System Messages

Profesor Harald zur Hausen: virus y cáncer

Harald-zur-HausenLa infección por virus del papiloma humano (VPH) es una de las infecciones de transmisión sexual (ITS) más comunes en el mundo. Cualquier persona sexualmente activa puede contraer el VPH. Hay muchos tipos de VPH y algunos de ellos no causan problemas de salud. Por lo general, las infecciones causadas por este virus suelen desaparecer sin ninguna intervención unos meses después de haberse contraído, y alrededor del 90% remite al cabo de 2 años. Pero un pequeño porcentaje de estas infecciones, causadas por determinados tipos de VPH, puede persistir y convertirse en cáncer.

Hoy 4 de septiembre, en que celebramos el Día Mundial de la Salud Sexual, es un buen momento para destacar el descubrimiento del papel de estos virus en el cáncer cérvicouterino, segundo tipo de cáncer más frecuente en las mujeres de las regiones menos desarrolladas donde, según la Organización Mundial de la Salud, se estiman unos 570 000 nuevos casos en el 2018 (el 84% de los nuevos casos mundiales).

El profesor y médico investigador Harald zur Hausen (1936 - Gelsenkirchen, Alemania) fue nombrado en 1972 presidente del recién establecido Instituto de Virología Clínica en Erlangen-Nürnberg. En ese momento de su vida contaba ya con varios años de experiencia en la investigación del virus de Epstein-Barr (VEB).

Durante mucho tiempo se sospechó que el cáncer de cuello uterino era causado por un agente infeccioso. A fines de la década de 1960, el herpes simple tipo 2 (HSV-2) surgió como el principal sospechoso basado en algunas observaciones seroepidemiológicas.

Con el apoyo de sus colegas, zur Hausen utilizó la misma técnica de análisis conque investigó la presencia de ADN del virus de Epstein-Barr en muestras de cáncer humano, para buscar secuencias de HSV-2 en biopsias de cáncer cervical. Todos los primero intentos, sin embargo, fracasaron.

Años atrás, había estudiado una gran cantidad de informes anecdóticos que describían la conversión maligna de las verrugas genitales en carcinomas de células escamosas. Dado que se había demostrado que las verrugas genitales contenían partículas típicas del virus del papiloma, esto provocó la sospecha de que el virus de la verruga genital podría ser el agente causante del cáncer cervical. En base a esta hipótesis, el doctor zur Hausen inició un programa de investigación sobre el virus del papiloma en Erlangen.

Con la ayuda del Hospital de Dermatología local, recibieron una gran cantidad de biopsias de verrugas plantares y en 1974, publicaron un primer informe demostrando una hibridación cruzada del ADN del virus de la verruga plantar con otras verrugas. Las verrugas genitales y las biopsias de cáncer cervical fueron negativas. Esta fue la primera pista de que existen diferentes tipos de virus del papiloma. En los años siguientes, el doctor zur Hausen y su equipo, de conjunto con el grupo de Gérard Orth en París, pudieron identificar la pluralidad de la familia del virus del papiloma humano al aislar un número cada vez mayor de nuevos tipos.

En 1977, Harald zur Hausen fue nombrado presidente del Instituto de Virología de la Universidad de Friburgo, Alemania. La mayoría de los miembros de su equipo en Erlangen se unieron a él para continuar con los estudios sobre los virus del papiloma humano.

A fines de 1979, Lutz Gissmann y Ethel-Michele de Villiers, ambos del equipo de trabajo del Dr. zur Hausen, aislaron y clonaron con éxito el primer ADN de las verrugas genitales, el VPH-6. Inicialmente fue decepcionante no detectar este ADN en las biopsias de cáncer de cuello uterino. Sin embargo, el ADN del VPH-6 resultó ser útil para aislar otro virus del papiloma de verruga genital estrechamente relacionado, el VPH-11, inicialmente de un papiloma laríngeo.

Al utilizar el VPH-11 como patrón, una de cada 24 biopsias de cáncer de cuello uterino resultó positiva. Además, en otras biopsias se hicieron visibles algunas bandas débiles, lo que permitió especular que podrían representar indicios de la presencia de tipos de VPH relacionados pero diferentes en estos cánceres. El equipo clonó estas bandas con éxito.

En 1983 se logró documentar el aislamiento del VPH-16 y en 1984, el aislamiento del ADN del VPH-18. Entre las observaciones realizadas durante este periodo, se vió que el ADN del VPH-16 estaba presente en aproximadamente el 50% de las biopsias de cáncer de cuello uterino y el VPH-18 en algo más del 20%, incluidas varias líneas celulares de cáncer de cuello uterino, entre ellas la línea HeLa.

En los primeros dos años después de aislar los VPH 16 y 18, quedó claro que estos virus desempeñaban un papel importante en el desarrollo del cáncer cervical: el ADN viral se encontró comúnmente en un estado integrado, lo que indica la clonalidad del tumor. Además, parte del genoma viral con frecuencia se eliminó en el proceso de integración. Dos genes virales, E6 y E7, se transcribieron consistentemente en las células cancerosas. Las lesiones precursoras del cáncer cervical también contenían estos virus y expresaban los genes respectivos.

Los primeros contactos con compañías farmacéuticas para el desarrollo de vacunas contra el VPH fracasaron, en vista de un análisis de mercado realizado por una de ellas que indicó que no habría mercado disponible. Afortunadamente, esto cambió en años posteriores.

La hipótesis inicial de que el cáncer de cuello uterino fue causado por los virus del papiloma, el aislamiento exitoso y la caracterización de los dos tipos de VPH más frecuentes en este cáncer y los pasos posteriores que conducen a una mejor comprensión del mecanismo de la carcinogénesis mediada por el VPH y, finalmente, al desarrollo de una vacuna preventiva, se citaron como las principales razones para otorgarle el Premio Nobel de Medicina y Fisiología en el 2008.

Edición: Lic. Tania izquierdo Pamias y Dra. Mirta Núñez Gudás

Referencias:

- Science Connections. Scientific Profiles. Harald zur Hausen

- The Noble Prize. Harald zur Hausen. Biographical

- Día Mundial de la Salud Sexual

- MedlinePlus. Virus del papiloma humano

- Organización Mundial de la Salud. Notas descriptivas. Papilomavirus humanos (PVH) y cáncer cervicouterino