Infomed
Nuevo Portal
lunes, 28 de septiembre de 2020
Mapa del SitioServiciosSoporteNuestra RedCorreoBuscar

Salud, es el tema

La sal: ¿aliada o enemiga?

jueves, 01 de octubre de 2009

Por Grettel Reyes *


Debe hacerse un correcto consumo de la sal La sal, quizás por los efectos negativos que en exceso tiene sobre el organismo, ha sido excluida del grupo de los “elementos necesarios en la dieta” conocidos por la población.

Es muy común escuchar la frase “no comas con tanta sal,  la sal es mala” , y si bien es cierto que en elevadas proporciones esta sustancia es perjudicial para nuestra salud, también es cierta la importancia que tiene para mantener el equilibrio de nuestro organismo.

La sal, tiene disímiles usos. Expertos en el arte culinario la prefieren como condimento o conservante, de ahí la etimología de muchas palabras como salsa, salchicha y ensalada. Esta roca mineral comestible está compuesta por iones de cloro y sodio, formando el cloruro de sodio (NaCl).

Precisamente, el sodio es el sexto elemento más abundante en la tierra. Realiza una actividad fundamental en el conjunto de reacciones bioquímicas que se producen en nuestro organismo.

Este elemento mantiene la presión de la sangre y de todos los fluidos corporales. En nuestro país, la población adquiere la sal yodada para prevenir enfermedades como el bocio.

Pero, ¿Qué ocurriría si no existiera sal en el organismo humano?

La respuesta es: moriríamos. Es necesaria una pequeña dosis de sal para evitar la hiponatremia (deficiencia de sodio). La deficiencia de este elemento provoca síntomas de apatía, desvanecimiento, debilidad, anorexia, baja presión arterial, colapso respiratorio, shock y finalmente la muerte.

Es muy común encontrar en una consulta médica un gran número de pacientes hipertensos, debido al consumo elevado de  sal, lo que provoca un aumento de la osmolaridad de la sangre y se pone a prueba el  organismo, que desafortunadamente agota sus mecanismos. Se establece a consecuencia de un mal estilo de vida, la hipertensión arterial: un daño irreversible.

Mi pregunta es: ¿Prefiere usted encontrar en la sal una fiel aliada o una potente enemiga? A mi modo de ver lo ideal es tener un consumo equilibrado de este vital elemento.

* La autora es estudiante de Medicina


Notas anteriores
- Reflexiones en torno a la alergia
- Realizaremos las actuales transformaciones de forma exitosa
- Dar adecuada respuesta a los criterios de Fidel en la atención primaria
- En salud, todos estamos involucrados con la ética médica
- Perpetuar justa y merecidamente esa existencia
- Barcas que salvan vidas
- Prevenir, identificar e intervenir, tareas claves sobre cuerpos extraños
- Propagador de información, conocimientos y superación
- Venezuela me hizo más joven
- Un sí por la vida y un no por la guerra
- Cuestionar, un pensamiento clave en la investigación
- Diciembre 3 de 1833: ¿por qué es una fecha gloriosa en la medicina universal?
- Terapia celular: una buena herramienta, pero...
- Prevenir, la alternativa que no debemos desaprovechar
- Llamativo ejemplo de creación y expansión del conocimiento
- La acción ideal: cambiar estilos de vida
- La imagen de un gran crimen
- Atienda, prevenir es tarea del presente
- Rompen la angustia del silencio
- Cooperar, razón de ser de Greenstone

1 l 2 l 3 l 4 l 5 l 6 l 7 l 8 l 9 l 10 l 11 l 12 l 13 l 14 l 15 l 16 l 17 l 18 l 19 l 20
página final Página Anterior l Siguiente página página final
Imprimir Artículo
: Licenciada en Información Científico Técnica y Bibliotecología - Directora de la Biblioteca Médica Nacional | Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 23 Esquina N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP: 10 400 Cuba | Teléfs.: (537) 8326477, (537) 832-6967 y (537) 832-4317, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:15 a.m. a 7:45 p.m.


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002