Infomed
Nuevo Portal
sábado, 21 de septiembre de 2019
Mapa del SitioServiciosSoporteNuestra RedCorreoBuscar

Salud, es el tema

Del dolor a la esperanza (II)

Viernes, 04 mayo de 2007 

Por Lisandra Fariñas Acosta

Cuba y el legado de Terry

Medio centenar de países, además de Canadá, recuerdan cada año la proeza de Terry Fox y apoyan la causa que defendió con tanta entrega. Después de la nación norteña, Cuba es el país que mayor convocatoria logra al Maratón de la Esperanza.

Sensibilizados con el ejemplo de sacrificio, coraje y perseverancia de Terry, los cubanos realizan desde 1998 su versión de la emblemática carrera contra el cáncer. El parqueo del Hospital Oncológico de La Habana sirvió en esa ocasión de escenario para comenzar a correr en nombre de la vida.

Han transcurrido 9 años desde entonces y defender el sueño de Terry se ha convertido aquí en una expresión cultural. Recaudar fondos en la lucha contra el cáncer -segunda causa de muerte en el país después de las afecciones cardiovasculares- ocupa un lugar privilegiado en la sociedad cubana.

Con la misma voluntad y deseo de participación disputaron los cubanos la décima edición del Maratón de la Esperanza, el sábado 17 de marzo, en su emblemático recorrido de los últimos años: el Paseo del Prado, entre el Capitolio y el Malecón habaneros.

Pero dicho Maratón trasciende el mero acto de correr: numerosos artistas donan su tiempo, esfuerzo y talento para promover esta humanitaria causa. Entre ellos se destacan los músicos Carlos Varela, Buena Fe y Elmer Ferrer, así como los pintores Choco, García Peña, Montoto, Villafaña, Flora Fong y Manuel Mendive, quienes donaron grabados, fotos originales, diseños y cerámicas para ser subastados.

La víspera de la carrera, los niños del conjunto teatral infantil La Colmenita representaron "Los cuentos de Andersen", el grupo vocal Sexto Sentido cantó sus boleros y "blues" en La Pérgola, en tanto la compañía de baile español de Listz Alfonso presentó una gala especial.

El día de la carrera, sábado 17, miles de personas plasmaron en numerosos carteles y sábanas blancas sus motivos para asistir: comprensión, apoyo, identificación con la causa de Terry y solidaridad con quienes padecen algún tipo de cáncer.

Más de 4 mil asentamientos poblacionales a lo largo de la nación identificaron la presencia del joven canadiense en el espíritu de los millones de cubanos que celebraron la alegría de vivir.

No hubo ganadores; el mayor premio fue la amistad y la satisfacción de esforzarse al máximo. De hecho, los organizadores aclaran que basta con avanzar un metro para cumplir con la esperanza. Muchos suelen incorporarse durante el camino, por eso en la meta asoman cientos de rostros más.

Se pudo ver, incluso, quien se levantó resuelto de su silla de ruedas, caminó unos pasos y sonrió triunfal. 

Más allá de una carrera

En atención a los criterios expresados por el doctor Rolando Camacho, director del Grupo Nacional de Cáncer, la carrera Terry Fox propicia una mayor influencia en el control de esta enfermedad, pues sensibiliza a la opinión pública sobre la importancia de adoptar modos de vida más sanos.

Según la opinión de los organizadores, los fondos recaudados este año serán dedicados a estudios sobre el cáncer de mama y el cérvico-uterino, ambos de gran incidencia en la población cubana.

"Este evento educa en calidad de vida -coincidió Carlos Gatorno, director de los eventos deportivos Marabana y Maracuba-, pues ante todo es una fiesta que celebra la alegría de vivir.

Gatorno destaca que la educación contra el cáncer es una prioridad del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), también comprometido con las acciones internacionales del Día Mundial del Corazón y del programa contra la diabetes. 

Lo que comenzó como un sueño improbable ha derivado en una realidad contundente, que moviliza e inspira al mundo. En 26 años de Maratón, la Fundación Terry Fox ha recaudado más de 300 millones de dólares canadienses para las investigaciones sobre el cáncer y la promoción de estilos de vida más sanos.

El pasado año, Cuba aportó 39 mil dólares a la causa de Terry, pero más importante que los fondos conseguidos ha sido mantener vivo ellegado del joven canadiense, reproducido anualmente en cada rincón del mundo donde sobreviva la esperanza. (Segunda parte y final).


Notas anteriores
- Obesidad: un duro obstáculo para la longevidad satisfactoria
- OPS otorga certificado de reconocimiento a científico cubano
- Hallan una puerta abierta contra el mal de Parkinson
- La enfermería avileña celebra su día
- Primacía en atención médica neurológica
- Del dolor a la esperanza (II)
- Del dolor a la esperanza (I)
- Presencia avileña en AngioCaribe
- Estados Unidos bloquea a Internet en Cuba (II)
- Estados Unidos bloquea Internet en Cuba (I)
- Verdades irrefutables
- Ché Guevara, esencialmente humanista
- Oportuna aproximación a las enseñanzas del Ché Guevara
- Seguidores de Terry Fox acuden a la cita
- Reencuentro con el mar
- Una droga bajo piel de cordero
- Tres buenos recuerdos de San Carlos de La Cabaña
- Fístulas urinarias, un libro de imprescindible consulta
- Presentan glosario estomatológico en la fiesta de las letras
- El mar como protagonista

1 l 2 l 3 l 4 l 5 l 6 l 7 l 8 l 9 l 10 l 11 l 12 l 13 l 14 l 15 l 16 l 17 l 18 l 19 l 20
página final Página Anterior l Siguiente página página final
Imprimir Artículo
: Licenciada en Información Científico Técnica y Bibliotecología - Directora de la Biblioteca Médica Nacional | Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 23 Esquina N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP: 10 400 Cuba | Teléfs.: (537) 8326477, (537) 832-6967 y (537) 832-4317, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:15 a.m. a 7:45 p.m.


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002