Infomed
Nuevo Portal
martes, 10 de diciembre de 2019
Mapa del SitioServiciosSoporteNuestra RedCorreoBuscar

Salud, es el tema

El doctor Emilio Martínez en el panorama de la medicina cubana

Sábado 2 de octubre, 2004

NECESARIA INTRODUCCIÓN. La semana entrante se realizará el Quinto Congreso de la Sociedad Oncológica de Centroamérica y el Caribe, SOCECAR, por lo cual es oportuno que Salud, es el Tema coloque esta vez un material vinculado con tal especialidad.

Este espacio se honra (coincidiendo con los autores del trabajo) con la publicación de una nota que refleja aspectos fundamentales de la vida profesional y personal del doctor Emilio Martínez Martínez, a quien se le considera el Padre de la Oncología en Cuba.

El doctor Martínez tuvo mucho que ver, asimismo, con el inicio y desarrollo de la Otorrinolaringología y además se distinguió como higienista, epidemiólogo, escritor científico y profesor universitario.

Otros detalles relacionados con tan relevante personalidad científica son formidablemente expresados por los doctores Luis Enrique Beldarraín Gómez y Enrique Beldarraín Chaple. Observemos, pues, sus consideraciones.

Para dicha y felicidad de los pueblos y de toda la humanidad, han existido hombres que se han destacado en el gobierno de los estados, en las ciencias, en las artes y en narrar la historia de sus pueblos.

Dotados de talento, dones y características personales especiales, son estos hombres quienes han impulsado el pesado carruaje del progreso hacia delante y cuesta arriba en su movimiento indetenible.

Cuba ha tenido la suerte de contar con muchas figuras de estas características, entre las cuales se destaca el doctor Emilio Martínez y Martínez.

De este ilustre médico se señalan algunos de sus principales logros científicos y actividad docente, su carácter y actuación al frente de las instituciones que creó y dirigió, actuación que debe ser conocida por los médicos jóvenes de hoy y por los del futuro.

El doctor Emilio Martínez y Martínez es uno de los grandes forjadores de la medicina cubana. Fue fundador y principal impulsor de las Escuelas Cubanas de Otorrinolaringología y de Oncología.

El profesor Nicolás Puente Duany, al referirse a Emilio Martínez dijo: “ Fue un hombre extraordinario, laborioso, dotado de un carácter disciplinado, de propósitos definidos, ajustados siempre a una moral elevada y animado de un espíritu justiciero y humano. Era un hombre más bien seco, pero afable y cordial”.

El doctor Alfredo Petit, uno de sus discípulos, escribió en una biografía publicada en el centenario de su nacimiento: “Enumerar sus méritos, enunciar sus títulos, loar sus experiencias, su devoción científica y enjuiciar su trayectoria, requieren más que un autor idóneo la confluencia de testimonios de cuantos le conocimos y le tratamos de verdad, que queriéndole , conservamos siempre su venerada memoria.”

Emilio Martínez y Martínez fue el quinto de seis hijos frutos del matrimonio de Antonio Martínez, hijo de un militar español y de Celia Martínez. Nació el miércoles 13 de abril de 1864, en la casa situada en la calle Consulado No. 71, en lo que es hoy La Habana Colonial.

En 1869, su familia emigró a los Estados Unidos y se instaló en Baltimore, Maryland, después de una breve estancia en Nueva York. El refería que había aprendido el idioma inglés antes que el español. Hizo la primera enseñanza en los Estados Unidos.

Emilio completó su educación primaria en Cuba, en el Colegio Politécnico y comenzó el bachillerato en el Colegio San Anacleto, donde se graduó en 1882, con notas de sobresaliente en todas las asignaturas.

Fue brillante en sus estudios universitarios y obtuvo sobresalientes y menciones honoríficas en todas las asignaturas. Se licenció en Medicina y Cirugía en 1887 y se doctoró en 1888, con premio extraordinario.

El cumplimiento del deber era para él una necesidad imperiosa; mostró siempre una ferviente vocación por el ejercicio profesional, por la investigación y la enseñanza.

El doctor J. Stemberg, médico del ejército norteamericano que estudiaba la fiebre amarilla en Cuba lo llevó al Hospital Johns Hopkins de Baltimore, para que continuara los estudios que había iniciado en Cuba.

Hizo su tesis doctoral en esa Universidad, donde conoció al profesor McKenzie, notable laringólogo en los Estados Unidos con el cual estudió la Otorrinolaringología, que era entonces una rama de la cirugía.

A su regreso a Cuba, obtuvo por oposición una plaza de Médico Municipal, practicó la Otorrinolaringología en el Hospital Calixto García y fue nombrado jefe del Laboratorio del Hospital Nuestra Señora de las Mercedes.

Publicó en la Revista de Ciencias Médicas un artículo sobre el primer caso de difteria curado en Cuba con el suero antidiftérico de Behring.

Los médicos que se graduaron en el curso de 1918 le pidieron que escribiera algo para el libro de graduación y escribió lo siguiente: “ Ser eficiente, hacer bien las cosas, es eficiencia. Y si en todos nuestros actos profesionales procuramos concentrar nuestros mayores esfuerzos, lo habremos logrado.

No es visitar a un enfermo por el solo acto de presencia y salir del paso con una receta que cubra las formas. No es el entrar y salir de la oficina a la hora oficial, ni cumplir una comisión con un informe rutinario.

Para ser eficiente no tenemos otro fiscal que la conciencia propia, que debe quedar plenamente satisfecha, convencidos de que nada mejor pudiéramos haber hecho”.

En 1902 introdujo en el país la técnica de intubación laríngea en el tratamiento de la difteria. Había tomado un curso práctico en Nueva York para adquirir habilidad y trajo el instrumental necesario para practicarla.

Cuando se publicaron los trabajos sobre la cirugía del cáncer laríngeo, viajó a Londres para entrenarse. A su regreso, practicó esas operaciones con notable éxito y divulgó la cordectomía transtiroidea para el cáncer de cuerdas vocales localizado.

Al conocer que el famoso profesor alemán Gluck practicaba con asiduidad y con muy buenos resultados la laringectomía total en el cáncer laríngeo, embarcó hacia Berlín y practicó con él, en su clínica, ese tipo de cirugía.

Estuvo en Madrid, donde estudió y practicó con el doctor Tapia, las laringectomías con anestesia local, debido a los riesgos de la anestesia general. Esta técnica la practicó en Cuba desde 1923 con excelentes resultados.

Ingresó en la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana con el trabajo “La anestesia local en el cáncer laríngeo”. Fue la primera gran figura de la otorrinolaringología y de su enseñanza en Cuba y también fue el creador de la Cátedra de ésta especialidad y su primer profesor en la Universidad de La Habana en 1919.

Siempre se interesó mucho por el cáncer bucofaríngeo y le decepcionaban los métodos poco exitosos de su tratamiento. Se entusiasmó con los descubrimientos y empleo del radium y de los rayos X, que lo impulsaron a informarse sobre ellos.

Desarrolló muchas iniciativas importantes como fundador de la Liga Contra el Cáncer: creó el Instituto del Cáncer de Cuba, inaugurado en 1929, que dirigió con elevado rigor científico y organizativo hasta poco antes de morir.

Fundó y dirigió el Boletín Científico de la Liga contra el Cáncer hasta su muerte, desde donde se impartían conocimientos, consejos y estímulos para que los jóvenes y estudiosos se inclinaran hacia esta rama de la medicina.

Logró la construcción del bello edificio para el Instituto del Cáncer en el Hospital General Calixto García en 1929, aprobado por el Colegio de Cirujanos Norteamericanos, por cumplir con los requisitos exigidos por esa institución para establecimientos de esa clase.

Emilio Martínez fue el iniciador de la propaganda en Cuba de la lucha contra el cáncer; sobre la base del diagnóstico precoz, divulgó además en el Boletín de la Liga Contra el Cáncer los síntomas de las lesiones precoces en las diferentes localizaciones y su detección en las diversas especialidades.

Esta divulgación adecuada y bien dirigida, tanto al público general como a los médicos, tenía la finalidad de que el paciente acudiera tempranamente al especialista y este pudiera hacer el diagnóstico temprano y orientar el tratamiento adecuado.

La gigantesca labor de la Liga Contra el Cáncer orientada y dirigida por él, es una epopeya que muchos desconocen y es digna del conocimiento de los médicos y estudiantes de estas ciencias en Cuba.

Editó con otros especialistas un pequeño libro titulado “Diagnóstico precoz del cáncer”, luchó por el establecimiento de centros oncológicos provinciales y fomentó las Jornadas Cancerológicas y los intercambios con otras sociedades científicas. Intentó hacer presente la enseñanza de la Oncología en el curriculum de los estudios de medicina de pregrado.

Consiguió que se hiciera obligatoria la declaración de los casos de cáncer con fines estadísticos en 1928 y demandó de forma impetuosa la necesidad de la formación de médicos oncólogos.

En la Junta Nacional de Sanidad se reconocieron la rectitud de sus criterios, conducta que manifestó cuando ocupó la Secretaría de Sanidad y Beneficencia de la República de Cuba en 1936. Fue fundador de la Federación Médica de Cuba y de su Circulo Médico. Creó la Escuela de Enfermería de Cuba, de la que fue profesor y asesor.

Falleció el 8 de diciembre de 1948, en su residencia de la calle 15 esquina a 8, en el Vedado. Honor a quien honor merece. Quien honra al doctor Emilio Martínez y Martínez, se siente honrado a sí mismo.


Notas anteriores
- Detección precoz y eficaz tratamiento: puntos claves en programas de pesquisaje
- El doctor Emilio Martínez en el panorama de la medicina cubana
- Onco 2004 está por llegar
- ¡Hasta siempre, querido e inolvidable profesor López Sánchez!
- Agosto primero de 1900, un encuentro memorable
- Infomed, dos años consecutivos Vanguardia Nacional
- Electroneuromiografía clínica, un texto de gran utilidad
- Continuadores de Romay perpetúan su pensamiento
- Homenajeados personalidades, organizaciones e instituciones relacionadas con la vacunación
- La vacuna en Cuba
- Toxicología clínica, válida proyección comunitaria
- Destacarán trayectoria de Romay en el bicentenario de la Junta de Vacuna
- Realidades de la implantología bucal en el mundo de hoy
- Realizan en Villa Clara II Encuentro de Cirugía General Cuba- Argentina
- Felicidades, camarada
- Novedoso sitio web dedicado a la hipertensión arterial en la adolescencia
- Novedoso sitio web dedicado a la hipertensión arterial en la adolescencia
- Ponderan resultados de conferencia sobre implantes y estética dental
- Implantes y estética dental, temas del momento
- Emotivo homenaje a médicos graduados hace 50 años

1 l 2 l 3 l 4 l 5 l 6 l 7 l 8 l 9 l 10 l 11 l 12 l 13 l 14 l 15 l 16 l 17 l 18 l 19 l 20
página final Página Anterior l Siguiente página página final
Imprimir Artículo
: Licenciada en Información Científico Técnica y Bibliotecología - Directora de la Biblioteca Médica Nacional | Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 23 Esquina N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP: 10 400 Cuba | Teléfs.: (537) 8326477, (537) 832-6967 y (537) 832-4317, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:15 a.m. a 7:45 p.m.


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002