lunes, 19 de agosto de 2019
Portal de Infomed
 Página Inicial
Chernóbil, PROGRAMA HUMANITARIO CUBANO



“Solidaridad a corazón abierto”,

autor: Concepción Pérez, Elson, 11 de abril de l996, periódico Granma, página 5.

Hoy las imágenes son otras. Al dolor y la muerte de hace 10 años, cuando el accidente nuclear en Chernobil, se puede contrastar la cifra de niños y mayores que salvaron sus vidas gracias a la solidaridad humana. Aquí en Cuba, más de 15 000 personas, entre ellos 13 418 niños, han recibido durante los últimos seis años, atención médica gratuita, y lo que es más importante aún, el cariño como razón para hacerlos vivir felices.

Al decir de las más altas autoridades ucranianas, es el nuestro el único país del mundo que ofrece un programa concreto y efectivo de tratamiento especializado a los menores afectados en Chernobil.

Tarará, convertida desde abril de 1990 en centro de recepción y atención médica a niños ucranianos, rusos y belorrusos, junto a los más especializados y mejores centros hospitalarios de la capital cubana, se ha mantenido abierta a pesar de la coincidencia en el tiempo con el período especial y las difíciles condiciones económicas de la Isla.

Hay que ver a estos niños en la playa, centros deportivos y culturales, salas de atención médica, o en sus casas (esas que también reclaman los progenitores de la ley Helms-Burton). Verlos sonreír, jugar, compartir... Su alegría es segura. Ellos y sus familiares constatan la mejoría de su salud. Sienten el calor humano del médico y la enfermera solidarios, del guía, el traductor, el maestro, en fin, de cientos y cientos de cubanos que expresan su solidaridad humana a corazón abierto, como me diría uno de ellos.

Recientemente leí la carta enviada por una niña ucraniana de las atendidas en Cuba al Presidente de Estados Unidos. Recuerdo su petición para que a Cuba se le deje tranquila. Para que cese el bloqueo brutal e injusto. Para que no traten de matar de hambre a un pueblo y fundamentalmente a los niños. La carta, como era de esperar, no recibió respuesta.

O sí, la respuesta ha sido el incremento de las amenazas, el recrudecimiento del bloqueo, y las más insólitas campañas contra un pueblo noble y solidario. Cómo podrían entender los gobernantes norteamericanos que esta pequeña isla, a decenas de miles de kilómetros de Rusia, Ucrania o Belarrus, pueda haber recibido y dado atención médica a esos niños y mayores, cuando ellos, el "símbolo" de la economía y del mundo unipolar, solo han "invitado a algunos jóvenes de los afectados a visitar Estados Unidos", los que pueden contarse con los dedos de las manos.  Cuba abrió su corazón solidario a estos niños y no cerrará jamás las puertas de la amistad y la solidaridad humanas, para que ellos, como los niños cubanos, crezcan felices y llenos de amor.

 

Imprimir Artículo
: Editora principal. Especialista I grado en Medicina General lntegral y Vicedirectora de Atención Hospitalaria | Hospital Pediátrico de Tarará, MINSAP | 19 #19 e/ 10 y 12 - Villa Tarara Habana del este, Ciudad de La Habana, 10900 Cuba | Teléfs.: (537) 7971000 y (537) 7971536, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:30 a.m. a 5:00 p.m.


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002