Infomed
Nuevo Portal
lunes, 9 de diciembre de 2019
Mapa del SitioServiciosSoporteNuestra RedCorreoBuscar

Salud, es el tema

Del dolor a la esperanza (I)

Sábado, 28 de abril de 2007

Por Lisandra Fariñas Acosta

Medio centenar de países recuerdan cada año la proeza del joven canadiense Terry Fox, quien el 12 de abril de 1980 sumergió su pierna artificial en las aguas oscuras del puerto de Saint John´s para adentrarse en la mayor aventura de su vida: una carrera que llamó Maratón de la Esperanza. 

Recorrió miles de kilómetros para recaudar fondos en la lucha contra el cáncer. Después de Canadá, Cuba logra la mayor convocatoria mundial para ese evento.

El inolvidable Terry Fox Hace casi tres décadas, un muchacho de apenas 22 años de edad se empeñó en darle una lección al mundo. Fuerte y voluntarioso, el joven de cabello rizado y piel bronceada apostó toda su energía a la vida en una quijotesca aventura a través de Canadá que desafiaba la lógica y el sentido común. Era su manera de conquistar un sueño.
 
Sin punto intermedio

Su gesta comenzó cuatro años antes, cuando al aún adolescente Terry le diagnosticaron cáncer en los huesos de su pierna derecha, amputada finalmente varios centímetros sobre la rodilla. Los días vividos en el hospital fueron angustiosos, pero impregnaron en él para siempre el deseo de luchar.

Ahora, el joven canadiense tenía una nueva razón de ser, una misión a la que dedicó sus últimas fuerzas: no rendirse ante una enfermedad tan devastadora.

Según los médicos, sus posibilidades de sobrevivir eran de apenas un 50 ó 70 por ciento. Sin embargo, Terry asumió este riesgo como un nuevo desafío: el cáncer le robó una pierna, pero no le impediría avanzar, así que, en acto cargado de simbolismo, resolvió correr.

Buena sorpresa se llevó su madre cuando le reveló las intenciones de realizar una carrera por todo Canadá. La señora, tomándolo a broma, le contestó: "Estás loco". El padre simplemente preguntó: "¿Cuándo?", y Terry comprendió que contaba con el apoyo de ambos.

Durante 15 meses se entrenó, y el 12 de abril de 1980 sumergió su pierna artificial en las aguas oscuras del puerto de Saint John´s para adentrarse en la mayor aventura de su vida: una carrera que llamó Maratón de la Esperanza, la cual recaudaría fondos para el desarrollo de investigaciones sobre su padecimiento.

Terry no perdió su pelea

Era un día nublado en el norte de Ontario cuando Terry corrió sus últimas millas. Para entonces la gente en Canadá ya vivía su sueño. Muchos, incluso, lloraban al verlo pasar. Sus puños crispados de preocupación, sus ojos fijos en el camino… mas su mirada de valor y sus pasos sobre el pavimento permanecían firmes.

Con la meta de llegar al otro extremo del país corrió durante 143 jornadas, promediando diariamente los 42 kilómetros de la maratón olímpica. Pero a mitad del trayecto, cuando ya había vencido 5 373 kilómetros, tuvo que parar. El cáncer invadía sus pulmones.

Los padres se creyeron víctimas del destino, pero Terry replicó: "No pienso que esto sea injusto, de eso se trata el cáncer. No soy el único, no soy especial. Esto solo intensifica lo que hice. ¿Cuántas personas hacen algo en lo cual realmente creen?".

Terry murió 10 meses después de interrumpir su empresa, a pocos días de cumplir sus 23 años, pero no perdió la pelea ni su historia terminó con la muerte, aquel 28 de junio de 1981.

En septiembre de ese año, unas 300 mil personas participaron en la primera carrera Terry Fox, para honrar su épico ejemplo. Algunos caminaron, otros corrieron, y los organizadores lograron recaudar 3.2 millones de dólares para la lucha contra el cáncer. Al Maratón de la Esperanza aún le faltaban muchas millas por avanzar. (Fin de la primera parte)


Notas anteriores
- Obesidad: un duro obstáculo para la longevidad satisfactoria
- OPS otorga certificado de reconocimiento a científico cubano
- Hallan una puerta abierta contra el mal de Parkinson
- La enfermería avileña celebra su día
- Primacía en atención médica neurológica
- Del dolor a la esperanza (II)
- Del dolor a la esperanza (I)
- Presencia avileña en AngioCaribe
- Estados Unidos bloquea a Internet en Cuba (II)
- Estados Unidos bloquea Internet en Cuba (I)
- Verdades irrefutables
- Ché Guevara, esencialmente humanista
- Oportuna aproximación a las enseñanzas del Ché Guevara
- Seguidores de Terry Fox acuden a la cita
- Reencuentro con el mar
- Una droga bajo piel de cordero
- Tres buenos recuerdos de San Carlos de La Cabaña
- Fístulas urinarias, un libro de imprescindible consulta
- Presentan glosario estomatológico en la fiesta de las letras
- El mar como protagonista

1 l 2 l 3 l 4 l 5 l 6 l 7 l 8 l 9 l 10 l 11 l 12 l 13 l 14 l 15 l 16 l 17 l 18 l 19 l 20
página final Página Anterior l Siguiente página página final
Imprimir Artículo
: Licenciada en Información Científico Técnica y Bibliotecología - Directora de la Biblioteca Médica Nacional | Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 23 Esquina N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP: 10 400 Cuba | Teléfs.: (537) 8326477, (537) 832-6967 y (537) 832-4317, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:15 a.m. a 7:45 p.m.


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002