Infomed
Nuevo Portal
viernes, 23 de agosto de 2019
Mapa del SitioServiciosSoporteNuestra RedCorreoBuscar

Salud, es el tema

Aparición del primer incunable cubano

Martes, 30 de junio de 2009


Por José Antonio López Espinosa

Una de las grandes creaciones del hombre que más ha contribuido al desarrollo de la civilización, ha sido sin duda la invención de la imprenta, considerada por más de una generación como un beneficio casi divino concedido al mundo por el ingenioso alemán Johannes Gutenberg (1400-1468).

El concepto “incunable”, proveniente de la voz latina incunabula, que significa comienzo de un arte, se aplica a toda edición surgida a partir del disfrute de los beneficios del hallazgo del teutón en la segunda mitad del siglo XV, hasta principios del XVI.

No obstante la limitación en el plano temporal de tal definición, procede considerar como primer incunable cubano a un documento que fue impreso en La Habana en 1723, por cuanto la introducción de la imprenta en Cuba tuvo lugar casi cuatro siglos después del revolucionario descubrimiento y de la impresión en 1457 de Salterio de Maguncia, el primer incunable de la historia, por los también alemanes Peter Schöffer (1420-1502) y Hans Fust (1410-1466).

Según las referencias disponibles, entre 1663 y 1772 el médico procedente de Sevilla, España, Lázaro de Flores y Navarro (162?-1673) escribió en La Habana su libro Arte de Navegar, cuyo texto trata sobre la Astronomía aplicada y contiene, entre otros aspectos de interés, la primera cita sobre Copérnico en un trabajo redactado en Cuba.

El principal objetivo de su autor al producirlo, se orientó a solucionar problemas científicos relativos a Cuba, para favorecer y garantizar la navegación entre España y la isla.

Es, por tanto, un documento raro y valioso -del que sólo se conserva un ejemplar en el Museo de Historia de la Ciencia “Carlos J. Finlay”- con la virtud de ser el primer libro escrito en la Mayor de las Antillas, con independencia de que su autor no fue cubano y de que su impresión se hizo en España.

El hecho circunstancial de haberse impreso en Madrid, pues en la época en la que se terminó de escribir no había llegado todavía la imprenta a La Habana, lo privó de ocupar el lugar de primer incunable cubano, si bien fue la primera obra científica producida en el territorio nacional.

Aun cuando en algunos trabajos se ha expresado que en los primeros años del siglo XVIII se sometieron ciertos documentos de autores cubanos al proceso de impresión, no hay indicios que indiquen la veracidad de esa afirmación.

Lo que sí está demostrado es que la introducción de la imprenta en la isla caribeña tuvo lugar en 1720 por el belga Charles Habré, quien tres años más tarde diera a la publicidad un folleto de 26 páginas con el título Tarifa general de precios de medicinas.

Este folleto, preparado y mandado a  imprimir por el protomédico andaluz Francisco Teneza y Rubira (¿-1742), puede considerarse como el primer incunable cubano, por cuanto se ha evidenciado que fue a partir de él cuando se inició la producción de documentos impresos en La habana.

La Tarifa General de Precios de Medicinas apareció el 11 de enero de 1723 con el fin de regular la venta de medicamentos, dado que en su texto se establecieron oficialmente los precios en que éstos se debían despachar.

La salida del documento puso término a las irregularidades e injusticias que hasta entonces se cometían en el comercio de drogas. El contenido básico del folleto es una relación, en orden alfabético, de los nombres de 187 medicamentos con sus precios respectivos y el incumplimiento de lo establecido por su conducto implicaba sanciones legales a los infractores.


Notas anteriores
- Iniciado el Primer Seminario de Editores de Infomed
- Aparición del primer incunable cubano
- Provechosa reunión de editores de revistas médicas cubanas
- Espondilitis Anquilopoyética, primer premio en jornada de Ortopedia
- Martí y el tabaquismo
- Inauguradas jornadas científicas del ISCM-H
- Exitosa realización de jornada científica municipal
- Efectuarán Jornada Científica Municipal de Salud Mental
- Perfeccionar proceso docente-educativo, objetivo de universidad médica
- Abre sus puertas Primera Convención Científica del ISCM-H
- Dra. Mabel Río: "se puede vencer al mal hábito de fumar"
- Celebran aniversario 46 de la Organización de Unidad Africana
- Ganadores del Premio Anual de Salud 2009
- Exponen resultados del Premio Anual de Salud 2009
- Dr. Hernández opina sobre las indicaciones y contraindicaciones de la endoscopia
- Doctor Menocal: hombre de ciencia, hombre de trabajo
- Concluyeron exitosamente talleres sobre tabaquismo y realización de audiovisuales
- Debaten sobre temáticas comunicativas en el contexto universitario
- Ambientes libres de humo: necesidad vital
- Destacada participación estudiantil en coloquio martiano

1 l 2 l 3 l 4 l 5 l 6 l 7 l 8 l 9 l 10 l 11 l 12 l 13 l 14 l 15 l 16 l 17 l 18 l 19 l 20
página final Página Anterior l Siguiente página página final
Imprimir Artículo
: Licenciada en Información Científico Técnica y Bibliotecología - Directora de la Biblioteca Médica Nacional | Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 23 Esquina N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP: 10 400 Cuba | Teléfs.: (537) 8326477, (537) 832-6967 y (537) 832-4317, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:15 a.m. a 7:45 p.m.


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002