Regreso a InfomedInfodirInfodirInfodirInfodirInfodir
miércoles, 18 de octubre de 2017

 Página Inicial
Infodir



La Victoria Estratégica capítulo10

Hasta San Lorenzo

(Capítulo 10)

El 20 de junio, el mismo día de la ocupación por el enemigo de las Vegas de Jibacoa, le ordené a Raúl Castro Mercader y a Angelito Verdecia que cubrieran con sus hombres la subida hacia Minas del Infierno y Mompié desde las Vegas. Como se recordará, los dos capitanes estaban situados en ese momento detrás de Las Mercedes, esa posición resguardaba la subida hacia el firme de la Maestra en la zona de San Lorenzo, por la vía de la loma de El Gurugú.

A pesar de que nuestra apreciación era que el siguiente paso del enemigo, una vez ocupada Las Mercedes, sería avanzar en dirección a San Lorenzo, la presencia en las Vegas de una tropa planteaba otra amenaza de cierto peligro: la posibilidad de un avance desde las Vegas también en dirección al firme, pero en este caso por una zona mucho más céntrica y cercana a nuestro territorio base, como sería Mompié y el alto de la tiendecita de la Maestra. De ahí mi decisión de cambiar momentáneamente las prioridades en la defensa del sector noroeste. Raúl Castro Mercader y Angelito incorporaron en estas nuevas posiciones a personal de las tropas de Horacio Rodríguez y Orlando Lara, que habían participado en la derrotada defensa del acceso a las Vegas.

Sin embargo, dos días después, el grueso de las fuerzas que ocuparon las Vegas de Jibacoa se retiró a sus bases de partida en Arroyón y Las Mercedes. En las Vegas quedó solamente la Compañía 92 del Batallón 19, que en los días subsiguientes se limitó a realizar exploraciones en los alrededores del propio caserío.

Al tener noticias de este movimiento el día 22, me percaté de que mi apreciación inicial era la correcta, y que el siguiente golpe principal del enemigo en este sector estaría dirigido hacia San Lorenzo. Por esta razón, dispuse el traslado de la escuadra de Angelito Verdecia hacia el camino de La Yegua, que sube a Minas de Frío desde las Vegas. Desde allí, en caso necesario, Angelito podría moverse rápidamente a cubrir la subida hacia San Lorenzo si los guardias intentaban acceder por esa vía.

Pocos días después, el mando enemigo realizó un movimiento al que todavía hoy resulta difícil encontrar explicación. Las Compañías 91 y 93 del Batallón 19 recibieron la orden de entrar de nuevo a las Vegas y, junto con la otra compañía que había quedado allí, seguir avanzando, pero no en dirección al firme por los caminos de Minas del Infierno, Mompié o Minas de Frío, como hubiese sido lo lógico, sino en dirección al barrio de Taita José, lo cual desviaba completamente a esa tropa del firme de la Maestra. Taita José, por su ubicación al suroeste de las Vegas, no tenía en esos momentos significación militar alguna. Tal vez el mando enemigo recibió alguna información, en el sentido de que allí existían determinadas instalaciones rebeldes, lo cual no era cierto.

A estas alturas, todos los accesos a la Maestra desde las Vegas habían sido cubiertos por el Che, quien estaba a cargo directamente de la defensa de este sector desde su puesto de mando en Minas de Frío. Una escuadra al mando de Ramón Fiallo cubría el camino de Minas del Infierno y otra, a las órdenes de Roberto Ruiz Borrego, estaba ubicada en el camino de Purgatorio, que asciende desde las Vegas a Minas de Frío. Angelito Verdecia se mantuvo en la subida de La Yegua, mientras que Orlando Pupo y Daniel Readigo protegían los accesos por las lomas de La Vela y de El Pino, respectivamente. Esta última escuadra sostuvo el día 27 de junio un breve encuentro con la tropa enemiga que iba camino de Taita José, en el que el Ejército sufrió dos bajas.

Por su parte, Alfonso Zayas se situó en el camino de Gabiro y Raúl Castro Mercader y sus hombres fueron trasladados hacia Polo Norte, cerca de Minas de Frío, donde se mantuvieron como reserva, dispuestos a moverse hacia donde las circunstancias lo requirieran.

Con muy buen sentido, si consideramos que la vía de Gabiro era una de las que con mayor probabilidad utilizarían el enemigo si pretendía continuar hacia el interior de la montaña, el Che ordenó también a Angelito Frías, quien permanecía en El Jíbaro, que reforzara a Zayas y enviara para allí a César Suárez con 20 hombres.

Entre el 28 y el 29 de junio, posiblemente después de comprobar que en el barrio no había nada de lo que buscaban, los guardias abandonaron Taita José y regresaron a las Vegas. En esos días, toda mi atención estaba enfocada en los combates que tenían lugar en Pueblo Nuevo y Casa de Piedra, con los que se iniciaba la primera Batalla de Santo Domingo, a la que nos referiremos en un capítulo posterior.

Concentradas de nuevo las fuerzas de tres compañías enemigas en las Vegas, el día 30 de junio intentaron penetrar en dirección al firme de la Maestra, pero fueron rechazadas en la loma del Infierno por la emboscada rebelde de las escuadras de Orlando Pupo y Ramón Fiallo, en la subida de la loma de La Vela, con el apoyo de los hombres de Angelito Verdecia, Daniel Readigo y Roberto Ruiz, que acudieron con prontitud en auxilio de sus compañeros. Los rebeldes causaron una baja al enemigo. El Ejército se retiró precipitadamente hacia las Vegas.

Ese mismo día fui entrevistado en La Plata, vía telefónica, desde la tiendecita de la Maestra, por el periodista Norton Silverstein, de la televisión norteamericana. Desgraciadamente, no ha sido posible encontrar esa grabación, pero expliqué al periodista las razones de nuestra lucha y expresé el mayor optimismo ante el desarrollo de las acciones de contención de la gran ofensiva enemiga. Ya en ese momento, con la primera Batalla de Santo Domingo, la iniciativa había comenzado a estar de nuestra parte.

Al día siguiente del combate en la loma de La Vela, las Compañías 91 y 93 se retiraron de las Vegas en dirección a Las Mercedes. Obviamente, como consecuencia de este combate, el mando enemigo consideró que los accesos al firme desde las Vegas estaban bien protegidos por nuestras fuerzas, y decidió probar la vía alternativa de San Lorenzo.

El día 1ro. de julio, las Compañías 71 y 72 del Batallón 17 iniciaron el avance en dirección a Gabiro desde Las Mercedes. Las fuerzas rebeldes al mando de Raúl Castro Mercader, Alfonso Zayas, César Suárez y Angelito Frías combatieron con tenacidad durante más de una hora, pero al cabo se vieron obligadas a retirarse. Bajo un aguacero torrencial, los combatientes rebeldes se replegaron sucesivamente a lo largo de las líneas defensivas escalonadas, dispuestas con anticipación, y frenaron el avance enemigo durante el resto de la tarde. Al anochecer, sin embargo, ya los guardias alcanzaban el alto de la Maestra sobre San Lorenzo. Los rebeldes se retiraron en dirección a Polo Norte y El Tabaco. El Ejército sufrió ese día algunas bajas.

En la mañana del 2 de julio, el grueso del Batallón 17 llegó a San Lorenzo y, luego de ocupar el caserío deshabitado, estableció allí su campamento avanzado. Una vez tomadas las alturas colindantes y asegurado el perímetro, esa misma tarde, las compañías 91 y 93 del Batallón 19, recién llegadas el día anterior a Las Mercedes, se trasladaron a San Lorenzo por el mismo camino de Gabiro.

Como ya dije, la ocupación de San Lorenzo por fuerzas enemigas era una de las alternativas previstas por nosotros en este sector noroeste, aunque en realidad no era lo más preocupante que podría ocurrir, pues solo requería la adopción de algunas medidas de reajuste de las líneas defensivas. El mando del Ejército decidió lanzar su golpe principal en este sector, en una dirección que lo alejaba del territorio central rebelde, motivado tal vez por el temor de una resistencia mucho más fuerte en la zona de las Vegas y en un terreno más favorable a nuestras fuerzas. No obstante, el movimiento hacia San Lorenzo tendría para el enemigo la ventaja de adentrarse en un frente que, precisamente por su condición más periférica, podía estar menos defendido y donde era más factible la maniobra de la infantería atacante, la cual podía, incluso, ser apoyada en una buena parte del trayecto por medios mecanizados. Si su propósito era continuar en dirección a Minas de Frío, podría lograrlo ocupando este punto, a través de un rodeo de las principales líneas de defensa rebeldes y no mediante el asalto frontal desde las Vegas.

Por eso, una vez conocida la noticia de la ocupación de San Lorenzo por el grueso del Batallón 17 y dos compañías del Batallón 19, decidí concentrar los principales efectivos de ese sector en la defensa del acceso a Minas de Frío. Desde ese propio día, comencé a tomar las disposiciones necesarias. En la madrugada del 3 de julio yo mismo salí de La Plata hacia Minas de Frío para estar más cerca de este frente de combate y dirigir desde allí las operaciones. Llevé conmigo a Andrés Cuevas y su pelotón y a una escuadra de la tropa de Camilo a las órdenes de Felipe Cordumy.

Aparte de los grupos rebeldes que habían defendido San Lorenzo, en la zona permanecían las tropas de Raúl Castro Mercader y Angelito Verdecia, situadas en ese momento en Polo Norte y Gran Tierra, respectivamente, además del personal de la escuela de reclutas de las Minas, que podía ser armado con parte de lo ocupado en la Batalla de Santo Domingo. Por el momento, yo consideraba que estas fuerzas eran suficientes. Otros grupos de los que habían participado en las acciones de Santo Domingo podrían ser movidos hacia este sector, y ubicados en posiciones desde donde pudieran moverse como refuerzo, según las circunstancias.

Pero había que prever también la posibilidad de que la intención del enemigo después de la ocupación de San Lorenzo no fuese continuar en dirección a Minas de Frío, sino seguir hacia El Tabaco, con el propósito de cruzar hacia Meriño, lo cual podría significar una amenaza de cierta consideración, aunque menos inmediata y grave que la planteada por la posibilidad del asalto directo a Minas de Frío, pero para la que también debíamos prepararnos. La ocupación de Meriño colocaría al enemigo en la profundidad del sector noroeste de nuestro territorio, con el agravante de que desde allí podría enlazar con las fuerzas del Batallón 18 que venían avanzando desde el Sur.

Junto con el avance y la ocupación de San Lorenzo, las fuerzas enemigas estacionadas en Cienaguilla penetraron ese día hasta Aguacate. También algunas tropas llegaron a Cupeyal, donde fueron tiroteadas por grupos de escopeteros de la columna de Crescencio Pérez. Pero no siguieron más allá. El propio día 3 tomé la decisión de ordenar la evacuación del hospital de Pozo Azul hacia la zona de Limones, debido a que este se encontraba directamente amenazado por la ocupación de Aguacate

Imprimir Artículo
: Editora Principal. Especialista de I Grado en Medicina Interna, Master en Enfermedades Infecciosas | Dirección de Cuadros, MINSAP | 23 y N, Plaza, Ciudad de La Habana, 10400, Cuba | Teléfs.: (537) 8383402. Horario de atención:: de 8:30 a.m. a 5:00 p.m. de Lunes a Viernes