InfomedSalud VidaSalud VidaSalud VidaSalud VidaSalud VidaSalud VidaSalud Vida
Thursday 30 de October de 2014

 Página Inicial
Adultos




Hombres adultos ¡Alertas!

Por: Vivian Sánchez

Hombres activosLa reducción en la prevalencia de enfermedades y el control de los factores de riesgo sólo es posible a través de la mejoría del nivel de salud de la población adulta y su contribución para adoptar estilos de vida sanos.

Algunas modificaciones en la fisiología del hombre adulto
Riesgos reproductivos en el hombre
El cuidado de la presión arterial
¿Por qué es importante evitar la obesidad y sedentarismo en el adulto?
Decir NO al tabaquismo

Las diferencias fisiológicas entre el hombre y la mujer hacen que los cuidados en la etapa adulta tengan sus particularidades.

Algunas modificaciones en la fisiología del hombre adulto
ParticipaciónEn el hombre, al avanzar su ciclo de vida, ocurren modificaciones en la micción, que puede aumentar su frecuencia y traer aparejada incontinencia urinaria. Este aspecto puede ser una señal que indica al adulto la conveniencia de consultar con especialistas, con el objetivo de obtener un diagnóstico y lograr la prevención de patologías más graves como el cáncer.

La próstata es una glándula que tiene más o menos el tamaño de una nuez. Su coloración es blanquecina y su consistencia es bastante firme. Se encuentra ubicada delante del recto y debajo de la vejiga, rodea la porción posterior de la uretra, conducto que transporta la orina y el semen hacia el exterior, y produce líquido prostático incoloro, rico en ácido cítrico, fosfatasa alcalina y fibrolisina, que constituyen vehículo de transporte fluido para los espermatozoides y dan volumen al eyaculado.

El tamaño de la próstata puede aumentar después de los 50 años, produciendo compresión de la uretra y haciendo difícil el paso de la orina. Es por ello que síntomas que constituyen señales de consulta médica pueden ser la expulsión de la orina con insuficiente fuerza o calibre, que exista goteo post micciones, urgencia al orinar o hematuria, entre otros.

El examen básico de la próstata comprende dos pasos simples. El primero es conocido como tacto rectal, que tiene el objetivo de palpar cualquier anormalidad presente en la superficie de la próstata, examen que se completa en tan solo 5 minutos. El segundo es la llamada prueba de antígeno específico de la próstata o PSA (por sus siglas en inglés) en la cual se cuantifica una enzima producida únicamente por esta glándula. El PSA circula en la sangre del hombre y se conoce cuáles son los niveles normales, que además aumentan con la edad. El análisis de PSA en suero sanguíneo indica si está o no en nivel normal.

Existen criterios diversos acerca del valor diagnóstico de este indicador y si se debiera hacer rutinariamente en hombres después de cierta edad. No obstante se recomienda que todos los hombres mayores de 50 años sean examinados, aunque en personas con riesgo familiar, debe realizarse antes de cumplir esta edad.

Si ambas pruebas son normales, el paciente repetirá nuevamente los exámenes en el transcurso de un año. Si los resultados son positivos es necesario hacer exámenes más específicos.

La prueba de PSA por un simple análisis de sangre y es menos costosa que otras técnicas más específicas como el ultrasonido. Sus resultados pueden indicar tumoraciones pequeñas no detectables con el examen físico, aunque por otra parte tiene la desventaja de que puede dar un resultado con falsos negativos (análisis normales en casos de pacientes con patología), y puede dar falsos positivos (adultos con infecciones y aumentos de tamaño de la próstata ocasionados por tumores benignos).

Por ello se recomienda la realización de ambos exámenes para obtener resultados preventivos más confiables.

Riesgos reproductivos en el hombre
Salud reproductivaEl hombre adulto tiene un proceso continuo de espermatogénesis —formación de espermatozoides— durante toda la vida. Sin embargo, a medida que avanza la edad puede existir una disminución de la calidad de las células masculinas, tanto en cantidad como en viabilidad.

Muy relacionado con ello se encuentran los factores de riesgo que inciden negativamente en la capacidad reproductiva. Algunos de ellos pueden vincularse con los cambios propios de la edad, pero otros con la exposición a tóxicos ambientales y con estilos de vida establecidos durante años.

A diferencia de las mujeres que dejan de ser fértiles con la menopausia, los hombres no experimentan cambios repentinos de su fertilidad a medida que envejecen, sino que presentan, de forma gradual, un proceso que se conoce como andropausia.

Es válido destacar que en el hombre, la pérdida de la capacidad reproductiva es una señal matizada con la individualidad, los riesgos a los que se expone durante su vida y con los hábitos mantenidos. Es por ello que la edad en los hombres no es un buen sistema de predicción de su fertilidad. Hoy se conoce que al menos el 50% de los hombres mayores de 60 años mantienen su esperma con calidad reproductiva, por lo que la edad aunque sea un factor de riesgo reproductivo, no lo es de forma absoluta. Los cambios en el aparato reproductivo masculino por el envejecimiento pueden abarcar modificaciones en el tejido testicular, en la producción de espermatozoides y en su función eréctil.

La prevención de riesgos reproductivos en el hombre se asocia con los estilos de vida entre los que se encuentran el hábito de ingerir bebidas alcohólicas y el tabaquismo. Se ha demostrado que tanto el alcohol como el cigarro pueden afectar la calidad espermática. Evitar la ingestión de alcohol en exceso y eliminar el tabaquismo son elementos que pueden garantizan una vida reproductiva apta y feliz.

Los factores ambientales como la exposición a radiaciones, a las alturas, a agentes químicos como los insecticidas y fertilizantes, a citostáticos y medicamentos anabólicos se encuentran entre los riesgos reproductivos que más afectan al hombre. Existen ocupaciones en las cuales la exposición a elementos químicos como el plomo y al plástico, descrito recientemente, inciden de manera negativa en la capacidad reproductiva del hombre.

El estrés aumenta los niveles de cortisol —hormona que afecta el sistema inmunológico— que en el hombre afecta la movilidad y cantidad espermática.

Los riesgos reproductivos en el hombre adulto pueden disminuirse o eliminarse con una prevención adecuada. El uso de prendas íntimas holgadas y confeccionadas con tejidos frescos favorece la buena salud de los espermatozoides, así como los baños de agua fría que eliminan el calor acumulado en el área genital en ciertas actividades laborales.

El cuidado de la presión arterial
Medir la presión arterialLa hipertensión arterial puede debutar en la etapa adulta de la vida. Durante los primeros años el padecimiento no produce síntomas evidentes. Sus señales aparecen cuando ya se han establecido las complicaciones. Por eso se le ha llamado "asesino silencioso".

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias por el bombeo del corazón, que funciona como máquina generadora.

Cuando el corazón se contrae envía un torrente de sangre a las vías circulatorias. Ello genera una presión dentro de las arterias y produce un flujo sanguíneo hacia todo el organismo. A este empuje se le llama presión sistólica. El corazón entre latidos se relaja y disminuye la presión en las vías circulatorias. Esta es la presión diastólica.

Cuando el especialista toma la presión ofrece dos cifras. Por ejemplo, 120 con 80. Ello quiere decir que cuando el corazón se contrae la presión de la sangre sube al nivel máximo de 120 milímetros de mercurio y marca ese valor como presión sistólica. La cifra de 80 indica el valor mínimo de presión diastólica.

Los valores de presión normales son, en el caso de la sistólica menores de 140 y la diastólica menores de 90. A partir de estos valores se considera presión alta y entonces se padece de hipertensión arterial.

La hipertensión arterial es un factor de riesgo coronario, pero tiene la ventaja de ser uno de los más fáciles de conocer. La medición correcta y repetida de la presión arterial efectuada cuidadosamente por personal calificado y con una metodología estandarizada internacionalmente permitirá conocer de forma rápida este indicador. En el adulto es recomendable la medición periódica de la presión arterial, al menos una vez al año, para detectar de forma precoz cualquier elevación, puesto que no produce síntomas.

En el caso de los hipertensos con un tratamiento que ha logrado estabilizar los valores de presión a niveles normales, debe medirse la presión cada tres meses, salvo que haya alguna circunstancia o síntoma nuevo. En personas mayores de 50 años, se recomienda su medición de forma regular cada seis meses.

La hipertensión arterial tiene muchos orígenes, por eso es muy difícil identificar la causa de ella. Entre las más importantes están la historia familiar, el elevado consumo de sal, el estrés, la obesidad, el tabaquismo y el consumo elevado de grasas.

Por ello la mejor forma de prevenir al asesino silencioso es reducir el consumo de sal, mantener el índice de masa corporal en rangos normales, realizar ejercicios físicos dinámicos como trotar, caminar o nadar de forma sistemática, eliminar el tabaquismo, disminuir el consumo de grasas animales y controlar la tensión emocional que tiene una estrecha relación con los valores de presión arterial.

¿Por qué es importante evitar la obesidad y sedentarismo en el adulto?
Actividad físicaLa obesidad se define como la situación en la que el almacenamiento de grasa se acompaña de riesgos para la salud. La edad unida a la obesidad son factores de riesgo para enfermedades crónicas como las cardiovasculares. En el hombre existe una estrecha relación entre la edad y el volumen de grasa llamada visceral, asociada con la grasa abdominal.

La grasa visceral se relaciona con el descenso del "colesterol bueno", factor protector del organismo contra enfermedades cardiovasculares, así como con el incremento de triglicéridos, asociados con el riesgo de enfermedades crónicas no trasmisibles.

Es por ello importante llevar una dieta balanceada combinada con un buen grado de actividad física para construir el camino de la prevención del sobrepeso, la obesidad y lograr una mejor de distribución de la grasa corporal. Ello contribuye al buen estado de salud, aumentar el bienestar, la capacidad de trabajo, el disfrute de la vida y la expectativa de una longevidad plena.

La actividad física y en particular en el adulto tiene gran importancia pues puede ser un elemento que favorece la estabilidad emocional además de la presión arterial, disminuye las concentraciones de lípidos sanguíneos asociados con patologías coronarias y cerebro vasculares y puede frenar el establecimiento de la diabetes.

Obesidad y sedentarismo son dos elementos que no deben formar parte del diccionario del adulto. Prescindir de ellos es una garantía de salud.

Decir NO al tabaquismo
La Medicina contra el hábito de fumarAdemás de los efectos tóxicos y dañinos para el sistema respiratorio, el hábito de fumar constituye un factor de riesgo para enfermedades crónicas en el adulto.

La nicotina en los fumadores viaja con la sangre por todo el organismo. Ella tiene efectos perjudiciales en diferentes sistemas orgánicos, fundamentalmente en el circulatorio. Daña los tejidos y se asocia con accidentes coronarios y cerebro-vasculares.

Evitar el hábito de fumar es una garantía para mantener niveles normales de colesterol y de presión arterial. La elevación de ambos indicadores constituye un factor de riesgo para las enfermedades del corazón y en particular para el infarto del miocardio. Un factor de riesgo es aquella característica innata o adquirida que se asocia con una mayor probabilidad de padecer una enfermedad.

Muchos factores de riesgo, fundamentalmente los adquiridos, pueden evitarse o modificarse como son la hipertensión arterial, el tabaquismo y las dislipemias, asociados con la formación de la placa de ateroma y las enfermedades cardiovasculares.

Los niveles plasmáticos de lípidos se van modificando con la edad. En hombres adultos, a partir de la pubertad y hasta la década de los 40 se incrementa progresivamente el “colesterol malo”. La asociación de dislipemias con enfermedades cardiovasculares es mayor en los adultos jóvenes, y este factor fluctúa con la edad. Es por ello que el uso de una dieta equilibrada, una sistemática actividad física, evitar el tabaquismo, y controlar la hipertensión, garantizan un estilo de vida sano que facilita una calidad de vida superior en el adulto.

Oyendo el eco de esa frase célebre que dice La ciencia tiene como meta, el menor dolor posible, una vida lo más larga posible sigamos los consejos de la prevención y las señales que en el adulto puedan garantizar una estancia larga y a plenitud en el camino de la vida.

Palabras claves: adulto, alcoholismo, tabaquismo, enfermedades crónicas no transmisibles

Enlaces relacionados

Artículos en Salud Vida
Mujeres adultas ¡alerta!
Adultos ¡alerta!

Enlaces en la red de Infomed
Alertas en la edad adulta

Enlaces en Internet
Revista de las Adicciones. http://www.revistaadicciones.com  
Geosalud. http://www.geosalud.com  

Asesor: Dr. Mariano Bonet, especialista en Higiene y Epidemiología. Vicedirector del Instituto de Higiene y Epidemiología
Edición Web: Gardenia Miralles
Fotografía: Alina Pérez, Héctor Sanabria

23 de septiembre de 2005

Salud Vida


Imprimir Artículo


Editora principal - Especialista en Medicina General Integral - CNICM
Calle 27No. 110 e/ M y N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, 10400 Cuba
Telefs: (537) 838-3886, (537) 838-3317-18 y 20, Ext. 120 Horario de atención: 8:30 AM a 5:00 PM, de Lunes a Viernes



Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
 Nosotros suscribimos
 los Principios HONcode.
 Compruébelo aquí
Webs Médicas de Calidad Contenido Digital Cubano 2005 Premio Stockholm Challenge 2002