Infomed
Nuevo Portal
viernes, 4 de diciembre de 2020
Mapa del SitioServiciosSoporteNuestra RedCorreoBuscar

Salud, es el tema

Continuadores de Romay perpetúan su pensamiento

17 de julio, 2004

No es una mañana habitual esta del 13 de julio del 2004. Es un día de conmemoraciones. Doscientos años atrás se fundaba la Junta Central de Vacuna de Cuba y solo unos pocos meses antes, en febrero de 1804, se introducía y propagaba la vacuna en nuestro país.

Un médico habanero graduado el 12 de septiembre de 1791, fue la principal figura de aquel suceso: Tomás Romay y Chacón ocupó, desde entonces, un cimero lugar en la historia científica de Cuba. Su acción impedía la muerte de muchos de sus compatriotas por causa de la viruela.

Había hecho estudios sobre el trascendental descubrimiento de Edward Jenner en Europa y aplicó la vacuna exitosamente desde el 12 de febrero contra la letal enfermedad.

El doctor Francisco Xavier de Balmis, enviado a establecer el novedoso método en los dominios españoles en mayo de 1804, quedó impactado por el hecho y calificó a nuestro investigador como sabio.

Por más de tres décadas Romay se dedicó a la vacunación antivariólica y en ese propio tiempo fue Secretario Facultativo de la Junta Central de Vacuna. Referencias de la época ponderan su gestión desde ese alta responsabilidad.

Hablan bien aquéllos que lo inmortalizan por introducir y propagar la vacuna en el mayor territorio antillano, pero no es lo único que lo dintingue.

Romay abrió una nueva época al alejarse de los preceptos de Avicena y Galeno; creó y fue el primer redactor y director del Papel Períodico de La Havana, e inauguró la bibliografía científica de Cuba al escribir su famosa monografía acerca de la fiebre amarilla.

Sus 69 años y la pérdida de una de sus hijas por causa de la epidemia del cólera, no fueron obstáculos para que enfrentara resueltamente el azote de aquella enfermedad en Cuba, en 1833. El terrible mal ya había segado la vida de numerosas personas en Europa y Asia.

Romay contribuyó también a fomentar la cultura de nuestro país, especialmente en lo referente a la medicina, química, botánica, higiene y educación.

Desestimó las creencias filosóficas acerca de las limitaciones del pensamiento en el ser humano, en llamativo contraste respecto a las concepciones de ese tipo que se manejaban en aquélla época.

Doscientos años después el indeleble ejemplo de Romay toma vida en las mujeres y hombres que crean y producen vacunas en el querido caimán caribeño.

Así lo siento, así lo pienso, en esta no habitual mañana del 13 de julio del 2004. Si Balmis quedó asombrado dos centurias atrás por el desempeño de nuestro insigne médico, hoy Cuba asombra nuevamente al mundo con la efectiva aplicación de diferentes tipos de vacunas.

Es el caso de las que se procesan para combatir el cáncer, la antimeningocóccica, la antihepatitis B y la Haemophillus influenzae, tipo B, única de su tipo a nivel universal, por solo referir algunas de ellas.

Hoy los niños y las madres de Cuba no tienen por qué temer a esas y a otras enfermedades, a pesar de que algunos quieren negarlo, ocultarlo y devaluarlo.

Ante los ojos del doctor Ramón Zambrana Romay fue grande porque su inteligencia, su saber y su corazón se empleaban siempre en el bien de sus semejantes y por el engrandecimiento y la gloria de su patria.

Hoy, sus continuadores, perpetúan esas ideas y hacen que brote en cada niño, en cada familia, en el pueblo todo, su eterno agradecimiento por la vida.


Notas anteriores
- Entrega Balaguer Moneda Conmemorativa por el Centenario del Minsap
- Participa Cuba en congreso mexicano de enfermería
- Acto conmemorativo del curso fundador en el Instituto Victoria de Girón
- La obra cubana en materia de salud es inextinguible
- Venezuela recibe oficialmente el satélite Simón Bolívar
- Psiquiatría cubana: pilar de atención integral al hombre
- Avances de la salud cubana en 2008
- Recibe el Dr. Álvarez Cambra categoría especial de Profesor de Mérito
- Realizado acto de homenaje a docentes del ISCM-H
- Premio al talento médico y al amor a los niños
- Dr. Márquez Guillén: "la entrega de la Orden Carlos J. Finlay es un alto honor"
- Instituciones de España y Cuba firman acuerdo de colaboración
- Destacan trascendencia profesional e histórica del Dr. Francisco Argilagos
- Resalta Balaguer humanismo del trabajador de la salud de Cuba
- Otorrinolaringología avileña anfitriona de evento territorial
- Entregan categoría de Profesor de Mérito al Dr. Fernández-Brito
- Desde este lunes, Frateros 2008
- Participó Cuba en congreso de la Asociación Médica Latinoamericana de Rehabilitación
- Entregan reconocimientos a pediatras cubanos
- Muestra Cuba experiencia en atención pediátrica

1 l 2 l 3 l 4 l 5 l 6 l 7 l 8 l 9 l 10 l 11 l 12 l 13 l 14 l 15 l 16 l 17 l 18 l 19 l 20
página final Página Anterior l Siguiente página página final
Imprimir Artículo
: Licenciada en Información Científico Técnica y Bibliotecología - Directora de la Biblioteca Médica Nacional | Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 23 Esquina N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP: 10 400 Cuba | Teléfs.: (537) 8326477, (537) 832-6967 y (537) 832-4317, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:15 a.m. a 7:45 p.m.


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002