InfomedPoliclínico Docente Mario Muñoz MonroyPoliclínico Docente Mario Muñoz MonroyPoliclínico Docente Mario Muñoz MonroyPoliclínico DocentePoliclínico Docente Mario Muñoz MonroyPoliclínico Docente Mario Muñoz MonroyPoliclínico Docente Mario Muñoz MonroyPoliclínico Docente Mario Muñoz MonroyPoliclínico Docente Mario Muñoz MonroyPoliclínico Docente Mario Muñoz Monroy
sábado, 20 de julio de 2019

 Página Inicial
Policlínico Docente Dr. Mario Muñoz Monroy



Nuestra saga

Guanabo, Pueblo de cabeza del partido de su nombre con 44 casas y 212 habitantes. Está situado en un pequeño valle que riega el río de Guanabo, a cuya orilla izquierda aparece el pueblo resguardado al Norte por la Sierra de Cachón al Noreste por la de Guanabo y al Este por atrás que corresponde al antiguo Cantón o Cuartón de los Munives  Es el terreno inmediato llano y húmedo. Situado a los 23º 8´ 30” de latitud boreal y a los 75º 50´,40” de longitud occidental de Cadiz.

 

Su fundación data desde el año 1800, en que empezaron a formarse las primeras viviendas en el Corral de Guanabo de Jutías creándose la parroquia por el ilustrísimo señor Obispo de Espada que segregó su demarcación de la del Río  Blanco del Norte, anexando otras tenencias, las de Jiquiabo y Bacuranao.

 

Su privilegiada ubicación en terreno llano a orillas del camino por la costa que se dirige de la Habana a Matanzas, atrajo a pobladores que establecieron sus viviendas en sus inmediaciones para emprender algunos tráficos comunes, lo mismo por tierra que por mar.

 

El primitivo asiento del pueblo de Guanabo se formó dentro de las tierras del demolido corral o hacienda titulada de Guanabo de Abajo o de Jústiz,  propiedad del Marquéz de Jústiz de Santa Ana. Al demolerse la hacienda en 1774,  a la que continuamente concurría con su ganado, azúcares y demás productos industriales y agrícolas para el abasto común de la Ciudad de La Habana, las tierras fueron vendidas a los primeros colonos de Guanabo en los inicios del siglo XIX.

 

Cuando en 1803 se creó el curato de Guanabo, por el Licenciado Don Manuel Donoso, primer cura párroco, el que ubicó su residencia en el partido y dedicó gran parte de su vida y tiempo, además de realizar los oficios de su profesión a estudiar recopilar y escribir sobre todo lo relacionado con este lugar y por quien se conoce todo lo acontecido.

 

El pueblo en aquel entonces contaba con seis casas de tejas y catorce de guano, bien alineadas en una calle del noroeste al sureste con un pequeño desvío voluntario a su final en las cuales habitaban 132 personas blancas y 29 negros esclavos.

El cuadro estadístico de 1827, designa a Guanabo con 40 casas, de ellas 8 de mampostería y el censo de este año le señala 194 habitantes, de ellos 130 blancos, 34 libres y 30 esclavos.  Según se refleja en los datos existían 2 médicos, 2 boticas, 1 almacén de víveres, 14 tiendas mixtas, 2 fondas, 2 panaderías, l barbería, l zapatería y una lechería.

 

Según el propio Donoso a las aguas de la zona se le atribuye la salubridad del partido de Guanabo, la robustez y talla de sus naturales y la fecundidad en los matrimonios lugar donde no se conocía la esterilidad, fueron repetidos los partos de gemelos, en algunas hasta tercera vez y aún los de tres criaturas no fueron raros. El temperamento era algo más benigno en el verano que en el invierno por estar este lugar circundado de aguas, era saludable a pesar de los aires pantanosos que se aspiraban, en otoño solía padecerse de algunas fiebres pútridas e intermitentes. Abundaban mosquitos, hormigas entre otros insectos. Existían plantas medicinales las cuales eran utilizadas por los vecinos, y las que no se conocían, se encontraban a la venta en las boticas.

 

Cuentan que por los años 1885 existió una curandera conocida como la Virgen de Jiquiabo. Era una campesina vieja, fea y analfabeta que sanaba toda dolencia con la virtud maravillosa de unos retazos de lienzo grosero santificados antes por el contacto de su piel. (Cuba y su evolución pag. 270)

 

Los Baños del  Boticario fue un lugar donde se fundó un Ingenio de fabricar azúcar en el sitio conocido por el Cuartón del Boticario partido de Guanabo propiedad de Don Francisco el Cid, fué demolido en 1844.  En este lugar hasta algunos años atrás o en sus inmediaciones se observan las ruinas de las antiguas instalaciones de los conocidos Baños del Boticario,  Baños sulfurosos termales.  Estas fuentes de aguas minero–medicinales eran conocidas por los lugareños y en crónicas de la época con los nombres de la Paila Grande, la Pailita y el Copey, ésta última de agua potable y los otros dos medicinales.  

Algunos historiadores al citar estos baños decían que los médicos que los conocían los recomendaban a sus pacientes como tratamiento de algunas enfermedades de origen nervioso y cutáneas.  Existen noticias de que estos baños eran visitados con frecuencia por familias habaneras de la época.  Las ruinas de las antiguas instalaciones que allí se observaban lo confirman así como los manantiales. En este lugar se construyó una presa a la que se le ha dado el nombre de Presa La Coca, tierras estas que en el siglo XIX fueron del terrateniente criollo Nicolás de Coca, y existen en este lugar las también llamadas Lomas de Coca. El citado Coca fue Capitán Regidor del Ayuntamiento de la Habana y dueño del ingenio Nuestra Señora de los Dolores.  Hoy los restos de esos baños existen bajo las aguas de la Presa.   

 

La  Playa de Guanabo surge como población en la década del 20 del siglo XX que abarca de Este a Oeste desde el Rincón de Guanabo hasta Celimar y por el sur hasta los límites de la línea del tren del antiguo Central Azucarero Hersey. En un principio los servicios médicos inmediatos se recibían en el pueblo de Campo Florido. A partir de los años 40 en Guanabo que conozcamos existió la  Casa de Socorro estando situada en el edificio que se encuentra en el cuchillo de las avenidas 5ta y 5ta C, detrás del monumento consagrado a  Las Madres,  construcción  realizada bajo las órdenes del alcalde de Guanabacoa Sr. José C. Villalobos y Olivera, trabajaban un médico y un enfermero empírico. Existía además la Clínica Santa Ana del Dr. Sanetti en el local actual del Consejo Popular donde coincidía con una cédula del 26 de Julio, los médicos que atendían allí a los pacientes se trasladaban de la Habana hacia acá.  Con posterioridad fue creado El Centro Médico del Dr. Cesar Bello en la calle 478 y 5B donde se brindaba servicios de Laboratorio, RX, Fisioterapia entre otros. En el año 1957 aproximadamente  existió la Clínica Santa Rita donde trabajaba el Dr. Samorano, en la que con el Triunfo de la Revolución cuando comenzaron a prestarse los servicios  gratuitos de la salud  pasa a llamarse Dr. Mario Muñoz Monroy en honor al médico que atendió a los heridos en el Asalto al Cuartel Moncada y apoyó a Melba Hernández y Haydeé Santamaría,  para que fueran con él,  como enfermeras para el Saturnino Lora.

Mario Muñoz Monroy nació el 26 de julio de 1912, de origen campesino, realizó sus estudios de bachillerato en la Habana y luego los de Medicina, donde se  graduó en 1941. Militó en el Partido Ortodoxo y estableció relaciones con Fidel Castro durante la campaña presidencial de Eduardo Chibás. Su casa y consultorio era frecuentada por la juventud revolucionaria y se encontraba situada en Diago Número 74, Colón. Es asesinado junto a otros combatientes refugiados en el Hospital Civil de Santiago de Cuba  el 26 de julio de 1953.

 

El policlínico funcionaba por sectores. Existía un Cuerpo de Guardia donde se trabajaba 24 horas, contaba con una sala de observaciones (que fue ampliada posteriormente), un departamento de Radiografías, Laboratorio Clínico, entre otros. En los altos de este policlínico se encontraba la Clínica Estomatológica que años más tarde fue trasladada hacia el lugar actual. Conjuntamente funcionaba un Policlínico Comunitario que se encontraba situado en la calle 486 entre 5ta D y 7ma, contaba con tres consultas en las cuales atendían tres médicos generales en un horario de 8:00 a 12:00. Existían interconsultas de pediatría, obstetricia, psiquiatría y medicina interna que atendían a toda la población del área pero dividida en tres sectores, aún sin dispensarización por lo que no existía un correcto Análisis de la Situación de Salud.

 

En el año 1990 comienza a desarrollarse en nuestra localidad el Plan del Médico y de la Enfermera de la Familia inaugurándose el primer consultorio ubicado en Brisas del Mar, posteriormente se inaugura un consultorio en Peñas Altas y otro en Boca Ciega y así sucesivamente se inicia un proceso en el que se crean varios consultorios del Médico y Enfermera de la Familia para un total de 29.

 

Desde el año 1996 nuestra institución ha sido dirigida por especialistas de Medicina General Integral. El día 9 de diciembre de 1997 se acredita nuestro policlínico por la Comisión Nacional de Acreditación Docente  para impartir la Docencia en la Educación Médica a Nivel de la Enseñanza de Post grado en la Especialidad de Medicina General Integral. Posteriormente en el año 2000 volvemos a recibir esta acreditación  quedando entonces acreditado para la Enseñanza del Pre y Post Grado.

 

El inmueble que ocupaba nuestro policlínico se encontraba en muy malas condiciones estructurales y quedó declarado no habitable, debido a esto los locales del policlínico tuvieron que ser reubicados en varios lugares de la localidad, algunos muy distantes de otros. Por este motivo fue incorporado al Programa de Batalla de Ideas que lleva a cabo nuestro Gobierno Revolucionario liderado por nuestro Comandante en Jefe. El 25 de mayo del 2004 se inaugura las nuevas instalaciones de nuestro policlínico, el cual no fue remodelado sino construido en otro espacio, quedó conformado por dos módulos, los cuales cuentan con todos los servicios necesarios para la Atención Primaria de Salud y  recurso humano preparado con el más alto rigor científico.

Imprimir Artículo
: Editora Principal. Profesora Auxiliar, Msc. Atención Primaria de Salud | Policlínico Docente “Dr. Mario Muñoz Monroy” - MINSAP | Calle 5taC, e/ 492 y 494 Habana del Este, Ciudad de La Habana, 19120, Cuba. | Telefs: (537) 7967053 y (537) 7967550, Horario de atención: 8:30 a.m. a 4:30 p.m., de Lunes a Viernes