Infomed
Nuevo Portal
sábado, 8 de agosto de 2020
Mapa del SitioServiciosSoporteNuestra RedCorreoBuscar

Salud, es el tema

Incesante afán de luchar contra la muerte

24 de abril, 2004

El profesional de la medicina no siempre tuvo a su alcance técnicas que posibilitaran recuperar la actividad cardíaca y respiratoria.

Por tanto, en otros períodos de la sociedad humana un individuo que afrontara una parada cardíaca o respiratoria por varios minutos moría irremisiblemente.

Hay antecedentes históricos, muy interesantes por cierto, de que existían tendencias acerca de la reanimación de pacientes en los siglos XVl y XVll.

Entonces, los médicos intentaban revivir a los enfermos mediante estímulos eléctricos, dolorosos, o a través de la inhalación de sustancias.

Cuando se comienzan a desarrollar las técnicas de reanimación en el siglo XX existieron dos grandes tendencias: una liderada por el profesor Negovski en Moscú, antigua Unión Soviética, y la otra encabezada por el profesor Peter Safar, en Pittsburgh, Estados Unidos.

Hace poco tiempo se efectuó en La Habana un evento vinculado con el coma y la muerte y dentro de su amplia y diversa temática figuraron las nuevas tendencias de reanimación cardiopulmonar cerebral.

Salud es el Tema considera trascendente dedicar un espacio a tal materia y para ello solicita la opinión del Profesor Calixto Machado Curbelo, presidente de la Sociedad Cubana de Neurofisiología Clínica.

 

Safar dio un gran impulso a estas técnicas

Efectivamente hubo esas dos grandes tendencias en el siglo pasado, aunque a Safar se le atribuye el desarrollo de lo que hoy se conoce como el A B C (air, blood y circulation).

Técnica boca a bocaÉl establece un grupo de técnicas, entre ellas la llamada boca a boca y boca nariz, donde se trata de coordinar la aplicación del aire y el masaje cardíaco.

Asimismo, Safar se expresó a favor de que la población dominara las maniobras de reanimación, sobre todo los bomberos, policías, y el personal paramédico. Estos procederes permitieron salvar muchas vidas.

¿Qué ocurrió posteriormente? ¿Cuándo se introduce el término cardiopulmonar cerebral?, se pregunta el especialista.

Por ejemplo, cuando se produce un choque eléctrico en un hombre joven. Si a su lado hay una persona que sabe aplicar correctamente las técnicas de reanimación el individuo se restablece de forma satisfactoria.

Por tanto, lo más importante es hacer una reanimación rápida, en aras de que el cerebro no sufra daños.

Se sabe que el corazón puede tener fallos isquémicos, que los trastornos renales pueden durar horas, pero el cerebro con unos pocos minutos sin sangre y oxígeno tendrá lesiones irreversibles.

Por eso hoy en día el órgano diana es el cerebro, el que marca la distancia entre la muerte y la vida, y es, también, quien define cómo va a quedar la calidad de vida de la persona. Por ello es que se adiciona la denominación cerebral.

Si me permites, indica el experto, quiero insistir en esto: y es que se han dado casos en terapias intensivas que los reanimadores han trabajado por espacio de 15 a 20 minutos y han logrado una evolución positiva del enfermo.

No han existido daños cerebrales porque el manejo de reanimación ha sido efectivo, o sea, acertadas acciones de ventilación y de masajes cardíacos.

Se conocen, incluso, situaciones más dramáticas: de individuos que cayeron en piscinas congeladas o lagos congelados. ¿Por qué la reanimación fue efectiva si fue aplicada después que pasaron 30 minutos o más?. Sencillamente porque el cerebro estaba protegido por la hipotermia.

Llevar las técnicas de reanimación a la comunidad

Ya dije antes que Safar apoyó el criterio de que la población debía conocer cabalmente las técnicas de reanimación.

Esto es muy interesante. Nosotros hemos realizado importantes iniciativas con el apoyo de los CDR y la FMC y se puede pensar en llevar esta idea a la comunidad.

También se pueden incorporar los grandes centros industriales. Pienso que son técnicas que pueden ser aplicadas por los no profesionales de la medicina que con un nivel medio de enseñanza están en condiciones de asimilarlas y ejecutarlas.

Una de las cosas más importantes con miras al futuro de la reanimación es aplicar, además de las técnicas, medidas de neuroprotección.

El método de mayores resultados hasta el día de hoy es la hipotermia. También hay fármacos que se usan como neuroprotectores pero aún no existe un fármaco ideal para emplearlo con estos fines.

Otro elemento moderno es monitorizar la actividad cerebral durante y después de la reanimación, de manera que se pueda saber qué esta ocurriendo en el proceso: si marcha bien o mal.

Es muy importante mantener el monitoreo cerebral después que el paciente se recuperó, en las horas posteriores al accidente.

Está claro que en los próximos años se trabajará en mejorar las técnicas de reanimación cardiopulmonar cerebral, ya existe un progreso tecnológico ostensible en tal sentido, aclara, y las referentes al área de neuroprotección y del monitoreo.

Finalmente deseo retomar la idea de llevar las mencionadas técnicas a una proyección comunitaria. Ello debe ser un objetivo integrado, que involucre a distintos sectores de la sociedad.

La parte metodológica estará a cargo del Ministerio de Salud Pública e incluso esta propuesta pudiera concebirse en un ámbito nacional. Ya se conocen experiencias positivas en otros países que avalan el procedimiento.

Lo veo como un válido eslabón en la ansiada cadena de salvar vidas humanas; es un apreciable medio en el incesante afán de luchar contra la muerte.


Notas anteriores
- Intoxicación alimentaria
- Vive en Bogotá con el corazón en Cuba
- La buena salud de un año
- Crearán campus virtual de la salud pública de Cuba
- Opina el Dr. Márquez Guillén sobre el creciente número de diabéticos en el mundo
- La docencia es una magnífica experiencia
- Encomiable participación de Cuba en congreso mundial de la FID
- Urología avileña inaugura cirugía de mínimo acceso
- Valiosa iniciativa contra el Aedes Aegypti
- Abanderan brigadas de lucha antivectorial
- Niño cubano en estado crítico dispone de todos los recursos médicos
- Resaltan significación de médicos graduados en 1956
- Califican de exitoso taller de centros colaboradores de la OMS
- Rehabilitación cardíaca, tema de debate
- Hablemos bien del aguacate
- Punto G en los hombres también
- Lazear pasó a la historia al confirmar los postulados de Finlay
- Un libro importante, necesario, obligatorio
- Cuatro avileños con implante coclear
- Síndrome del niño sacudido (II)

1 l 2 l 3 l 4 l 5 l 6 l 7 l 8 l 9 l 10 l 11 l 12 l 13 l 14 l 15 l 16 l 17 l 18 l 19 l 20
página final Página Anterior l Siguiente página página final
Imprimir Artículo
: Licenciada en Información Científico Técnica y Bibliotecología - Directora de la Biblioteca Médica Nacional | Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 23 Esquina N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP: 10 400 Cuba | Teléfs.: (537) 8326477, (537) 832-6967 y (537) 832-4317, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:15 a.m. a 7:45 p.m.


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002