el peso en pacientes con obesidad.

La importancia de los  antihipertensivos en el manejo de las cardiopatías.

Se puede afirmar que alguien maneja bien un asunto, un caballo (los gobierna, los dirige) o la espada (la usa con destreza). De otro diríamos que maneja mucho dinero (dispone de él). También podríamos aseverar que se maneja bien una situación  en algún trance difícil (se las ingenia para salir airoso). En América diríamos que tal persona maneja con precaución  (conduce un automóvil).  Y de cierta persona con poco carácter diríamos que Fulano lo maneja a su antojo (hace de él lo que le viene en ganas).

Cualquier hablante del idioma español entiende sin dificultad el significado de las  oraciones anteriores, pues en ellas están contenidas las distintas acepciones que el uso ha adjudicado al verbo manejar. Obsérvese un por menor: el sujeto del verbo manejar es siempre alguien dotado de voluntad, una persona desde luego. Tomando en cuenta estas características del verbo manejar, resulta bastante difícil imaginarse a un ventrículo manejando volúmenes de sangre,  esto es, gobernándolos, dirigiéndolos,  dominándolos. O una dieta que maneja el peso del paciente, o los hipertensores  gobernando la hipertensión? Acaso podríamos  concebirlo como metáfora traída por los pelos, pero no parece que sea la mejor  manera de redactar un texto científico. Si encontramos textos donde esto aparece escrito de esta forma es, evidentemente,  porque muchos especialistas, redactores y traductores descuidan el instrumento privilegiado con que cuentan para trasmitir sus ideas: el lenguaje.
Para referirse a los volúmenes de sangre que pasan por la aorta, a los que entran o salen del corazón, se puede recurrir a varias precisas expresiones que el sistema lingüístico proporciona, sin tener que utilizar el verbo manejar, o el adjetivo manejado, o el sustantivo manejo que en los casos comentados son evidentemente incorrectos. Para hablar del peso y de la aplicación de los medicamentos antihipertensivos,  podemos emplear términos de nuestro amplio idioma.

Véanse a continuación algunas posibilidades:

En este grupo existen cardiopatías en las cuales el ventrículo izquierdo  recibe  poca sangre (por  el ventrículo izquierdo pasa/ circula poca sangre, al ventrículo izquierdo llega poca sangre, el ventrículo izquierda trabaja con poca sangre).

La cantidad de sangre  recibida por las cavidades izquierdas es poca (la cantidad de sangre con que trabajan las cavidades/que pasa por las cavidades/que entra en las cavidades es poca).

El cambio del estilo de vida  se considera el  paso fundamental para tratar/controlar convenientemente los trastornos cardiovasculares.

Orientaciones acerca de una dieta para controlar/reducir el peso de pacientes con obesidad.

La importancia de los medicamentos  antihipertensivos en el tratamiento de las cardiopatías.

Autor: Lic. Rodolfo Alpízar Castillo
Licenciado en Lengua y Literatura Hispánicas. Instituto de Lingüística
Fuente: El lenguaje en la medicina. Usos y abusos
Editorial Científico Técnica 2007


/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Tabla normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:"Calibri","sans-serif";
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:"Times New Roman";
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:"Times New Roman";
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

 
: Editora principal, Licenciada en Lengua Alemana/ Traductora e Intérprete | Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 23. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP 10 400 Cuba | Teléfs.: (537) 8383893, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:30 a.m. a 5:00 p.m.