miércoles, 25 de noviembre de 2020
Portal de Infomed
 
 
Total de artículos: 150 mostrando: 131 - 140

página 14 de 15   11  12  13  14  15  
Titulares

El sobrepeso todo lo complica

Cuando usted engorda, sus células de grasa se multiplican y comienzan a enviar mensajes extraños a todo su cuerpo. Cualquiera de esos mensajes puede arruinar la salud.
 
Comer es un acto complejo, en el cual se encuentran involucrados el cerebro, el estómago, el hígado, el páncreas y la tiroides. Y ya sabemos que  lo que usted come es también controlado por la cantidad de grasa que posee su cuerpo.
De hecho, pocos sistemas son tan importantes para la sobrevivencia del ser humano, como el almacenamiento de grasa.
Cuando la ingesta de calorías excede la cantidad que su cuerpo quema cada día, el organismo se preparan para almacenar el exceso en forma de grasa, y para ello dispone de células especiales (células adiposas o adipocitos), capaces de aumentar hasta seis veces su tamaño.
Y si es necesario empiezan a multiplicarse, por ejemplo, pueden ir de 40 millardos (40 mil millones) en un adulto promedio a 100 millardos (100 mil millones) en una persona obesa. Por esta razón, perder peso después de que uno ha engordado no es tan simple. Al bajar de peso, las células de grasa reducen rápidamente su tamaño, pero no sucede lo mismo con la cantidad de esas células, las cuales desaparecen muy lentamente (si es que acaso descienden).
El exceso lo afecta todo
Los investigadores creen que la inflamación de los tejidos se encuentra vinculada a la obesidad. Y saben que el tejido graso atrae a las células del sistema inmune llamadas macrófagas, las cuales promueven inflamación por su cuenta.
En otras palabras, si usted tiene exceso de grasa, el cuerpo empieza a inducir una respuesta inmunológica. Dicho de otra manera, el cuerpo percibe el exceso de grasa como un elemento extraño y pone en alerta al sistema inmune.
Cuando esto sucede, el organismo reacciona con inflamación, que es una forma de luchar contra los agentes extraños, y la inflamación puede llevar a problemas cardiovasculares causados por depósitos de colesterol, que pueden llevar a un bloqueo arterial.
Los cardiólogos son buenos para diagnosticar y tratar esos bloqueos, pero estos señores también saben que la mayoría de los ataques al corazón no son causados por estrechamientos arteriales. El mayor problema es una 'placa' inflamada en el interior de las arterias, que puede romperse y liberar un coágulo, llevando a un ataque cardiaco o a una embolia.
Otras vinculaciones:
Las células grasas también secretan estrógeno, lo cual está relacionado con ciertos tipos de cáncer, principalmente cáncer de mama. Pero aún más conocido es el enlace entre la obesidad y la diabetes tipo 2.
Aunque mucha gente obesa nunca se hace diabética y no todos los diabéticos son obesos, la grasa es un factor de riesgo mayor para la diabetes, una enfermedad que daña los vasos sanguíneos y puede llevar a enfermedad cardiovascular y ceguera.
Los investigadores sospechan que el origen de la diabetes estriba, al menos parcialmente, en la bioquímica de la grasa, que parece interferir con la función de la insulina, llevándolo a un peligro potencial si usted está en riesgo de desarrollar diabetes.
Desafortunadamente, entre más gordo esté usted, mayor es el peligro de avanzar hacia esa enfermedad.
Hay más: Uno de los nuevos descubrimientos sobre la obesidad es que las células de grasa se comportan de manera diferente en diferentes partes del cuerpo.
Y la manera como se distribuye la grasa en el organismo, tiene implicaciones para su salud. La grasa que se va a las caderas y a los muslos, es considerada relativamente "benigna", debido a que se trata de una grasa menos activa que la que se acumula alrededor del abdomen, llamada "grasa visceral".
La grasa visceral ha sido la más asociada con la diabetes, con la hipertensión y con los triglicéridos . La grasa visceral produce más inflamación y más coágulos que la grasa distribuida en otras partes del cuerpo. Por fortuna, la grasa visceral es la primera que desaparece cuando usted se ejercita.
Lo que uno come influye: Por mucho tiempo, los nutriólogos han creído que la distribución de grasa en el cuerpo de un individuo obedece a la genética. Sin embargo, varios estudios sugieren que el lugar de donde vienen las calorías puede también hacer la diferencia. En uno de esos estudios, los participantes comieron el mismo número de calorías, pero aquellos que consumieron más pan blanco, arroz y pasta, agregaron más grasa alrededor de la cintura. Mientras los que comieron granos integrales, frijoles, frutas y verduras, distribuyeron mejor la grasa alrededor de todo su cuerpo.
Cómo se hacen malas: Las células de grasa nos protegen contra la inanición y ayudan a cubrir las demandas de energía del cuerpo. Pero también secretan hormonas y químicos inflamatorios. Veamos, en breve, cuáles son los procesos que hacen que las células que almacenan la grasa se vuelvan malas.
Comer de más
Mientras más gordos nos ponemos, más grandes se hacen las células de grasa(hipertrofia) y más se multiplican(hiperplasia), y al hacerlo provocan que aumente la producción de sustancias inflamatorias, propiciando la aparición de enfermedades crónicas.
El sistema reacciona
Cuando una persona tiene sobrepeso, el cuerpo reacciona con una respuesta inmune debido a que considera el exceso de grasa como un organismo invasor. Por eso el sistema inmunológico reacciona liberando células macrófagas que penetran en los tejidos de grasa, dando como resultado un proceso inflamatorio nocivo para el cuerpo. Los científicos han encontrado que el tejido graso de una persona obesa, puede estar constituido hasta en 40 por ciento por células macrófagas.
En la sangre
Las hormonas y los compuestos inflamatorios viajan desde las células de grasa a través del torrente sanguíneo hacia partes distantes del cuerpo, causando gran variedad de efectos en tejidos tan diversos como el cerebro, el hígado, el sistema cardiovascular y los músculos.
Ácidos grasos
Las células de grasa descomponen los triglicéridos y los liberan como ácidos grasos libres, pero si liberan demasiado de esos ácidos, éstos pueden acumularse en el hígado, el corazón y los músculos, causando daño.
Cortisol
Cortisol es la hormona del estrés.Las células de grasa pueden convertir la versión inactiva de esta hormona en la forma activa. El cortisol alienta la acumulación de grasa en el abdomen.
Forma del cuerpo
La gente que acumula grasa en el abdomen es más propensa a la enfermedad del corazón y a la diabetes, que aquella que almacena grasa en caderas y muslos.
Se debe a que ese tipo de grasa (grasa visceral) es más activa, por lo que libera más componentes que inducen procesos inflamatorios.
http://www.vanguardia.com.mx/lagrasatodolocomplica-620380.html

 
Total de artículos: 150 mostrando: 131 - 140

página 14 de 15   11  12  13  14  15  
 
: Editor principal, Especialista de II Grado en Endocrinología - | Instituto de Endocrinología - MINSAP | 29 y D, Plaza, Ciudad de La Habana, 10400, Cuba. | Telefs: (537) 8382453, Horario de atención: 8:00 a.m. a 4:00 p.m., de Lunes a Viernes



Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios
 HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002