Infomed
Nuevo Portal
jueves, 18 de julio de 2019
Mapa del SitioServiciosSoporteNuestra RedCorreoBuscar

Salud, es el tema

Síndrome del niño sacudido (I)

Viernes, 23 de junio de 2006

Por: Dr. Carlos Cabrera Alvarez *

Introducción

Es este un síndrome muy interesante, pues como menciona el Profesor Nestor Acosta en su libro debe definirse “cuando la lesión infligida es accidental o no”.

Es aquí donde queremos iniciar nuestro análisis, ya que es común ver a padres que sin ninguna malicia sujetan al niño por el tórax y lo sacuden manteniendo los brazos en alto. 

Desconocen la magnitud de esta maniobra, pues siempre ponemos como ejemplo: “déjese usted sacudir por otra persona y vea qué se siente”.

El niño en ese momento se ríe pues es una sonrisa social. Calcule usted cómo el cerebro se mueve con el efecto de golpe y contragolpe dentro de la cavidad craneana, sin contar otras lesiones que se pueden producir a las cuales nos referiremos más adelante.

Es por ello que en nuestras conferencias  siempre exponemos una diapositiva que expresa: nunca sacuda a un niño ni por jugar ni por enojo.

Definición

Es el conjunto de lesiones producto de la agresión recibida a un niño por un adulto al ser sacudido o lanzado de forma intencional.

Se ve con más frecuencia en los niños por debajo de los 3 años y es además es una de las principales causas de muerte y de lesiones encefálicas en estas edades.

Patogenia

Se producen las lesiones por desgarro de los vasos del encéfalo y por movimientos de aceleración y desaceleración.

A esta edad los vasos del encéfalo no están bien formados, por lo que son más débiles y se rompen con facilidad, provocando las diferentes lesiones que veremos posteriormente.

Muchas de las epilepsias en los cuales no hallamos antecedentes hereditarios ni otras causas, debemos pensar que pueden ser niños que por una u otra razón han sido sacudidos.

En ocasiones, el niño sujeto por el agresor lo sacude, lanza o balancea, describiendo la cabeza un arco de movimiento que se detiene al golpear con un objeto, el cual puede ser una superficie blanda como un colchón o un sofá o una superficie dura.

En el primero de los casos se produce una ruptura de los pequeños vasos entre el cráneo, cerebro y meninges; en el segundo, ocurren con más frecuencia fracturas conminutas, separación de las suturas craneales, fracturas desplazadas, etc.

Lesiones más frecuentes

Hay lesiones neurológicas, oftalmológicas y osteomioarticulares.
Las lesiones neurológicas o encefálicas se producen por la anatomía característica del cerebro y los vasos del niño. En estos pacientes se observa una encefalopatía hipóxica isquémica.

El cuadro puede ser confuso por la poca información que refieren los padres y por ser niños pequeños.

Ello puede provocar la aparición tardía de secuelas irreversibles del sistema nervioso central a consecuencia de la hipoxia o hemorragias que provocan lesión axonal y atrofia cerebral, que da como consecuencia retardo mental, paresias, disfunción motora, ceguera, etc.

Las lesiones oftalmológicas se relacionan, sobre todo, con daños a nivel de retina. Se pueden observar manchas de aspecto algodonoso (por isquemia de la capa de células nerviosas), edema de la papila, hemorragias vítreas e incluso desprendimiento de retina.

En la cámara posterior se pueden encontrar retinosquisis traumática, atrofia coroidea periférica, agujeros maculares, tracción vítrea con pliegues de la retina, avulsión de la retina desde la cabeza del nervio óptico, hemorragias en la vaina del nervio y atrofia óptica.

Las hemorragias retinianas son mas frecuentes por debajo de los 18 meses de edad. Cualesquiera de los diferentes tipos de hemorragias se pueden ver en este síndrome, pero las mas frecuentes son la intraretineal y la preretineal, esparcidas circunferencialmente alrededor del nervio óptico.

Este último tipo de hemorragia puede irrumpir a través de la cara posterior del vítreo y extenderse dentro de éste causando una hemorragia vítrea.

La etiología de esta hemorragia es controvertida. Se plantea, por ejemplo, el aumento de la presión intratorácica cuando se comprime al niño por el pecho y un aumento de la presión venosa intracraneal, lo cual ocasiona la llamada retinopatía de Purtscher.

También se describen las lesiones que ocurren en el cerebro causadas por los movimientos de aceleración y deseleración.
Estos provocan lagunas en los vasos de la retina e intracraneales y por consiguiente las hemorragias que pueden conducir al llamado síndrome o retinopatía de Terson.

Algunos autores se preguntan si estas hemorragias se vinculan con los mecanismos de resucitación practicados en el niño y no a las acciones traumáticas. 

El aumento de la tensión arterial o de la presión intracraneal o torácica puede causar las hemorragias, pero la evidencia de las hemorragias retinianas en este síndrome por  consecuencia de sacudidas es inobjetable.

Las lesiones espinales aparecen cuando el niño es lanzado o empujado violentamente contra una superficie plana con hiperflexión de la columna. En un estudio de autopsias representó el 25 % de los casos analizados.

Las lesiones costales se observan por severas sacudidas y pueden aparecer con fracturas de los huesos largos, si el niño es golpeado por detrás al nivel del tórax.

Las lesiones de la parte posterior de la costilla se producen por lo regular entre las que articulan con T-4 y T-9 mientras que la disyunción condrocostal es visible entre la segunda y la novena articulación de las mismas.

Las fracturas del arco lateral son producidas por compresión anteroposterior del pecho, mientras que las fracturas del arco posterior, postero-lateral, proceso transverso y disyunción condrocostal por compresión lateral.

En el caso de este síndrome, además de las  marcas por haber sido golpeados, se puede ver en los niños pequeños las huellas de las manos al sujetarlos por el tórax para ser sacudidos.

* El autor es especialista de segundo grado en Ortopedia y Traumatología.

Profesor Auxiliar del Departamento de Ortopedia del hospital universitario Pedro Borrás Astorga.

Miembro del comité académico para la prevención del maltrato infantil del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana.

(Fin de la primera parte)


Notas anteriores
- Funcional recurso desde la Biblioteca Médica Nacional
- El estigma de una enfermedad
- El bicentenario de la introducción de la vacuna en Cuba (2)
- El bicentenario de la introducción de la vacuna en Cuba (1)
- Expuestos temas actuales sobre el infarto agudo del miocardio
- Células madres: foco de atención en taller de rehabilitación cardíaca
- Web sobre Finlay: revitaliza certeza de sus postulados
- Destacado grupo de profesionales recibe la Orden Carlos J. Finlay
- Gracias a ustedes
- Presentan página web y disco compacto sobre la obra de Finlay
- Confieren distinción de Investigador de Mérito a personalidades de las ciencias médicas
- Otorgan condecoración de nivel mundial al profesor Márquez Guillén
- Natalicio de Finlay: revitalizar su imagen, su pensamiento, su obra
- Califican de exitoso congreso de laparoscopia
- Certero recurso contra el dolor abdominal no filiado
- Técnica laparoscópica: particular importancia ahora y en el futuro
- Laparoscopia: reafirmada su validez diagnóstica y terapéutica
- Técnica laparascópica centrará los debates
- Positiva realización de eventos vinculados a la oncología
- Personal de enfermería, baluarte en la atención oncológica

1 l 2 l 3 l 4 l 5 l 6 l 7 l 8 l 9 l 10 l 11 l 12 l 13 l 14 l 15 l 16 l 17 l 18 l 19 l 20
página final Página Anterior l Siguiente página página final
Imprimir Artículo
: Licenciada en Información Científico Técnica y Bibliotecología - Directora de la Biblioteca Médica Nacional | Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 23 Esquina N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP: 10 400 Cuba | Teléfs.: (537) 8326477, (537) 832-6967 y (537) 832-4317, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:15 a.m. a 7:45 p.m.


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002