Infomed
Nuevo Portal
miércoles, 5 de agosto de 2020
Mapa del SitioServiciosSoporteNuestra RedCorreoBuscar

Salud, es el tema

¡Hasta siempre, querido e inolvidable profesor López Sánchez!

18 de septiembre, 2004

OPORTUNA RECORDACIÓN. Recientemente ocurrió, en La Habana, el lamentable deceso del profesor José López Sánchez. Salud, es el Tema ha querido reflejar en su espacio algunas de las facetas más importantes sobre la vida y obra de este querido hombre de ciencias y letras.

Uno de sus más cercanos colaboradores, nuestro colega José Antonio López Espinosa, preparó el obituario siguiente, el cual ponemos a la disposición de nuestros lectores.

A las 2:30 de la madrugada del pasado jueves 9 de septiembre dejó de existir, víctima de un infarto cerebral, un grande de la ciencia y la cultura cubana, el profesor José López Sánchez, cuyo deceso constituye una irreparable pérdida para la comunidad científica.

Dotado de una envidiable inteligencia y de una tenacidad sin límites, el profesor López Sánchez mantuvo su obra creadora prácticamente hasta los últimos momentos de su larga y fecunda vida.

Nació en La Habana el 4 de junio de 1911 en el seno de una familia obrera tabacalera. Cursó los estudios primarios en Santiago de Cuba en el colegio Juan Bautista Sagarra y se graduó de Bachiller en el Instituto de Segunda Enseñanza de Santa Clara.

Obtuvo el título de Doctor en Medicina en la Universidad de La Habana en 1938, luego de su regreso de España en calidad de brigadista internacional, donde representó a la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y al Partido Comunista de Cuba (PCC) y fue comisario político y corresponsal de guerra.

Como médico se especializó en Dermatología y Sífilis y Lepra y se dedicó con preferencia a la subespecialidad de Neurosífilis. Fue Jefe de Departamento del Centro Benéfico Jurídico de los Trabajadores y del Hospital de Emergencias “General Freyre de Andrade”.

En la Universidad de La Habana impartió cursos de Higiene Industrial, Medicina del Trabajo y Medicina Reflexológica, fundamentados en las teorías de la escuela fisiológica de Pavlov.

En 1960 creó la cátedra de Historia de la Medicina y publicó un libro de texto de esa asignatura, al mismo tiempo que desempeñaba los cargos de Viceministro y de Vicepresidente del Consejo Científico en el Ministerio de Salud Pública.

Por Decreto del Consejo de Ministros del Gobierno cubano, fue designado en 1962 miembro de la Comisión Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba y luego elegido Vicepresidente Primero y Secretario Científico de esa corporación.

Ese mismo año fundó el Museo Histórico de las Ciencias Médicas “Carlos J. Finlay” en el edificio que antes ocupó la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana.

En 1974 se le asignó la misión de representar a la República de Cuba como Embajador en la India y Concurrente en Bangla Desh, el Reino de Nepal y Afganistán.

Tras cumplir en 1981 esta labor diplomática, fue Director de Documentación del Ministerio de Relaciones Exteriores hasta 1984, año en el que se acreditó como Embajador ante la Confederación Helvética (Suiza), en la que se mantuvo en el desempeño de esa función hasta 1989.

Su obra como historiador comenzó en 1942 con la traducción al español del libro de Henry E. Sigerist Socialized Medicine in the Soviet Union, publicada por la Editorial Páginas de la que era su Presidente.

Con motivo del centenario del natalicio del doctor Tomás Romay Chacón, publicó su biografía en 1949 con el título de Vida y obra del sabio médico habanero Tomás Romay y Chacón.

Este libro lo hizo merecedor del Premio Francisco González del Valle, que otorgaba la Asociación de Estudios Históricos e Internacionales, y del Premio de la Federación Médica de Cuba, auspiciado por el Colegio Médico Nacional.

Otras de las obras más importantes de su vasta bibliografía relacionada con la historia de las ciencias son El primer médico cubano: Diego Vázquez de Hinostrosa, publicada en 1960 y Tomás Romay y el origen de la ciencia en Cuba, en 1964.

Asimismo, La Medicina en La Habana, Cronología de los hechos médicos consignados en las actas capitulares del Ayuntamiento de La Habana, en 1970; Humboldt y su época, también en 1970; Ciencia y Medicina e Historia de la Medicina, en 1986 y Finlay: el hombre y la verdad científica, en 1987.

Tras cumplir su última misión diplomática en 1989, se dedicó por entero a la investigación de la historia de las ciencias y, a la amplia bibliografía que ya entonces acumulaba entre artículos, libros, monografías, traducciones, discursos, prólogos, recensiones de libros e informes, agregó obras de gran valor.

Entre ellas se destacan: Cuba, medicina y civilización. Siglos XVII y XVIII, que vio la luz en 1997; Carlos J. Finlay, His life and work, en 1999; La emigración cubana por causa de cultura antes de la creación de la Universidad, en 2002.

Igualmente, Primer claustro médico y los primeros estudiantes de medicina en la Universidad de La Habana, en 2003, La primera mujer que ejerció la medicina en Cuba y la primera médica cubana graduada en la Universidad de La Habana, en 2004.

Los ejemplos anteriores son más que suficientes para demostrar las inquietudes científicas y la energía creadora del profesor López Sánchez, aún a una edad que rebasaba ya las nueve décadas de vida, las cuales sólo cedieron ante el llamado al cumplimiento de la inevitable ley biológica independiente de su férrea voluntad y de su bien desarrollada conciencia.

Ante este doloroso desenlace queda el consuelo de su bella obra como genial historiador y de su imborrable ejemplo como médico, revolucionario, dirigente, diplomático y profesor, facetas en las cuales se fundará el quehacer de los que en esta época y en las venideras se consagren a servir a sus semejantes por diferentes vías.


Notas anteriores
- Internacionalistas exponen sus experiencias (II)
- Internacionalistas exponen sus experiencias (I)
- Funcionarán novedosos centros de oftalmología en Ciego de Ávila
- Bailar con el corazón, una experiencia inolvidable
- Exitosa realización del Tercer Congreso de ALAPSA
- Psicólogos latinoamericanos abren un espacio para la meditación y el análisis
- "La atención preventiva en estomatología es una necesidad"
- Estomatología 2005: una gran fiesta científica
- Los felicito por el aporte brindado en beneficio de Cuba y del mundo
- Ustedes nunca dejarán de ascender como profesionales
- Después de 40 años, un sostenido y prolongado aplauso
- Un pediatra que cumplió bien la obra de su vida
- Diccionario médico
- Perduran los momentos de Pediatría 2005
- Es el momento de Pediatría 2005
- ¿Me cuido? no me cuido...
- Soy un amante de la naturaleza
- Anticoncepción de emergencia: eficaz terapéutica para evitar un embarazo
- Debatida terapia hormonal y su vinculación con los riesgos cardiovasculares
- Aparición de la primera revista cubana dedicada a la Estomatología

1 l 2 l 3 l 4 l 5 l 6 l 7 l 8 l 9 l 10 l 11 l 12 l 13 l 14 l 15 l 16 l 17 l 18 l 19 l 20
página final Página Anterior l Siguiente página página final
Imprimir Artículo
: Licenciada en Información Científico Técnica y Bibliotecología - Directora de la Biblioteca Médica Nacional | Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 23 Esquina N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP: 10 400 Cuba | Teléfs.: (537) 8326477, (537) 832-6967 y (537) 832-4317, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:15 a.m. a 7:45 p.m.


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002