lunes, 9 de diciembre de 2019
Portal de Infomed
 
 
Total de artículos: 820 mostrando: 91 - 100

página 10 de 82   1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  
Titulares

Reclaman que el envejecimiento sea una enfermedad

Anciana comiendoEl concepto de envejecimiento ha evolucionado tanto socialmente como en la mente de los científicos, que han pasado de considerarlo inevitable a plantearse su modificación para prolongar la longevidad. Algunos dan un paso más y creen que debería calificarse como enfermedad. Uno de los defensores más destacados de esta nueva concepción es David Sinclair, en cuyo laboratorio de la Universidad de Harvard, en Boston (Estados Unidos), se han gestado algunas de las investigaciones más prometedoras sobre los mecanismos que subyacen al envejecimiento y cómo modularlos. "Muchos científicos están trabajando con los gobiernos de sus países para lograr que el envejecimiento se convierta en una enfermedad y se puedan prescribir fármacos para frenarlo", ha afirmado en declaraciones a Diario Médico.
Entre esas naciones se encuentran Estados Unidos, Australia, Reino Unido y Singapur. Aunque los cambios normativos son siempre lentos, Sinclair percibe una actitud favorable por parte de la agencia estadounidense de medicamentos (FDA) y cree que la primera molécula indicada para tratar el envejecimiento podría ser la metformina. "Buena parte de los científicos que trabajan en este ámbito ya están tomando metformina", calcula. "Yo lo hago y no tengo diabetes. ¿Por qué debería esperar a estar enfermo?".
Basándose en los futuros logros que se divisan en el horizonte de las terapias antienvejecimiento, Sinclair plantea la siguiente pregunta a quienes dudan de la viabilidad o utilidad de la propuesta : "Si todo el mundo llegase a viejo a los 200 años pero usted empezase a envejecer a los 70, ¿no sería eso una enfermedad?".
-El laboratorio de Sinclair ha desarrollado el compuesto MIB-626, que ya está en fase I y muestra una potencia muy superior al resveratrol
No todos los investigadores opinan como él. María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), y Alejo Efeyan, coordinador del Grupo de Metabolismo y Señalización Celular del mismo centro, piensan que "el envejecimiento no es una enfermedad, sino que está en el origen de múltiples enfermedades". Blasco reconoce que algunos fármacos, como metformina, se están empezando a ensayar para diversas condiciones asociadas a la edad avanzada, pero no estima prioritario modificar la actual concepción. "La prioridad es aprender del envejecimiento para desarrollar estrategias terapéuticas que ayuden a frenar una progresión que ahora mismo no sabemos cómo parar".
Más allá del resveratrol
Blasco y Efeyan son dos de los organizadores de la reunión Marcadores del envejecimiento a escala molecular, celular y de todo el organismo, del CNIO y La Caixa, que se ha celebrado en Madrid y ha contado con la participación de David Sinclair y Cynthia Kenyon, de la Universidad de California en San Francisco y vicepresidenta de la compañía Calico (respaldada por Google), entre otros investigadores de primera línea.
Sinclair es conocido por sus estudios sobre los efectos del resveratrol en distintos modelos animales de envejecimiento, pero sus hallazgos van mucho más allá. "Hay fármacos que se están probando en humanos que son 1.000 veces más potentes que el resveratrol", ha precisado. El compuesto MIB-626 ya se está evaluando en un ensayo de fase I.
Los inicios de este investigador están ligados al descubrimiento de las sirtuinas, unas enzimas asociadas al envejecimiento. "Sabemos que la dieta y el ejercicio son saludables. Los genes de las sirtuinas son los responsables de esos beneficios", indica Sinclair.

Mecanismos naturales
"Cuando tenemos hambre o hacemos ejercicio se activan esos genes. Por eso, las sirtuinas pueden constituir dianas terapéuticas para activar las defensas naturales del organismo frente a las enfermedades". De momento, solo se ha demostrado en animales que actuar sobre ellas prolonga la vida. "Queremos conseguir lo mismo en personas". En el laboratorio de este científico también se indagan los posibles efectos terapéuticos de otros genes y moléculas pequeñas. "Hemos encontrado en humanos miles de nuevos genes desconocidos". Son muy pequeños, se conocen con el acrónimo Smorf (pequeño marco de lectura abierta) y codifican péptidos denominados SEP (péptido codificado por Smorf). Aún no se conoce su función, pero algunos de ellos parecen estar relacionados con variantes que promueven la longevidad.
-Las terapias dirigidas a los genes DAF, la vía mTOR y las células senescentes han abierto grandes perspectivas en modelos animales
Asimismo, el equipo está intentando entender las causas del proceso de envejecimiento: "Creemos que lo que sucede es que cambia la identidad de las células, de modo que, por ejemplo, el cerebro se olvida de que es un cerebro". Ese deterioro estaría provocado por daño en el ADN.
La investigación de Kenyon se basa en unos genes distintos, DAF-2 y DAF-16, pero sus conclusiones van en la misma línea de las obtenidas por Sinclair. En este caso, el organismo modelo ha sido el gusano más famoso en el mundo científico, el diminuto Caenorhabditis elegans. Una de las principales ventajas de trabajar con él, según la científica, es que vive muy poco, en torno a tres semanas. La observación del envejecimiento en este animal y la manipulación de su ADN mostró que "modificando el gen DAF-2 se podía duplicar su longevidad".
Respuesta al estrés
Posteriormente se descubrió la relevancia de DAF-16 y se constató que ambos forman parte de una red de genes presente en todos los animales. "No hay pruebas definitivas, pero sí evidencias muy sólidas de que estos genes también controlan el envejecimiento en las personas". Los equivalentes humanos de DAF-2 serían los receptores de IGF-1 y de la insulina, y de DAF-16, el gen FOXO.
Son genes que se activan cuando los animales están expuestos a condiciones ambientales adversas, como la escasez de comida, el calor o el estrés oxidativo. Por lo tanto, "los mismos genes que protegen del estrés ambiental son los que pueden prolongar la duración de la vida".
Kenyon cita otras estrategias con buenas perspectivas por las que están apostando varios centros de investigación y compañías biotecnológicas, como el potencial de la vía mTOR y los tratamientos dirigidos a las células senescentes. En esta última está trabajando la compañía Unity, que ha desarrollado moléculas que eliminan de forma selectiva las células senescentes, denominadas fármacos senolíticos. Inicialmente, sus esfuerzos se dirigen a terapias para pacientes con artrosis, así como para enfermedades oftalmológicas y pulmonares.
Respecto a la vía mTOR (diana de la rapamicina), uno de los científicos que la investigan, Efeyan, señala que "es una de las rutas más implicadas en envejecimiento y la rapamicina es un fármaco que fomenta la longevidad". Este efecto se ha apreciado "en prácticamente todos los organismos en los que se ha probado, desde levaduras hasta ratones". No obstante, advierte de que aún es pronto para establecer sus efectos rejuvenecedores en humanos, ya que no se conocen sus mecanismos exactos de acción. "Hay evidencias de que el control de la síntesis de proteínas es uno de los mecanismos que pueden estar implicados".

Más sobre Biotecnología
Sirtuinas, NAD+ y sus agentes aliados
Las sirtuinas necesitan la molécula NAD+ para actuar. El equipo de David Sinclair ha probado en ratones un precursor de NAD+, llamado NMN, que eleva sus niveles y tiene un efecto rejuvenecedor, ya que propicia que los animales "sean capaces de recorrer distancias mayores".
Un estudio publicado el mes pasado en Cell muestra que este potenciador de NAD+ mejora el flujo sanguíneo de esos animales modelo. A medida que los niveles del metabolito NAD + disminuyen con la edad, la capacidad del organismo para hacer ejercicio disminuye debido a la disminución de los vasos sanguíneos y la reducción del flujo sanguíneo. Al tratar a los ratones con NMN y subir los niveles de sulfuro de hidrógeno, la resistencia física aumentó en del 60 por ciento, tanto en los animales viejos como en los jóvenes.
Los investigadores creen que esta línea de investigación podría tener ramificaciones muy diversas, en aspectos relacionados tanto con la mejora del rendimiento deportivo y de la movilidad de las personas mayores como con la prevención de enfermedades asociadas al envejecimiento, como el infarto, el ictus, la insuficiencia hepática o la demencia.
El objetivo es que NMN, MIB-626 y otros compuestos en desarrollo prolonguen tanto la esperanza de vida como el periodo de vida sin enfermedad (en inglés, healthspan). En la introducción de una revisión publicada a finales de 2016 en Nature Reviews Molecular Cell Biology, Sinclair apuntaba que, "a pesar de que los habitantes de la mayoría de las naciones viven cada vez más, el tiempo vivido con salud no está aumentando".

María Sánchez-Monge
Fecha:16/05/2018
Fuente:http://biotecnologia.diariomedico.com/2018/05/16/area-cientifica/especialidades/biotecnologia/investigacion/reclaman-que-el-envejecimiento-sea-una-enfermedad


 
Total de artículos: 820 mostrando: 91 - 100

página 10 de 82   1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  
 
: Editor principal, Especialista de II Grado en Endocrinología - | Instituto de Endocrinología - MINSAP | 29 y D, Plaza, Ciudad de La Habana, 10400, Cuba. | Telefs: (537) 8382453, Horario de atención: 8:00 a.m. a 4:00 p.m., de Lunes a Viernes



Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios
 HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002