System Messages

Mutaciones en el gen IDH2 confieren mejor pronóstico en carcinoma nasosinusal

Un grupo de investigación del Instituto de Investigación Sanitaria del Principado de Asturias (ISPA), ha descrito mutaciones en el gen IDH2 que contribuyen a una mejor diagnóstico de los carcinomas nasosinusales y a determinar que los carcinomas indiferenciados (SNUC) presentan un mejor pronóstico. Además, pueden ser candidatos a beneficiarse de terapias específicas y de ensayos clínicos para otro tipo de tumores.

tumor de fosas nasalesEstas son algunas de las conclusiones de un trabajo desarrollado por el grupo de investigación en oncología de cabeza y cuello del ISPA, dirigido por Mario Hermsen, y del que la primera autora es Cristina Riobello, publicado en el  American Journal Surgical Pathology.

La región nasosinusal es una localización anatómica en la que los tumores que aquí aparecen presentan una amplia variedad de subtipos histológicos, si bien se trata de tumores difíciles de distinguir histológicamente por su parecido y que además son poco frecuentes, dos factores que complican la recopilación de casos para estudio y los recursos para poner en marcha estudios clínicos, de ahí la importancia de la investigación llevada a cabo en el ISPA.

Además de ser un grupo de carcinomas muy heterogéneo también se trata de tumores que, a pesar de compartir localización, resultan muy variables en cuanto a comportamiento y pronóstico. Así, la supervivencia en algún tipo como el carcinoma neuroendocrino (SNEC) no supera el 20 % a los cinco años, mientras que en el caso de los estesioneuroblastomas bien diferenciadas (ONB) alcanza el 80 %, ha indicado Mario Hermsen.

El estudio ha consistido en el análisis de los cambios genéticos que se producen en estos tumores con el objetivo de proporcionar una herramienta más de ayuda al diagnóstico diferencial y, a la vez, tratar de obtener dianas moleculares que puedan beneficiarse de terapias específicas.

Para ello han estudiado el gen IDH2, “que presenta mutaciones en una localización concreta, es decir, en un hot spot. Se trata de mutaciones que ocurren también en otros tipos de tumores más frecuentes como gliomas y leucemias”, ha explicado Cristina Riobello.

El gen IDH2 codifica una proteína, en concreto, la isocitrato dehidrogenasa, una enzima importante del metabolismo de los carbohidratos participantes en el ciclo de Krebs, que hace que la célula pueda producir energía.

Cuando el gen está mutado la proteína, en vez de producir el producto normal de esta ruta, es decir, el α-cetoglutarato, genera un oncometabolito que la célula no sabe procesar y acumula en el núcleo. Esta situación origina cambios en la metilación del ADN, precisa Hermsen.

Su grupo procedió para desarrollar esta investigación a secuenciar el fragmento del gen en el que se localiza la mutación, es decir, el codón 172, en siete tipos de tumores nasosinusales.

Y vimos que el 33 % de los carcinomas indiferenciados presentan mutación en este gen, lo que significa una proporción muy elevada”, indica Riobello.

Además comprobaron que los casos que presentan mutación parecen ser menos agresivos que los que no la tienen y presentan un comportamiento clínico más indolente, con una supervivencia mayor.

Otro elemento para la esperanza en este tipo de tumores se relaciona con el hecho de que estas mutaciones se han convertido ya en dianas moleculares objeto de ensayos clínicos para otro tipo de tumores más frecuentes, como glioma y leucemia.

Las mutaciones se han localizado también en otro tipo de tumores nasosinuales como, por ejemplo, los high-grade non–intestinaltypeadenocarcinomas (HG-non-ITAC), además de los SNUC. Lo que sucede es que el número de estos casos estudiado era más reducido por lo que no tiene aún potencia estadística. Pero lo que sí podemos decir es que no son exclusivas de los SNUC, precisa Cristina Riobello.

Dada la baja frecuencia de los tumores investigados para el trabajo han sido recopilados casos del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Central de Asturias, y de centros de Amsterdam, Utrecht, Madrid y Pisa, con la participación del servicio de Patología del Hospital Universitario Central de Asturias y de profesor Alessandro Franchi, patólogo experto en este tipo de tumores.

 febrero 13/2020 (Diario Médico)