InfomedSalud VidaSalud VidaSalud VidaSalud VidaSalud VidaSalud VidaSalud Vida
Friday 24 de October de 2014

 Página Inicial
Adultos




Adultos ¡Alertas!

Por: Vivian Sánchez

AdultosAndar por el camino de la vida, significa transitar por las diferentes etapas con sus particularidades y retos. Para crecer en el tiempo es necesario estar preparado cada día, disponiendo de toda la capacidad que se requiere para una nueva meta o proyecto.


¿Por qué cuidar el peso corporal?
¿Es importante la actividad física en el adulto?
Examen bucal. Una receta fácil y preventiva
¿Cómo se evita la constipación?
Las adicciones no favorecen la salud
¿Cuáles son las señales respiratorias a tener en cuenta?
La tensión arterial. Algo que debe monitorear el adulto
¿Debe ser protegido el sexo en el adulto?

Ser adulto significa tener nuevos derechos en la sociedad, pero también nuevas responsabilidades. Es la etapa quizás más larga, pero si la construimos con buenos cimientos puede convertirse en la más productiva. En ella se asumen roles sociales y familiares y cada individuo se hace responsable de su vida y de quienes le acompañan en la conformación de la familia.

El ciclo vital está constituido por una serie de eras divididas por etapas. Cada una de ellas tiene objetivos importantes para la vida. Cuando hablamos de adulto se hace referencia a un organismo que ha abandonado las maravillosas edades de la infancia y adolescencia.

El umbral del adulto joven se encuentra a los 18 años, edad en la que se ha completado el desarrollo biológico y se inicia la madurez del individuo, y concluye a los 40, donde se hacen evidentes los primeros signos de envejecimiento.

El período adulto comprende la etapa entre 40 y 60 años. A partir de los 60 años comienza el ciclo de adulto mayor, en la cual, el proceso fisiológico de envejecimiento se establece plenamente. Sin embargo estas etapas no son rígidas. Sus delimitaciones y particularidades dependen de la constitución biológica y de los hábitos de vida establecidos a través del tiempo.

El cuidado de la salud en el adulto significa estar atentos a señales que pueden constituir factores de riesgo y permiten el diagnóstico temprano de enfermedades propias de esta etapa.

¿Por qué cuidar el peso corporal?
Familia comiendoEl peso corporal y el estado de salud están estrechamente relacionados. Tener un peso deseable disminuye los riesgos en el adulto.

Después de los 30 años comienza una pérdida gradual de la masa muscular y un aumento de la cantidad de grasa relativa del cuerpo. Esto se debe a un desequilibrio entre lo que se ingiere y lo que se gasta, asociado con la disminución en la actividad física. Por ello conocer la composición corporal, permite cuantificar las reservas del organismo, así como detectar excesos de grasa en los obesos, o desnutriciones.

El peso corporal asociado a la talla y cuantificado como Índice de Masa Corporal puede ser un indicador útil, fácil y práctico, para evaluar los riesgos para la salud del adulto.

El Índice de Masa Corporal (IMC) se calcula dividiendo el peso del sujeto en kilogramos entre el cuadrado de la estatura en metros. Su interpretación nos ofrece la posibilidad de detectar el sobrepeso, la obesidad y la desnutrición por bajo peso.

Cuando este indicador es superior a 30 estamos en presencia de un sujeto obeso, un rango entre 25 y 30 indica sobrepeso. Su valor normal oscila entre 18 y 25.

El ascenso de este indicador y sus posibles riesgos son evitables si se combinan una adecuada nutrición y una actividad física regular.

¿Es importante la actividad física en el adulto?
EjercitandoCon el ascenso en el calendario se asocian algunas afectaciones del sistema osteo-muscular que forman parte del envejecimiento, como proceso biológico normal. Constituye un error identificar envejecimiento con enfermedad, pero es necesario conocer y evitar aquellos factores que pueden incidir o acelerar este proceso, para lograr una calidad de vida superior.

Dentro de las afectaciones del sistema osteo-muscular se encuentra el deterioro progresivo de la flexibilidad en articulaciones y estructuras relacionadas, motivado muchas veces por la falta de ejercitación. Es por ello importante mantener la actividad física de forma sistemática durante toda la vida.

Combinar ejercicio físico, dieta correcta y estilos de vida sanos es la garantía para disfrutar la adultez con bienestar y disponer de expectativas para una longevidad plena.

Examen bucal. Una receta fácil y preventiva
Higiene bucalLa nutrición es fundamental para conservar la salud en la etapa adulta. El sistema digestivo y cada una de sus partes juegan un papel clave y garantizan que los alimentos ingeridos puedan ser utilizados de la forma más asequible al organismo.

La boca es parte fundamental del cuerpo. Tener una boca sana es importante para poder masticar los alimentos y tener además una buena apariencia. La mala salud de dientes y encías puede afectar a todo el organismo. En el adulto es muy importante revisar sistemáticamente la salud bucal.

La realización de auto exámenes frecuentes permite la detección temprana de enfermedades y con ello aplicar el tratamiento más efectivo para prevenir su diseminación. Estudios recientes indican que el rango de edades más propensas a cáncer bucal se encuentra entre 29 y 42 años. En esta etapa, el adulto debe aprender a realizar el auto examen por lo menos una vez al mes, hasta convertirlo en un hábito. Puede realizarse después del cepillado de los dientes, con la observación y palpación cuidadosa de labios, paladar, lengua, dientes y encías. El auto examen es un método asequible y útil para detectar cualquier alteración bucal incluyendo el cáncer.

Los factores de riesgo del cáncer bucal son diversos. Entre ellos se encuentran el tabaquismo, consumo de alcohol, exposiciones prolongadas al sol, la irritación crónica, insuficiente consumo de frutas y vegetales en la dieta e infecciones virales. Evitar estos factores de riesgo y prevenirlos con la dieta ayudan a lograr un adulto sano.

¿Cómo se evita la constipación?
Adultos activosCon el avance de los años, el intestino se vuelve perezoso y existe una tendencia a sufrir de estreñimiento o constipación, modificación que puede ser evitable. La constipación ocurre cuando las heces adquieren una consistencia muy dura debido a la disminución de líquido en su composición. Ello trae como consecuencia que el colon almacene las deposiciones más tiempo del que se considera normal. Sus causas pueden encontrarse en malos hábitos alimentarios o evacuatorios, vida sedentaria, estrés, trastornos psicológicos y enfermedades más graves.

La dieta puede ser un elemento fundamental para resolver el estreñimiento. El consumo abundante de líquidos, eliminar alimentos astringentes, así como incrementar el contenido de fibra en la dieta con la ingestión de verduras, frutas, legumbres y cereales integrales son elementos importantes en la solución de la constipación, así como consumir al menos 6 vasos diarios de líquidos, establecer un horario fijo de deposición para crear buenos hábitos intestinales y realizar actividad física sistemática con el objetivo de fortalecer la musculatura abdominal que interviene en el reflejo de la defecación.

Las adicciones no favorecen la salud
Decir no al tabaquismoHábitos perjudiciales para la salud del adulto son las adiciones al alcohol y el tabaquismo.

El consumo de alcohol tiene efectos sobre los órganos vitales del organismo, como el hígado, corazón, riñones y páncreas. Altera además la personalidad y el funcionamiento del cerebro, por eliminación de neuronas, células del sistema nervioso central que tienen la particularidad de ser las únicas que no se regeneran.

El alcohol tiene además efectos sobre el metabolismo de las grasas, aumentando la producción de colesterol y triglicéridos endógenos, metabolitos relacionados con la obesidad y por ello con enfermedades crónicas como las cardiovasculares.

El tabaquismo es la causa previsible y evitable más frecuente de mortalidad prematura y morbilidad en los países desarrollados.

¿Cuáles son las señales respiratorias a tener en cuenta?
En el adulto, a partir de los 25 años existe una caída progresiva de la capacidad pulmonar relacionada con la edad. En los fumadores esta disminución es mayor y más rápida. Existe una relación directa entre la velocidad de descenso de la capacidad respiratoria y el número de cigarros que se consume en el día, así como con la profundidad de inhalación del humo.

El humo del tabaco produce lesiones por mecanismos tanto físicos como químicos, así como compuestos oxidantes que lesionan directamente la estructura del pulmón.

Estas afectaciones con el transcurso del tiempo traen aparejadas la aparición de síntomas como falta de aire y de capacidad para realizar esfuerzos.

La tos es uno de los mecanismos de defensa de los que dispone el individuo para evitar el establecimiento de agentes infecciosos en las vías respiratorias. Sin embargo cuando en el adulto la tos se hace crónica, con presencia de otros elementos como falta de aire o expectoración, el organismo está brindando señales de alerta que deben ser atendidas.

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica se caracteriza por la obstrucción del flujo de aire a los pulmones. Ella limita capacidades para trabajar, tolerar el cansancio físico normal, realizar labores domésticas y la continuidad de participación en actividades sociales y dormir. Dentro de ellas se incluyen la bronquitis crónica y el enfisema.

La bronquitis crónica se define por la presencia de una tos con producción de expectoración. Ella puede preceder o acompañar el enfisema pulmonar. El enfisema puede presentarse entre los 20 y 40 años de edad. Se caracteriza por falta de aliento y capacidad disminuida para realizar ejercicios. Causa daños irreversibles en el pulmón, que perjudica el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono.

Tener en cuenta las manifestaciones respiratorias como síntomas de alerta en el adulto y eliminar hábitos dañinos como el tabaquismo, permite evitar o prevenir estas complicaciones respiratorias y otras más severas en la etapa adulta.

La tensión arterial. Algo que debe monitorear el adulto
EstetoscopioLa hipertensión arterial es un factor de riesgo coronario, pero tiene la ventaja de ser uno de los más fáciles de conocer. La medición correcta y repetida de la presión arterial efectuada cuidadosamente por personal calificado y con una metodología estandarizada internacionalmente permitirá conocer de forma rápida este indicador.

En el adulto es recomendable la medición periódica de la presión arterial, al menos una vez al año. En personas mayores de 50 años, se recomienda de forma regular su medición cada seis meses.

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias.

Los valores de presión normales son, en el caso de la sistólica menores de 140 y la diastólica menores de 90. A partir de estos valores se considera la presión alta y entonces se padece de hipertensión arterial.

Dentro de las recomendaciones preventivas que debe tener en cuenta el adulto para evitar la hipertensión arterial se encuentran reducir el consumo de sal, mantener el índice de masa corporal en rangos normales, realizar de forma sistemática ejercicios físicos dinámicos como trotar, caminar o nadar, eliminar el tabaquismo, disminuir el consumo de grasas animales y controlar la tensión emocional que tiene una relación estrecha con los valores de presión arterial.

En el caso de los adultos normo-tensos es conveniente tomar la presión cada dos años para detectar precozmente cualquier elevación. En caso de padecer de hipertensión arterial con tratamiento que ha logrado estabilizarla a niveles deseados debe chequearse cada tres meses.

¿Debe ser protegido el sexo en el adulto?
Hombres y mujeres juntosEn el adulto, la actividad sexual puede llevarse a plenitud si se está preparado, pero debe ser protegido para evitar riesgos y resultados a los que está expuesta también esta etapa de la vida.

El método anticonceptivo a utilizar depende de la decisión de la pareja, pero debe tener en cuenta los riesgos mayores de enfermedades crónicas a que está expuesta la mujer después de los 35 años y a las enfermedades de transmisión sexual.

El uso del condón puede ser el método de elección de forma general para garantizar el cuidado de la salud reproductiva de la mujer en esta etapa y la protección contra infecciones de transmisión sexual a los que está expuesto el adulto, tanto el hombre como la mujer, con más incidencia si no existe estabilidad de pareja.

Cuidar la etapa adulta no es pensar que en este periodo la vida se va apagando. Cuidar la salud y estar alertas en la etapa adulta es garantizar un tránsito hacia etapas posteriores con satisfacción y con una esperanza de vida superior.

Palabras claves: adulto, índice de masa corporal, actividad física, examen bucal, constipación, adicciones, alcoholismo, tabaquismo, sexo protegido y seguro

Enlaces relacionados

Artículos en Salud Vida
Mujeres adultas ¡alerta!
Hombres adultos ¡alerta!

Enlaces en la red de Infomed
Alertas en la edad adulta

Enlaces en Internet 
Revista de las Adicciones. http://www.revistaadicciones.com.mx
Geosalud. http://www.geosalud.com 

Asesor: Dr. Mariano Bonet, especialista en Higiene y Epidemiología. Vicedirector del Instituto de Higiene y Epidemiología
Edición Web: Gardenia Miralles
Fotografía: Alina Pérez, Héctor Sanabria

23 de septiembre de 2005

Salud Vida


Imprimir Artículo


Editora principal - Especialista en Medicina General Integral - CNICM
Calle 27No. 110 e/ M y N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, 10400 Cuba
Telefs: (537) 838-3886, (537) 838-3317-18 y 20, Ext. 120 Horario de atención: 8:30 AM a 5:00 PM, de Lunes a Viernes



Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002