jueves, 24 de agosto de 2017  
Histología
Histología
Portal de Infomed
  Página Inicial
Histología


El docente a formarse:

 ¿técnico de la enseñanza o intelectual?

Lic. Eduardo Pomares Bory (5/III/08).


 

Quien sólo de medicina sabe…

 

Si bien esta memoria responde a la necesidad de un apoyo virtual para la auto-preparación de los docentes que están en proceso de formación, no se han sentado las bases sobre las cuales se pretende trabajar: ¿cuál es el modelo de profesor que se pretende desarrollar?

Considerar el docente en el marco estrecho de un técnico de la enseñanza hace pensar en la persona capacitada para organizar los contenidos y explicarlos. Una visión bien diferente ofrece la perspectiva de un docente que, en calidad de intelectual, trabaje por promover la cultura, con la finalidad de dar la posibilidad de que se produzca la auto-realización del capital humano potencial que se presenta en el aula.

Con el propósito de propiciar una análisis crítico sobre este aspecto, en este espacio se presenta una breve reseña sobre algunas ideas importantes sobre el tema, expuestas por Fariñas, G. (2006)1 en su libro Psicología, Educación y Sociedad (Ed. Félix Varela), cuya lectura recomendamos.

 

Técnico de la enseñanza o docente intelectual…

Fariñas, G. (2006) plantea que los docentes pueden estar incluidos dentro de dos categorías diametralmente opuestas: técnico de la enseñanza o docente intelectual.

Al caracterizar al docente como técnico de la enseñanza, la autora indica que en este grupo se incluyen aquellos docentes que asumen una postura tradicionalista de la enseñanza, utilizando la didáctica como recurso que busca el desarrollo de un proceso de enseñanza-aprendizaje estable y perfectamente controlado, con el que se persigue lograr resultados tangibles (conocimientos teórico-prácticos) de carácter inmediato. Para esta variedad de docente, su auto-preparación se orienta hacia los contenidos específicos y las técnicas de enseñanza que promuevan facilidad en el aprendizaje.

Tomando en cuenta las características del contexto socio-histórico actual, la autora plantea la inseguridad que causan las Tecnologías de la Informática y las Comunicaciones en estos docentes (TIC). La remodelación cuantitativa y cualitativa a que están sometidas las relaciones interpersonales y, con ellas, el intercambio, desestabiliza la posición de máximo poder del docente, fundamentada por el dominio del conocimiento, devaluando así la visión de éste como fuente del saber.

Desde esta perspectiva, impuesta por un condicionamiento social que exige cambios en la personalidad del docente, la autora destaca la necesidad de una adecuación en la forma de llevarse a cabo la preparación de los docentes, que, orientándose a la búsqueda de pertinencia en este proceso, exige pensar en el profesor como un intelectual.

Para definir al profesor intelectual, Fariñas, G. (2006) destaca que:

Es un agente de desarrollo social, con responsabilidad política ante la sociedad, al intervenir sobre el desarrollo cultural integral del individuo y no solamente en el aprendizaje de conocimientos particulares. La actividad del docente se proyecta hacia la transformación cualitativa del individuo, mediante la influencia sobre la modelación de la personalidad, resultado mediato que se produce como un proceso emergente derivado de la orientación del aprendizaje, a través de influencias educativas directas e indirectas.

Las características indicadas, dice la autora exigen de una formación humanística que promueva en el docente una cultura general. Para lograr ésta se precisa poseer estrategias de aprendizaje que viabilicen una auto-preparación continua, con un enfoque interdisciplinario.

 

Superando el “didactismo”…

Fariñas, G. (2006) utiliza el término didactismo para indicar la utilización de la didáctica, no como herramienta que facilita la organización de los componentes personales y no personales del proceso de enseñanza-aprendizaje para realizar la influencia educativa directa, sino como finalidad misma del trabajo metodológico que certifica el aprendizaje de conocimientos específicos como objetivo fundamental del proceso.

Como elemento que explica la insuficiencia del didactismo, la autora recuerda la existencia del currículo oculto, establecido por la subjetividad de los estudiantes, por razón de  los valores, creencias y actitudes que los movilizan a la participación en el ambiente educativo y, con ello, la calidad del aprendizaje: memorístico e irreflexivo o crítico y desarrollador.

Para identificar al docente intelectual que alcanza madurez profesional, la autora reconoce al profesor que, además del uso racional de la didáctica, es capaz de inspeccionar la existencia del currículo oculto y planea una influencia educativa indirecta que propicie en el estudiante la búsqueda de información, la reflexión y la innovación, para dar acceso al pensamiento creativo y socialmente comprometido. Con este fin, expone la autora se obliga a lograr motivación hacia las tareas que marcan las actividades de aprendizaje y una orientación que contemple dos requerimientos indispensables:

  • El desarrollo de estrategias de aprendizaje.
  • Establecimiento de interacciones interpersonales en el curso de la actividad.

Entonces…

La auto-preparación metodológica del docente, si bien atiende la utilización práctica de la didáctica como herramienta de trabajo, debe ir más allá, buscando la capacitación para la creación de ambientes educativos desarrolladores de la personalidad integral del estudiante, tomando como patrón al modelo de profesional a formar. Esta realidad fuerza al desarrollo de una cultura general integral que, basada en una auto-preparación humanística, permita respaldar la función de agente social de cambio que debe desarrollar el docente, dentro de las condicionantes que impone la compleja realidad actual para marchar hacia un desarrollo social, humano y sostenible.

______________________

 

1 Fariñas, G. Psicología, Educación y Sociedad. Ed. Félix Varela. 2006. La Habana.

El maestro como agente social de desarrollo social: un estudio de su desenvolvimiento cultural. Pág. 194-210

Cultura, ambientes educativos y desarrollo humano. Pág. 159-172

Imprimir Artículo
: Editora Principal, Profesor Principal de Histología del ISCM Habana, Profesor Auxiliar de Histología | Facultad de Medicina "Victoria de Girón" | Calle 35 y Avenida 146. Playa, Ciudad de La Habana, 11300, Cuba | Teléfs.: (537) 2084686 , Horario de atención: 8:30 a.m. a 12:00 p.m., de Lunes a Viernes


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002