Infomed
Nuevo Portal
sábado, 16 de noviembre de 2019
Mapa del SitioServiciosSoporteNuestra RedCorreoBuscar

Salud, es el tema

El mérito de ser un médico cubano

Lunes, 12 de junio de 2006

Tengo la certeza de que la rabieta de los enemigos de Cuba romperá todos los cálculos posibles por estos días. En Asia, África y en Sudamérica, sus profesionales de la salud están haciendo un mundo diferente donde es totalmente visible el humanismo, la colaboración y la solidaridad.

Terribles han sido -y son- las circunstancias que le ha tocado vivir a la población paquistaní desde que ocurrió aquel movimiento telúrico en octubre pasado, causante de graves pérdidas humanas y materiales.

Médicos cubanos en Paquistán Hasta allí llegó el contingente cubano Henry Reeve solamente con el interés de mitigar el dolor, de curar, y de preservar vidas.

A lo largo de siete difíciles meses el personal sanitario de Cuba atendió a 1 743 244 pacientes, de los cuales 802 282 fueron atendidos en el terreno.

Asimismo, se realizaron 14 506 operaciones,10 683 enfermos fueron ingresados, y 166 262 recibieron tratamientos de fisioterapia y rehabilitación.

Antes de que el último grupo de colaboradores cubanos abandonara el suelo paquistaní, el Presidente de ese país, general Pervez Musharraf, mencionó su tristeza por la despedida y afirmó que el ejemplo de la misión médica cubana perdurará en el corazón de su pueblo.

En el adiós, Cuba donó 32 hospitales integrales de campaña y ofreció mil becas para que jóvenes con limitados recursos económicos y de las zonas más afectadas por el terremoto, puedan estudiar Medicina en el archipiélago caribeño.

GALENOS CUBANOS EN BOLIVIA

En atención a datos publicados por la prensa cubana, en estos momentos unos 700 profesionales de la salud de esa nación caribeña ofrecen sus servicios en Bolivia y en este mes deben entrar en funcionamiento los 20 hospitales donados por las autoridades sanitarias de La Habana.

Hace solo unos pocos días, el Presidente de ese país, Evo Morales, (primer presidente indígena elegido transparentemente en toda la historia de ese territorio andino) resaltó la presencia de la misión médica cubana que ya atendió a más de 560 mil enfermos y devolvió la vista a 12 mil bolivianos como parte de la Operación Milagro.

La referida ayuda implica, además, la inauguración de seis centros para ejecutar terapéuticas de la visión.

La propia fuente indica que los 20 hospitales están equipados con moderna tecnología y que en el ofrecimiento están contemplados el mantenimiento de los equipos suministrados, medicinas, insumos y material desechable.

En cambio, la directiva del Colegio Médico Boliviano observa con malos ojos la cooperación de Cuba e incluso convocó a un paro de protesta.

No hay nada de qué asombrarse, puesto que el funcionamiento del proyecto Milagro perjudica los intereses económicos de esa elitista clase, preocupada únicamente por el dinero que va a perder con la puesta en marcha de la humanitaria iniciativa.

En contraste con esa postura, numerosas poblaciones campesinas solicitan un mayor número de médicos cubanos, prueba inequívoca de que una esperanza real y efectiva está tocando a sus puertas.

Decía al inicio de esta nota que la rabieta de los enemigos de Cuba rompe hoy todos los cálculos posibles y no es para menos, muy grande es su frustación y su odio, realmente no tienen cómo evitar que sucedan y se conozcan estas cosas.

No importa que la llamada Gran Prensa ignore estos hechos, lo saben y lo palpan los olvidados, los humillados y los vilipendiados de diversos rincones del planeta. 

Los médicos de Cuba no buscan méritos ni hacen propaganda, ni imponen su presencia en parte alguna; están en cada sitio por soberana decisión de cada gobierno.

Les basta con observar la sonrisa de un niño después de ser curado, con hacer suyo el afecto de un anciano ya recuperado, con tener la satisfacción de salvar a una madre y su hijo.

Ellos, insisto, no buscan méritos, no les hace falta; tienen uno por derecho propio: han nacido y se han formado en un pequeño archipiélago ubicado en el Caribe. Eso, no tengo la menor duda, es suficiente.  
 
 

 

 

 

 

 


Notas anteriores
- Síndrome del niño sacudido (I)
- El mérito de ser un médico cubano
- El Asesino de Blanco
- Las verdades de Cuba y las mentiras del Imperio
- Prolongar la vida más allá de nosotros (II)
- Prolongar la vida más allá de nosotros (I)
- Una mirada actualizada a la BVS de Cuba
- Pedro Antonio cayó por los humildes de ayer y de hoy
- Contrastes
- Un día dedicado a los que preservan y cuidan la salud
- Un aplauso sostenido para la Ensap
- Un ejemplo para todas las épocas
- Vale la esperanza de este encuentro
- Doctor Gutiérrez: presencia indeleble en las ciencias médicas de Cuba
- Realización de la primera operación de talla hipogástrica en Cuba
- Extracción múltiple de órganos vitales en hospital avileño
- Donar sangre: eleva a una gran escala al ser humano
- ¿Cómo se inició la enseñanza de la medicina en Cuba?
- Donación avileña salva a un niño en Paquistán
- Internacionalistas exponen sus experiencias (III)

1 l 2 l 3 l 4 l 5 l 6 l 7 l 8 l 9 l 10 l 11 l 12 l 13 l 14 l 15 l 16 l 17 l 18 l 19 l 20
página final Página Anterior l Siguiente página página final
Imprimir Artículo
: Licenciada en Información Científico Técnica y Bibliotecología - Directora de la Biblioteca Médica Nacional | Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 23 Esquina N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP: 10 400 Cuba | Teléfs.: (537) 8326477, (537) 832-6967 y (537) 832-4317, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:15 a.m. a 7:45 p.m.


Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002