Infomed
Nuevo Portal
viernes, 18 de octubre de 2019
Mapa del SitioServiciosSoporteNuestra RedCorreoBuscar

Salud, es el tema

Certero recurso contra el dolor abdominal no filiado

13 de noviembre, 2003

No hay satisfacción mayor que resolver un problema de salud a un paciente. Sobre todo si se trata de una persona aquejada de un dolor abdominal, en ocasiones por largos período de tiempo, y sin un diagnóstico definido.

Siento, vale la pena recalcarlo, una doble satisfacción cuando se marchan de mi consulta: el propio bienestar del paciente y la mía, cuando ya es historia pasada un mal que causó un reiterado sufrimiento.

El comentario precedente fue formulado por la doctora Mercedes Moya Valdés, de España, poco antes de concluir su conferencia magistral titulada: Utilidad de la laparoscopia en el diagnóstico del dolor abdominal no filiado.

La disertación ocurrió durante la realización de la cuarta jornada de trabajo del evento científico denominado Laparoscopia diagnóstica y cirugía lararoscópica en el siglo XXI, presente y futuro de una técnica centeneria.

La doctora Moya es laparoscopista, formada en Cuba, y además Médico Adjunto del Servicio de Medicina Digestiva del Hospital Universitario de Getafe, en Madrid.

Ante un nutrido auditorio, que siguió con mucha atención sus argumentaciones en la sala 1930 del Hotel Nacional de Cuba, S a l u d, es e l T e m a no desaprovechó la oportunidad de mostrar a sus lectores los principales pronunciamientos de la especialista alrededor de tan singular asunto.

Nosotros hemos hablado de un trabajo que ya data de 22 años y nos hemos centrado en el estudio del dolor abdominal no f i l i a d o, no filiado quiere decir que ya se ha estudiado con los procedimientos convencionales.

Generalmente ultrasonido, a veces tomografía computarizada o incluso resonancia magnética, y otras pruebas en función de los síntomas y de la clínica, y después de hacer este estudio estandar no se ha podido aclarar el diagnóstico.

El paciente continúa con dolor en un punto localizado del abdomen y esto es importante, y se repite este dolor al cabo de un tiempo siempre con las mismas características.

Si este dolor fuera difuso y apareciera en un sitio o en otro no entraría en este estudio. Se trata de un dolor localizado que se repite con las mismas características y que el estudio convencional es negativo.

Nosotros en estos casos vemos que hay dos pensamientos dentro del trabajo clínico: meditar que el paciente tiene un problema psicosomático y otro es quizás enviarlo a cirugía.

Lo que ocurre es que el cirujano si no ve motivo para una intervención estima que no hay criterio quirúrgico y acaba llamándola como una dolencia abdominal inespecífica que no tiene un origen comprobado.

En estos casos recomendamos laparoscopia y salvo algunas rarezas hemos establecido cuatro grupos de afecciones: dolores en la pared abdominal, de tipo muscular; síndrome de costillas flotantes, hernias internas que no pueden detectarse con otros procedimientos o no se ha sospechado y es una sorpresa.

Otro son pacientes que tienen adherencias abdominales y esa es la causa del dolor. Nosotros lo hacemos con anestesia local y exploramos si coincide la zona del dolor con la zona de la adherencia.

Bien porque hayan sido previamente operados o incluso en algunos casos por haber tenido inflamaciones previas o infeccciones previas y han hecho adherencias sin tener ninguna cicatriz. Este sería el segundo grupo de enfermedades.

Nosotros en el dolor pélvico siempre trabajamos en coordinación con ginecología, por tanto estas pacientes siempre han pasado por el ginecólogo y se han consultado allí.

Con laparoscopia y anestesia local, resolvemos el problema del diagnóstico de varias dolencias, como ocurre con los pequeños implantes de endometriosis en los cuales se evita la cirugía. Hay otras enfermedades que dentro de la cavidad pélvica nosotros podemos ver y son difíciles de diagnosticar con ultrasonido.

El último grupo sería el de las afecciones apendiculares. Este es un campo muy apasionante y muy frecuente.

Los conceptos clásicos que aprendimos en la época de estudiantes están superados por una experiencia no solo nuestra sino por por otros autores también.

Consideramos que la apendicitis aguda a veces es difícil de diagnosticar pero si es apendicitis aguda acaba en quirófano antes o después, se haga el diagnóstico más precoz o más tardío.

La apéndice puede doler aunque no esté inflamada, simplemente porque esté obstruida o tenga un fecalito dentro o porque esté acodada o porque esté adherida y esto indica dolor en el paciente pero no hay pruebas que muestren que hay que retirar la apéndice.

Entonces el método laparoscopio entra a funcionar indicando cirugías de las cuales no se tenía certeza con anterioridad.

Expuse también la situación de los tumores apendiculares y en nuestra casuística tenemos tres casos de carcinoide apendicular, en total cinco casos de tumores, si tenemos en cuenta otros dos.

Se trata de un uno o dos porciento de pacientes que parecen no tener nada, que son enviados al psiquiatra o al psicólogo, pero han tenido un tumorcito apendicular en lo cual ha sido muy útil el empleo de la laparoscopia, porque era pequeño y se ha podido resolver sin problemas.

En uno de los congresos de la Sociedad Española de Endoscopia Digestiva presentamos algunos casos con estos tipos de tumor y concluíamos que con solo 5 milímetros era imposible que otro método de diagnóstico lo pueda identificar.

Debo agregar que el carcinoide tampoco lo vemos pero al palpar la apéndice notamos que el dolor se corresponde exactamente con esa parte del cuerpo y luego cuando el patólogo abre la pieza señala que había un tumor dentro.

Hemos indicado esa cirugía porque aunque esa apéndice no estaba inflamada necesitaba una intervención, porque la causa del dolor radicaba puntualmente allí.

Por último, hemos presentado unos casos de enfermedades congénitas y otros males no muy frecuentes pero que hemos podido resolver con este procedimiento.

Por otro lado, no hemos tenido ninguna complicación y siempre hemos hecho este método incluso a niños a partir de nueve años, lo cual quiere decir que la técnica que aprendimos en Cuba es muy minuciosa, muy bien tolerada por el paciente, y desde luego muy segura para el explorador.

Puedo añadir que vine en tres ocasiones a entrenarme. Dos veces al Instituto, la primera vez a formarme en laparoscopia de urgencia, estuvo el doctor Nodarse conmigo, de tutor, y lo recuerdo como uno de los mejores momentos de mi carrera profesional y en todos los sentidos, por lo bien que fui tratada y por lo que aprendí.

Después hice una segunda visita para adiestrarme en la sección de ahderencias, luego vine al hospital Ramón González Coro para aprender las afeccions pélvicas y después hasta ocho veces que he venido a Cuba a participar en congresos o cursos.

En las últimas ocasiones como profesora, en contraste con las otras oportunidades en que vine de discípula. Por tanto mi contacto con Cuba, ya me dicen cubana de corazón, es porque me siento parte de esta tierra y por los conocimientos asimilados aquí.


Notas anteriores
- Funcional recurso desde la Biblioteca Médica Nacional
- El estigma de una enfermedad
- El bicentenario de la introducción de la vacuna en Cuba (2)
- El bicentenario de la introducción de la vacuna en Cuba (1)
- Expuestos temas actuales sobre el infarto agudo del miocardio
- Células madres: foco de atención en taller de rehabilitación cardíaca
- Web sobre Finlay: revitaliza certeza de sus postulados
- Destacado grupo de profesionales recibe la Orden Carlos J. Finlay
- Gracias a ustedes
- Presentan página web y disco compacto sobre la obra de Finlay
- Confieren distinción de Investigador de Mérito a personalidades de las ciencias médicas
- Otorgan condecoración de nivel mundial al profesor Márquez Guillén
- Natalicio de Finlay: revitalizar su imagen, su pensamiento, su obra
- Califican de exitoso congreso de laparoscopia
- Certero recurso contra el dolor abdominal no filiado
- Técnica laparoscópica: particular importancia ahora y en el futuro
- Laparoscopia: reafirmada su validez diagnóstica y terapéutica
- Técnica laparascópica centrará los debates
- Positiva realización de eventos vinculados a la oncología
- Personal de enfermería, baluarte en la atención oncológica

1 l 2 l 3 l 4 l 5 l 6 l 7 l 8 l 9 l 10 l 11 l 12 l 13 l 14 l 15 l 16 l 17 l 18 l 19 l 20
página final Página Anterior l Siguiente página página final
Imprimir Artículo
: Licenciada en Información Científico Técnica y Bibliotecología - Directora de la Biblioteca Médica Nacional | Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 23 Esquina N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP: 10 400 Cuba | Teléfs.: (537) 8326477, (537) 832-6967 y (537) 832-4317, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:15 a.m. a 7:45 p.m.


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002