sábado, 18 de noviembre de 2017
Portal de Infomed
 Página Inicial
Medicina de Rehabilitación en Cuba


Enfermedades Informáticas

Como el viejo Charlot en su antológico filme Tiempos Modernos, muchas personas parecen vivir esclavizadas hoy bajo la tiranía de la tecnología, y pagan muy caro, al precio de su salud, esta efervescencia digital.

A pesar de ciertas divergencias entre los especialistas médicos, casi ninguno pone en duda que los movimientos repetitivos y el mal uso de las computadoras es la causa de diversas patologías ortopédicas, muy en boga entre los informáticos, diseñadores y todas aquellas personas que pasan largo tiempo al pie de un monitor.

Dolor en los miembros superiores, espalda, cuello, hombro, y específicamente en el codo, antebrazo, muñeca y dedo, son solo algunas de las incidencias traumatológicas reportadas por los galenos y epidemiólogos.

De acuerdo con las investigaciones, las causas radican, entre otros factores, en los movimientos repetitivos y estereotipados en la entrada de datos informáticos, o en el tecleo constante y la rapidez de movimiento que imprime la mano al mouse.

PÁNICO EN EL TÚNEL

Diversos estudios abonan la hipótesis de que las lesiones de partes blandas de los miembros superiores son producidas por factores mecánicos, aunque no se deben descartar los factores psicosociales.

Por ejemplo, varios investigadores, basados en las tareas repetitivas propias de la computación, han medido las presiones del túnel carpiano durante la actividad constante de la mano. Incluso, los traumatólogos ya consideran estos excesos como uno de los detonantes del Síndrome del túnel carpiano, una de las enfermedades profesionales más extendidas.

Este síndrome se caracteriza por la compresión del nervio mediano a su paso bajo el ligamento de la muñeca. Y como bajo este ligamento pasan la mayor parte de los tendones flexores de la muñeca y dedos, así como otros nervios, la violencia que sufre causa inflamaciones locales y por tanto el nervio resulta comprimido.

Un dolor intenso en la muñeca, así como en los tres primeros dedos, en especial por la noche, acompañado de hormigueos, acorchamiento, y de agravarse por una atrofia de los músculos cortos del pulgar, son las manifestaciones más evidentes de que algo anda mal en el túnel.

Si bien entre las causas de este mal se citan el embarazo, enfermedades reumáticas, tumoraciones locales y otras, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo considera una enfermedad profesional derivada de microtraumatismos y sobreesfuerzos repetidos, resultado de la falta de descanso adecuado de la muñeca, algo muy peculiar cuando de trabajo informático por largas horas se trata. Incluso, los ortopédicos hablan de un Síndrome del mouse, muy similar a esta afección, y localizado en la misma región.

El Síndrome del túnel carpiano, si bien puede tratarse con la inmovilización de la mano, el reposo y los antinflamatorios, muchas veces es el bisturí quien decide, ya que solo las intervenciones quirúrgicas pueden conseguir la liberación y descompresión del nervio mediano.

Sin embargo, la recuperación de esta operación es larga y complicada, por lo cual los médicos recomiendan ante todo prevenir los movimientos y posturas perjudiciales, y en especial descansar la muñeca cada cierto tiempo, y hacer ejercicios de relajación.

EMPINAR EL CODO

Patologías como la enfermedad de De Quervain’s, una afectación de los tendones comúnmente conocida como el pulgar en gatillo, o la epicondilitis humeral, muy similar al conocido “codo del tenista”, están también relacionadas con el tiempo de trabajo ante un ordenador.

No son las únicas. El tratamiento de los diferentes pacientes demuestra que entre los efectos de la “demasiada computación” se enumeran los daños al tejido conectivo, en el fibrocartílago, ligamentos y tejido sinovial, así como las fatigas y la prevalencia de procesos inflamatorios de diversos tipos.

Dolor intenso en el cuello, que puede agravar u ocasionar hernias discales, síndromes cervicales, que en ocasiones se irradia al hombro y brazo, extienden su radio de molestias al causar insomnio, cefalea y dolor lumbar, o provocar daños más severos como artrosis de hombro, lesiones del manguito rotador del hombro, o roturas espontáneas del mismo.

Igualmente son frecuentes patologías como la tenosinovitis, inflamaciones de las membranas sinoviales y fascias del antebrazo y brazo, y raros casos de trombosis de la arteria cubital y bursitis.

Achacar todas estas afecciones al manejo de computadoras es erróneo, pero también sería ingenuo disminuir lo que su uso excesivo provoca en la salud humana. Varios organismos médicos internacionales, como la OMS, se han dedicado a fomentar estudios diversos que prueben la verdadera implicación de este fenómeno a nivel mundial, aunque todavía no hay estadísticas fiables sobre su incidencia.

 Lo cierto es que la euforia desmedida por un teclado, e incluso por los simples juegos electrónicos, causa un estrés muscular fuerte, que puede degenerar en diversas patologías, algunas, de no atenderse a tiempo y agravarse, con un carácter irreversible.

CON LOS PIES EN EL SUELO

Mantener los pies en el suelo es fundamental cuando se trata de la computación. Y no es una imagen metafórica, sino una de las primeras recomendaciones médicas para quienes tienen que permanecer por una u otra causa, por largas horas delante de un monitor.

Es fundamental que el cuerpo ocupe una posición cómoda, la espalda esté en lo posible dibujando un ángulo de 90 grados con respecto a las piernas, y que la mesa sea baja para permitir que los brazos y manos descansen sobre el teclado con soltura.

También se recomienda utilizar sillas de altura ajustable, deslizables, con respaldo variable, que permitan encontrar la mejor posición para cada operador, y así los pies no queden colgando.

En el caso del monitor, debe ser móvil para orientarlo según la estatura de quien lo use, y si es posible tener cerca un atril colgante o colocado entre el teclado y el monitor para ayudar a sostener papeles. Los traumatólogos especifican que la pantalla debe quedar en un ángulo de 20 grados por debajo de la línea de visión, en especial para los menores, ya que son ellos los más afectados al erguir la cabeza para ver la pantalla.

En el caso de los niños las recomendaciones son aún más cuidadosas, y muchos educadores afirman que no deben estar más de veinte minutos seguidos en la misma posición, así como colocar el teclado al alcance de sus manos, para evitarles estiramientos innecesarios de los miembros inferiores y por tanto fatiga física excesiva.

A la máquina no hay que cogerle miedo ni fobia, solo tomar precauciones. Descansar cada cierto tiempo, levantarse, caminar por la habitación, hacer algunos ejercicios, son cosas muy sencillas que le pueden hacer llevadera la fatiga. Hay que evitar, por encima de todo, convertirnos en esclavos del mouse.

Fuente: Juventud Rebelde

Ver más sobre el tema

Imprimir Artículo
: Editor Principal, Especialista de I Grado en Medicina Física y Rehabilitación . | Hospital ¨Julio Díaz¨, MINSAP| Fontanar Ave.243 #19815. Boyeros, La Habana, 10800, Cuba | Teléfs.: (537)76468648, Horario de atención: 8:30 a.m. a 5:00 p.m., de Lunes a Viernes


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002