viernes, 25 de septiembre de 2020

 Página Inicial
Centro Provincial de Información ISCM - Camagüey



Salud para tí

Publicación mensual V.5. N.3  marzo  2010

 


Pereza matutina

Esa mortificante sensación de levantarse por la mañana con evidente falta de energía, más cansado que cuando uno se acostó a dormir, suele extenderse a la jornada laboral, como inexplicable pereza, que realmente puede tener causas múltiples, pero controlables.
 
Todo se resume en elevar la energía personal para contrarrestar ese cansancio matinal, tan molesto, y cuyas consecuencias pueden ser fatales cuando se torna visible ante otras personas, porque merma la productividad e induce a malas interpretaciones, como signo de apatía, desgano o falta de comunicación interpersonal.

Es menester desperezarse tan pronto se baja del lecho, especialmente si la persona irá a sentarse frente a un buró de oficina, porque, más que a laborar, esa posición lo invitará a reclinarse y dormir.
Ejercicios matutinos son siempre favorables para despertar el ánimo, tonificar músculos y ayudar a mantener los ojos abiertos. Bastan cinco minutos.

Estirar hombros y piernas es saludable, pues el permanecer sentado durante una larga jornada acentúa rigidez y adormecimientos, de ahí la importancia de entrar en calor y reanimar la circulación sanguínea.

Resulta muy conveniente levantarse de la silla cada dos o tres horas y tomar unos instante para el estiramiento, cerrar los ojos, si se labora frente a una computadora, y hacer que hombros y piernas giren, se flexionen, se activen unos minutos. El resultado será sorprendente y el cuerpo lo agradecerá.

Especialistas llaman la atención sobre los riesgos de una práctica común en numerosos perezosos matutinos, como la de animarse a través de la cafeína, azúcares y comprimidos de estimulantes químicos.
Los nutricionistas recomiendan comidas saludables, con granos, frutas y vegetales que brindan el combustible necesario al organismo, favorecen el buen estado de ánimo y despiertan la atención, lo que redunda en una sensación más agradable durante el día.

Especialmente recomendables para quienes practican oficios sedentarios son las caminatas de unos 15 minutos, preferentemente después de almuerzo, porque ellas activan músculos, articulaciones y el sistema circulatorio, ayudan a quemar calorías sobrantes y elevan el nivel de alerta.
Práctica siempre recomendable es la de permanecer bien hidratado.

Una cercana botella con agua para beber posibilitará el buen hábito de ingerir líquido frecuentemente, facilita la eliminación de toxinas y contrarresta las sensaciones de hambre que suelen suceder a media mañana.

Sobre todo para quienes ya pasan de los 40 años, a veces una pequeña siesta, de 15 ó 20 minutos, puede aportar una inyección adicional revitalizadora de energías neuronales y físicas.
Obviamente, si persisten los síntomas de la modorra matutina indeseada, una visita al médico es imprescindible para descartar padecimientos diabéticos u otras causas ocultas.

 

Imprimir Artículo
: Editora principal, Centro Provincial de Información de Camagüey. | Instituto Superior de Ciencias Médicas "Carlos J. Finlay" | Carretera Central s/n. Camagüey, Provincia de Camagüey, CP 70700, Cuba | Teléfs.: (53) 32-292110, Horario de atención: biblioteca sala de lectura de lunes a viernes: 8:00 a.m. a 11:00 p.m.
y punto de presencia de lunes a viernes 8:00am a 11:00 p.m.