martes, 17 de octubre de 2017
Portal de Infomed
 
Titulares

Opinión de la Dra. Jacqueline Perdomo Álvarez, especialista de Primer Grado de Dermatología.

¿Cómo contribuir a la disminución del cáncer de piel desde la niñez y la adolescencia?
dra-jacquelinEn la actualidad, de todos los canceres, el de la piel es el que afecta más frecuentemente al ser humano y significativamente su incidencia continúa aumentando en proporciones epidémicas a nivel mundial.
Como sucede en todas las patologías oncológicas, en este caso también la oportunidad del diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado aumentan las posibilidades de curación del tumor y reducen la morbilidad, mejoran la calidad de vida y disminuyen los costos asociados a estas dolencias.
El principal factor etiológico lo constituyen las radiaciones ultravioletas (UV) en individuos de piel clara foto tipo I y II. Los rayos UV producen un daño acumulativo sobre el ADN de las células de la piel. Según diversos experimentos las ondas UV más carcinogénicas son las de rango de onda de 290 a 320 nm (UVB), que son absorbidas en gran parte por la capa de Ozono de la atmósfera. Lamentablemente, dicha capa está disminuyendo progresivamente debido a la contaminación ambiental causada por ciertos productos, tales como el clorofluorocarbono contenido en los aerosoles; por lo tanto, la incidencia del cáncer de piel seguirá en aumento en años venideros. La radiación solar puede actuar como un iniciador, un promotor, un carcinógeno y un agente inmunosupresor.
La exposición solar en la infancia es un factor etiológico importante, por esto siempre se debe interrogar por los antecedentes de 3 ó más quemaduras solares o ampollas en la niñez. La exposición solar aguda e intermitente es la que tiene mayor importancia.
Teniendo en cuenta lo antes planteado, para disminuir el cáncer de piel desde la niñez y la adolescencia debemos realizar estrategias de trabajo multidisciplinario que contribuyan a lograr dicho propósito:
1.    Desarrollar cursos de actualización sobre cáncer de la piel y daño actínico crónico, orientados a todos los médicos, enfermera de la familia, pediatras, psicólogos y oftalmólogos, así como realizar campañas de educación, prevención y promoción de la salud de la población con riesgo.

2.    Realizar en nuestro municipio Fotoeducación a través de la radioemisora local y provincial.

3.    Dispensarizar a todos los pacientes de edad pediátrica con foto tipo de piel I y II (hasta los 18 años de edad).

4.    Capacitar a los padres y pacientes (según la edad) sobre este tema e indicarle las medidas preventivas necesarias, para evitar la exposición a los rayos ultravioletas ya que no solo puede provocar cáncer de piel sino también otras alteraciones entre las que se destacan: quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel, afecciones oculares, insolaciones y golpes de calor.

5.    Educar a los pacientes y/o familia sobre el correcto examen  de la piel, así como detectar los signos importantes que permitan un diagnóstico temprano.

6.    Promover la utilización de barreras físicas entre los rayos solares y la piel (sombrillas, gafas oscuras, ropa adecuada, etc.); la utilización de cremas con factor de protección adecuado al tipo de piel, así como evitar la exposición a los rayos solares en las horas c de 10.00am y 4.00pm, incluido los días nublados.

7.    Fomentar paulatinamente según las condiciones existente junto a los pediatras la no exposición de los Recién Nacidos y Lactantes  menores de 6 meses a los rayos solares y complementar la lactancia con suplemento vitamínico ( Vit D).

8.    Planificar consultas semestrales y/o anuales a todos los pacientes diagnosticados en consulta con daño actínico crónico.

9.    Realizar estudio epidemiológico  de los pacientes diagnosticados con cáncer de piel para buscar los factores asociados en nuestro municipio que nos permita dirigir nuestro accionar.

Se ha dicho que vivimos en un mar de carcinógenos, en el sentido de que diferentes agentes ambientales, los naturales y los creados por la mano del hombre, poseen actividad carcinogénica  es por ello que la educación, la información adecuada permiten la prevención desde edades tempranas para obtener una vida saludable.

 
: Editor principal, Licenciado en Bioquímica | Hospital Pediátrico Docente de Centro Habana, MINSAP| Benjumeda esquina Morales, Cerro, Ciudad de La Habana, 10600, Cuba | Teléfs.: (537) 8775555 ext. 2110, Horario de atención: 8:30 a.m. a 4:30 p.m., de Lunes a Viernes



Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios
 HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002