Infomed
Nuevo Portal
sábado, 21 de septiembre de 2019
Mapa del SitioServiciosSoporteNuestra RedCorreoBuscar

Salud, es el tema

Oportuna aproximación a las enseñanzas del Ché Guevara

Sábado, 24 de marzo de 2007  

En la mañana del miércoles último tuve el privilegio de presenciar la conferencia del doctor Gregorio Delgado García, médico historiador del Ministerio de Salud Pública de Cuba, en torno a la Formación Humanista y Médica del doctor Ernesto Guevara y sus Aportes al Desarrollo Médico Social en el archipiélago cubano. 

Desde el mismo inicio de la conferencia, practicada en el Instituto de Neurología y Neurocirugía, el doctor Delgado cautivó a todo el auditorio con una pormenorizada e impactante disertación.

Ché Guevara, Guerrillero HeroicoAbordó detalles de los primeros años de vida del bien llamado Guerrillero Heroico, hasta su paso por la enseñanza pre-universitaria y luego los estudios correspondientes a la carrera de Medicina.

Fue, sin dudas, una oportuna aproximación a la vida del Ché Guevara, quien fue calificado por el conocido filósofo francés, Jean Paul Sartre, "como el hombre más completo de su tiempo. No fue solamente un intelectual, fue un combatiente, que supo sacar del combate, de su experiencia, la teoría para llevar adelante la lucha".

En esta ocasión, quiero compartir con los lectores de este espacio algunas de las consideraciones emitidas por el doctor Delgado, las cuales guardan, desde mi percepción, un estrecho vínculo con la proyección altruísta y emancipadora del doctor Ernesto Guevara de la Serna. 

En una conferencia dictada el 20 de agosto de 1960, refiere el doctor Delgado, Ché exponía cómo se forjó su pensamiento médico social: "Después de recibido, por circunstancias especiales y quizá también por mi carácter, empecé a viajar por América y la conocí entera". 

"Empecé a entrar en estrecho contacto con la miseria, con el hambre, con las enfermedades, con la incapacidad de curar a un hijo por falta de medios, con el embrutecimiento que provocan el hambre y el castigo continuo, hasta hacer que para un padre perder a un hijo sea un accidente sin importancia, como sucede muchas veces en las clases golpeadas de nuestra patria americana". 

"Y empecé a ver que había cosas, que en aquel momento, me parecieron casi tan importantes como ser un investigador famoso o como hacer algún aporte sustancial a la ciencia médica: y era ayudar a ese gente". 

No es preciso meditar mucho para comprender el alto significado que tenía para el Ché la existencia del ser humano, el poder disponer de derechos tan elementales como el acceso a la alimentación, a la salud y tener decorosas condiciones de vida. 

Resulta visible también su preocupación por cambiar ese orden de cosas, para que esas clases golpeadas de nuestra partria americana tuvieran otros derroteros, fuera del alcance del hambre, la miseria y las enfermedades, realidades palpables hoy en no pocos territorios de América Latina y del Tercer Mundo. 

Su ejemplo y el del selecto grupo de combatientes que le acompañó en la epopeya boliviana, no deja espacio alguno para las especulaciones y frustaciones de sus adversarios, en cuanto a por qué combatió, en nombre de quién combatió, y por quién dio su vida y la de sus compañeros en tan noble empeño. 

En esa propia intervención del Ché este expone su valoración sobre el ser humano: " Comprendimos perfectamente que vale, pero millones de veces más la vida de un solo ser humano, que todas las propiedades del hombre más rico de la tierra". 

Es admirable, convincente, su inapelable apego por la condición humana, por el valor que otorga a la existencia de una persona, en un mundo donde hoy pulula el egoísmo desmedido de los poderosos que no dudan en invadir, destruir, matar, con tal de satisfacer sus intereses hegemonistas e imperiales. 

Ciertamente Ché apostó por los desposeídos, por esos a los que por mucho tiempo se les ha negado el derecho a la vida, que es igual a decir observar el mundo que les rodea, saber leer, escribir, poder ganar el pan de cada día con total dignidad.  

Eso, desde luego, no lo comparten (en mayúsculas) los que quieren todas las riquezas, todos los beneficios, todo lo provechoso de este mundo. Por ello es válido reflexionar acerca de estas enseñanzas del Ché, de su pensamiento médico y humanista, ahora que nos acercamos al aniversario 40 de su inolvidable incursión liberadora en suelo boliviano.


Notas anteriores
- Obesidad: un duro obstáculo para la longevidad satisfactoria
- OPS otorga certificado de reconocimiento a científico cubano
- Hallan una puerta abierta contra el mal de Parkinson
- La enfermería avileña celebra su día
- Primacía en atención médica neurológica
- Del dolor a la esperanza (II)
- Del dolor a la esperanza (I)
- Presencia avileña en AngioCaribe
- Estados Unidos bloquea a Internet en Cuba (II)
- Estados Unidos bloquea Internet en Cuba (I)
- Verdades irrefutables
- Ché Guevara, esencialmente humanista
- Oportuna aproximación a las enseñanzas del Ché Guevara
- Seguidores de Terry Fox acuden a la cita
- Reencuentro con el mar
- Una droga bajo piel de cordero
- Tres buenos recuerdos de San Carlos de La Cabaña
- Fístulas urinarias, un libro de imprescindible consulta
- Presentan glosario estomatológico en la fiesta de las letras
- El mar como protagonista

1 l 2 l 3 l 4 l 5 l 6 l 7 l 8 l 9 l 10 l 11 l 12 l 13 l 14 l 15 l 16 l 17 l 18 l 19 l 20
página final Página Anterior l Siguiente página página final
Imprimir Artículo
: Licenciada en Información Científico Técnica y Bibliotecología - Directora de la Biblioteca Médica Nacional | Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 23 Esquina N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP: 10 400 Cuba | Teléfs.: (537) 8326477, (537) 832-6967 y (537) 832-4317, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:15 a.m. a 7:45 p.m.


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002