InfomedBiblioteca Médica NacionalBiblioteca Médica NacionalBiblioteca Médica NacionalBiblioteca Médica Nacional
jueves, 14 de diciembre de 2017

 Página Inicial
Biblioteca Médica Nacional



Colón no fue el primero, dicen que tenía delante un chino

Fuente: http://www.almamater.cu/diversos/pag06/colon.htm
Por Iliana García Giraldino

Después de cinco siglos vuelve la mala suerte contra el almirante Cristóbal Colón. A la disputa sobre la fecha y lugar de nacimiento o el destino de sus restos, y al debate de las consecuencias de su hazaña en los pueblos originarios de América, víctimas de sanguinarias conquistas, se suma ahora la aparición de un mapa indicativo de que los chinos circunnavegaron el Nuevo Mundo 70 años antes que el aventurero genovés.

El mapamundi, con Australia como continente incluido, podría ser producto de las rutas trazadas por flotas chinas entre 1405 y 1418. No es nuevo el asunto de reconsiderar quién fue «el primero», pues se afirma que Leif Eriksson, hijo del vikingo Eric el Rojo, pisó tierra del norte americano en el año 1000.

En Pekín y Londres tuvo lugar la presentación del impugnado mapa, este 2006, que de confirmarse ser reflejo de otro dibujado en 1418 sellaría la novedad de que la dinastía Ming se le adelantó bastante al almirante genovés (o catalán, según algunos investigadores), cuyo nacimiento se presume en 1451 con muerte precisada en Valladolid el 20 de mayo en 1506, por lo que estamos en el año del aniversario 500 de su desaparición física.

Otra de las incógnitas en torno al exitoso navegante es dónde se encuentran sus restos, si en España o en Santo Domingo, mientras expertos en Europa realizan decenas de pruebas de ADN a personas apellidadas Colom para localizar a posibles descendientes.

Son conocidas las hazañas del Gran Almirante, de raro carácter; protagonista del hallazgo del Nuevo Mundo para los reyes católicos Isabel y Fernando, de Castilla y Aragón; investido de numerosos títulos y después relegado; ambicioso y generoso; comprensivo y despótico. Para algunos, un santo, otros lo consideraron tiránico.

Llegó a establecer pleitos con la Corona en demanda de los derechos que le habían sido concedidos, y cuentan que murió inmerso en la tristeza y la melancolía, sin saber que había descubierto un continente, y mucho menos que su proeza en los mares había tenido antecesores.

Las dudas vuelven a tomar color hoy con la aparición de la asombrosa cartografía, que ha causado revuelo internacional, en la cual aparecen las costas de Suramérica; la Bahía de Hudson, «descubierta» a inicios del siglo XVII; Alaska, avistada en 1741; los contornos de África, Nueva Zelanda y Australia, adonde se ha asegurado que llegó el primer hombre blanco en 1770. En fin, aparece América desde el Cabo de Hornos a Alaska, el Océano Glacial Ártico y la Antártica. «Casi nada», expresaría un escéptico.

El asunto es que en el mapa medieval se apunta que en Australia la gente «es de piel oscura» y en las Américas la tez de los pobladores «es rojinegra y portan plumas».

En 2001, en un mercado en Shangai, el coleccionista Liu Gang obtuvo por 500 dólares el mapamundi, presuntamente dibujado por Mo Yi Tong en 1763 quien al parecer lo había copiado de otro de 1418.

El enigma ha sacado a relucir la historia de la flota china compuesta por cientos de barcos y decenas de miles de hombres que en el siglo XV, por órdenes del emperador, zarparon comandadas por el almirante musulmán y eunuco He Zheng, cuyo viaje hasta el África es reconocido por los historiadores.

Liu Gang, aficionado a la cartografía, asegura que Zheng He en 13 años pudo recorrer todas las costas de América y las dibujó en un mapa. Casi sirven de testigo las alimañas, por el rastro que se indica dejaron en el papel de bambú. (La expedición de Colón partió de Palos el 3 de agosto de 1492 y estuvo de regreso 32 semanas después).

En 2005, China conmemoró el aniversario 600 de los viajes del célebre eunuco; y paralelamente ha recorrido el mundo el libro 1421, el año en que los chinos llegaron a América, un best-seller del escritor Gavin Menzies, ex oficial naval británico.

Sin embargo, la investigación de Menzies, prolongada durante más de 10 años, sitúa el arribo de los chinos a América en 1421 y no en 1418, y no menciona la supuesta llegada a Alaska y Nueva Zelanda, entre otras incongruencias citadas entre el autor del estudio y la teoría basada en el mapa, de la cual no existen por demás pruebas arqueológicas, hasta donde se sabe.

Menzies afirma que los descubridores europeos disponían de un mapa del mundo de 1428, cuyo único posible origen de información sería cartógrafos chinos.

No obstante, lo controversial de la cuestión, no puede obviarse la monumental historia cultural de China, donde se suceden descubrimientos arqueológicos acompañados de nuevos enigmas para el estudio.

Solo entre 1999 y 2000 fueron realizados numerosos hallazgos como nuevos hornos de porcelana de la dinastía Tang en la provincia de Jiangxi; 40 plataformas de hogueras de alarma de la dinastía Han en Ningxin; ruinas de pagodas grandes del Reino de Xixia en la montaña Helan; fósiles de dinosaurios en Lufeng, Yunnan; una tumba misteriosa de la dinastía Han en Laoshan y más enterramientos en los farallones de la montaña Longhu, provincia de Jiangxi.

Habría que repasar la historia de la civilización milenaria del inmenso país —hoy con más de mil 300 millones de habitantes y un territorio equivalente a casi toda Europa—, y mucho más avanzada que la occidental en épocas remotas, pues los orígenes de la nación asiática se sitúan en XVI a. n. e., y siglos antes de que Europa traspasara la oscuridad de la Edad Media la sabiduría china investigaba las matemáticas, la astronomía y otras ciencias.

China alcanzó durante la dinastía Ming (1368-1644) la más poderosa fuerza marítima del mundo, con Zheng He a la cabeza, que llegó a la India y al África occidental.

Mas estos progresos tuvieron sus antecedentes en grandes inventos chinos anteriores, en la floreciente dinastía Song (960-1279) cuando, junto al avance de las artes, la escritura, la agricultura, el comercio, el transporte, la técnica hidráulica, las ciencias astronómicas y entidades crediticias, idearon el papel, la imprenta, el dinero de papel, el reloj, la brújula, el acero, la pólvora…

¡Bien lo dijo Marco Polo en los libros que escribió acerca de sus incursiones por Asia donde llegó hasta ser tres años gobernador de la ciudad china de Yangzhoy! El famoso aventurero era objeto de burlas a su regreso a Venecia en 1295 después de 24 años de ausencia, ya que los occidentales se negaban a creer en la existencia de culturas más avanzadas del otro lado del mundo.

Y afirman que Cristóbal Colón, a partir de los relatos de Marco Polo y obsesionado con el lejano Oriente, se lanzó al mar para encontrar en definitiva, casi 200 años después, al continente americano.

¿Por qué apresurarse en calificar la hipótesis como un «cuento chino» en lugar de considerar al menos una remota posibilidad al mapamundi de Mo Yi Tong? Si fue cierto o no que los chinos llegaron primero, está por verse, pero de que pudieron hacerlo, no hay dudas.

Imprimir Artículo
: Licenciada en Información Científico Técnica y Bibliotecología | Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 23 Esquina N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP 10 400 Cuba | Teléfs.: (537) 8326477, (537) 8326967 y (537) 8324317, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:00 a.m. a 5:00 p.m.


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002