InfomedSalud VidaSalud VidaSalud VidaSalud VidaSalud VidaSalud VidaSalud Vida
Tuesday 2 de September de 2014

 Página Inicial
Psicología




¿Tiene usted ya su propio proyecto de vida?

Por: Dionisio F. Zaldívar Pérez

Consecuencias de llevar una vida improvisada
Diseño de un proyecto de vida: sus pasos
La misión personal
Guía para el proyecto de vida

Prácticamente no existe viajero al que le resulte difícil nombrar el sitio de destino, los motivos por los cuales viaja a ese lugar y el modo o la vía seleccionada para arribar a él; sin embargo, no resulta de igual manera con el proyecto de vida. Más personas de las que imaginamos están o se encuentran imposibilitadas de poder expresar con precisión qué es lo que desean en la vida y los medios para poder alcanzar las metas seleccionadas.

Como verdaderas barcas a la deriva se comportan aquellos que dejan sus vidas al azar: lo mismo enfilan ahora el rumbo para acá que lo hacen hacia allá, siguiendo solo la inspiración e improvisación del momento -sin ton ni son- en espera de que el viento sople a su favor...

Los versos del poeta que asegura al caminante que no hay caminos, y que se hacen al andar, no significa que debamos deambular sin rumbo fijo por la vida; sino que es un proyecto que requiere de un plan para su realización.

Consecuencias de llevar una vida improvisada

  • Falta de concentración, lo que dificulta la precisión de los objetivos al estar los propósitos del sujeto dominados por la dispersión.
  • Inconsistencia e inestabilidad, en el que predomina un accionar matizado por las contradicciones internas del individuo.
  • Incongruencia, al no existir unidad entre lo que se desea y lo que se hace.
  • No hay tomas de decisión fundamentada: las circunstancias deciden por la persona.
  •  Falta de persistencia en los propósitos: la mayoría de las actividades que se emprenden se dejan a medias.
  • Poca o ninguna previsión del futuro: los asuntos se «arreglan por el camino».
  • Predominio de asuntos inconclusos: se deja para mañana lo que se puede hacer hoy.

Diseño de un proyecto de vida: sus pasos
El diseño de un proyecto de vida impone a su diseñador, como primer paso, la realización de una seria y profunda reflexión sobre esta pregunta existencial: ¿cuál es el sentido de mi vida?, precedida de esta otra: ¿cuáles son los principales valores según los cuales guío mi existencia y desearía vivir?

La clarificación de nuestros valores resulta esencial, ya que ellos y nuestras principales creencias determinan las direcciones que toman nuestras decisiones y nos ayudan a perseverar en determinados comportamientos relacionados con las metas y objetivos perseguidos.

Estas primeras reflexiones nos han de posibilitar avanzar hacia la próxima etapa en la construcción de nuestro proyecto, la cual se centrará en la precisión de la visión que tenemos sobre nosotros mismos, y que se ha de concretar con respuestas a:

  • ¿Quién soy?
  • ¿Dónde estoy? (en qué etapa de la vida vista como misión)
  • ¿Qué estoy haciendo? (principales proyectos actuales en los que trabaja)

Como todo proyecto, el de vida tiene que tener factibilidad, por lo que necesariamente ha de ser construido sobre la base del conocimiento de las fortalezas y debilidades propias (¿quién soy?), de manera tal que los objetivos y medios seleccionados se correspondan con las posibilidades presentes y potenciales (posibilidades a mediano y largo plazo) individuales.

La misión personal
En un proyecto adecuadamente construido, la visión personal ha de guardar correspondencia con la misión que la persona ha escogido como objetivo vital. La misión personal se define en términos de respuestas a las siguientes preguntas, planteadas por un sujeto que ha respondido previamente a las interrogantes de la visión:

  • ¿Qué? (lo que se desea lograr u obtener).
  • ¿Por qué? (motivaciones personales que impulsan a buscar esas metas).
  • ¿Para qué? (finalidad del proyecto, sentido existencial).

El proyecto de vida es algo que se realiza en el tiempo. Puede ser concebido como una sucesión de hechos o de decisiones cuyos resultados van configurando poco a poco nuestra vida. El tiempo es la vida misma, y la forma en que lo empleamos representa lo que estamos haciendo con nuestra existencia.

Lo anterior implica que un proyecto de vida, conscientemente concebido, vincula estrechamente objetivos, actividades y gestión del tiempo, lo que supone la correspondencia entre nuestros principales objetivos y las prioridades temporales que les asignamos.

Una existencia, pues, vivida sin el soporte de un proyecto que le sirva de faro, se desarrollará de manera improvisada, al azar, y por tanto no se logrará la focalización de los esfuerzos del sujeto en pro del logro de objetivos conscientemente determinados. Nuestras creencias y valores juegan un papel de primer orden en la determinación de la misión vital, y contribuyen a la motivación y mantenimiento de los comportamientos dirigidos a su consecución.

El sujeto que carece del correspondiente proyecto existencial corre el riesgo de perder el sentido de la vida y caer en un vacío existencial, con la consiguiente confusión y malestar emocional que ello ocasiona.

Guía para el proyecto de vida
Para aquellos interesados en el tema, brindamos las siguientes preguntas que pueden servirles como guía para la reflexión y posterior diseño o rediseño de su proyecto de vida:

  • ¿Quién eres? (principales creencias y valores, principales fortalezas y debilidades).
  • ¿Qué desea? (cosas que le gustaría poseer, experiencias que le gustaría vivir, persona que le gustaría ser).
  • ¿Qué tan satisfecho se encuentra con sus realizaciones en los distintos ámbitos de su vida?
  • ¿Qué realizaciones le gustaría lograr en los diferentes roles vitales (personal, familiar, laboral y social).
  • ¿En qué le gustaría emplear, de manera prioritaria, el tiempo?
  • ¿Cuáles son los principales objetivos y metas de su vida?
  • ¿Cuáles valores soportan su manera de actuar en la actualidad? Si pudiera cambiar estos valores, ¿cuáles solucionaría?
  • Si le pronosticaran 24 horas de vida, ¿en qué emplearía ese tiempo?

Dele un sentido a su vida, diseñe su proyecto vital y contribuya a construir su destino.

Palabras clave: proyecto de vida, plan de vida, sentido de la vida

Edición: Fermín Romero
Edición web: Vicente Costales

19 de julio de 2006

Salud Vida


Imprimir Artículo


Editora principal - Especialista en Medicina General Integral - CNICM
Calle 27No. 110 e/ M y N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, 10400 Cuba
Telefs: (537) 838-3886, (537) 838-3317-18 y 20, Ext. 120 Horario de atención: 8:30 AM a 5:00 PM, de Lunes a Viernes



Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002