System Messages

Doctor en Ciencias Carlos Manuel Miyares Cao

Carlos Manuel Miyares Cao

Carlos Miyares Cao (1938 - 2015)

Director fundador del Centro de Histoterapia Placentaria, Doctor en Medicina, obtuvo su título en la Universidad de La Habana en el año 1965, luego se desempeñó como profesor de Farmacología durante 10 años. Investigador Titular y Médico Especialista en Farmacología y Ginecobstetricia, Doctor en Ciencias, Héroe Nacional del Trabajo de la República de Cuba, dirigió alrededor de 100 trabajos de investigación.

Nació en Ciudad de La Habana el 2 de febrero de 1939, realizó los estudios primarios en el Colegio de Belén, que pertenecía a la orden de los Jesuitas. En ese colegio funcionaban las llamadas Academias, de biología, de química, que en lenguaje de hoy vendrían a ser los Círculos de Interés. Se integró‚ a la Academia de biología durante todo el bachillerato, fue allí donde nació el investigador. Eran grupos de alumnos que se interesaban por las ciencias biológicas y realizaban trabajos investigativos.

Al concluir el bachillerato perdió literalmente dos años de estudio porque la Universidad, por los problemas políticos existentes en aquellos años, se mantuvo cerrada. Fue en 1959, con el triunfo de la Revolución, que comenzó los estudios de Medicina. Se graduó como médico en noviembre de 1965 en el Pico Turquino en el primer curso de médicos formado enteramente por la revolución.

Miyares siempre sintió una vocación grande por la Medicina, heredada de su padre, pero siempre pensó que se convertiría en especialista en Neurología y Neurocirugía, le interesaba también la Cardiología. Fue cuando cursaba el segundo año de la carrera de Medicina, al producirse el éxodo de médicos hacia Estados Unidos y que un grupo grande de profesores de la Escuela de Medicina abandonó también las aulas universitarias, que Miyares empezó a ejercer la docencia. En esos momentos ya había concluido la asignatura de Farmacología.

El curso al que Miyares Cao pertenecía era muy numeroso, casi de 900 estudiantes. Cuando se produjo la renuncia de los profesores, el Departamento de Farmacología se quedó prácticamente con un sólo profesor para casi 600 alumnos. Se solicitó la colaboración a los alumnos que habían finalizado la asignatura, para apoyar las clases prácticas de esta asignatura y así  fue como entró a esta cátedra, como monitor, para solucionar un problema.

Al desempeñar esta tarea se dió cuenta que si se conoce el contenido de la Farmacología se puede ayudar mucho a la Medicina pues esta disciplina es la ciencia que estudia el modo de acción de los medicamentos. Tuvo la impresión de que el dominio de la Farmacología dotaba al médico de un gran conocimiento para aplicar los métodos de tratamiento y de sustituciones de fármacos en casos de emergencia. Esto lo fue apasionando. Así se convirtió en Instructor No graduado de la especialidad.

Al arribar al sexto año de la carrera siguió trabajando en este campo de forma honoraria e hizo la especialidad de Ginecología y Obstetricia pero mantuvo los vínculos con la Farmacología.

Terminó los estudios de medicina en el año 1965 con altas calificaciones. Luego estuvo en la provincia de Guantánamo en el Servicio Médico Social Rural entre 1965-67, regresó a La Habana y comenzó su labor en el departamento de Farmacología de la Escuela de Medicina como Instructor graduado, simultáneamente actuaba como ginecobstetra en el Hospital González Coro y también en la maternidad de Marianao.

Su primera investigación tuvo el estímulo de la ginecología en el servicio social. “Fue sobre el cundeamor; las mujeres lo utilizaban para provocar el aborto y pudo demostrar que sí, que inducía contracciones en el útero y, por tanto, el aborto.

Luego trabajó con éxito el uso de los antihistamínicos como anestésicos locales.

Una de sus hipótesis de trabajo fue que la placenta, bajo ciertas condiciones, podía provocar el parto prematuro y en sus indagaciones descubrió que una sustancia de origen placentario propiciaba la pigmentación de la piel de los animales. A partir de ese momento se propuso aislarla, lo que dio lugar a la conocida Melagenina.

Fueron 10 años de dura labor, pero la alegría que sintió al comprobar junto con su antiguo profesor de Dermatología, el doctor Manuel Toboas, que la sustancia tenía una acción curativa; fue algo verdaderamente indescriptible. Con la Melagenina se estimula la reproducción de las llamadas células del color muertas. La cura es definitiva si se llega al final del tratamiento. Con esa eficacia y su no toxicidad, el producto es único en el mundo.

Las pesquisas no se detuvieron y posteriormente llegaron nuevos productos para combatir la psoriasis y la alopecia. Con su participación directa, el Centro de Histoterapia Placentaria ha creado, entre medicamentos y cosméticos, más de veinte productos, todos biológicos y derivados de la placenta humana.

Su patente "Procedimiento y producto para estimular la síntesis de pigmento melánico en la piel" está registrada en Cuba, Japón, India, Hungría, Inglaterra, Rusia, Alemania, EUA, Francia y Suecia.
 
Tiene setenta artículos publicados en revistas especializadas, cuatro monografías y cuatro libros sobre Farmacología y es autor del libro titulado "Melagenina. Unico recurso eficaz para el tratamiento del Vitiligo". Participó en numerosos eventos científicos nacionales e internacionales y fueron más de sesenta los cursos que impartió a médicos nacionales y extranjeros.

Fue miembro de la Sociedad Cubana de Ciencias Farmacéuticas, Sociedad Internacional de Dermatología con sede en New York, Asociación Médica del Caribe y Sociedad de Bioenergética y Medicina Tradicional.

Le han sido otorgadas las órdenes Manuel Fajardo por 25 años como trabajador de la medicina, Héroe del Trabajo de la República de Cuba, Simón Bolívar de la República de Venezuela y Ciudadano Distinguido de la Ciudad de La Habana en el 480 Aniversario de su fundación.

En nota publicada en el sitio web del Centro de Histoterapia Placentaria se expresa

Con gran tristeza informamos que el pasado día 1ro de Agosto de 2015 falleció en La Habana el destacado profesor y científico cubano Dr. Carlos Manuel Miyares Cao a la edad de 76 años. Médico Especialista en Farmacología y Ginecobstetricia, Doctor en Ciencias e Investigador Titular, fue Director fundador del Centro de Histoterapia Placentaria durante 25 años. En su larga carrera fue creador de más de 20 productos derivados de la placenta humana, participó y dirigió numerosas investigaciones que le permitieron la participación en importantes eventos científicos nacionales e internacionales, y la publicación de artículos en Revistas especializadas cubanas y extranjeras. Le fueron concedidas órdenes y condecoraciones nacionales e internacionales por su labor científica y su aporte a la medicina cubana, por todo lo cual le fue otorgada la condición de Héroe del Trabajo de la República de Cuba.

El legado del Dr. Miyares Cao. Por Orfilio Peláez. Granma

Premios y Condecoraciones:

Manuel Fajardo por 25 años como trabajador de la medicina
 Héroe del Trabajo de la República de Cuba
 Simón Bolívar de la República de Venezuela
Ciudadano Distinguido de la Ciudad de La Habana en el 480 Aniversario de su fundación

Comentarios (18)

tratamento

Como faço para conseguir este tratamento...O que devo fazer?

Visite el sitio del Centro de Histoterapia placentaria

Le recomiendo que visite el sitio de Histoterapia placentaria en www.histoterapia-placentaria.cu

No alcanzara jamas la muerte

No alcanzará jamás la muerte a un hombre que ha dejado sus huellas en favor de la humanidad. He admirado, leído y seguido por años aún sin conocerlo personalmente al médico, investigador, hombre de ciencia, colmado de tantas virtudas en su entrega profesional que definirlas seria inmodesto por faltar a su sencillez, ejemplo de consagración a la ciencia y al trabajo. Se decía era un hombre que disfrutaba de la soledad entre sus libros y pensamientos, solo se puede estar a gusto en la soledad con los demás en el corazón, pues la soledad no es un bien en sí. Es un bien para algo y para alguien, espacio para construir mejor la propia alma, no se acude a la soledad para quedarse en ella, se va para regresar de ella más abierto y abundante en cosas que dar y que ofrecer. Paciencia,  otra de las cualidades a la que debio acudir para enfrentar sus retos, esta es la parte mas delicada y digna de la grandeza del alma pero también la mas escasa, la paciencia está en la raíz de todo pues hasta la misma esperanza deja de ser felicidad cuando la acompaña la impaciencia, el camino y el sol no se ocultan para quien sabe confiar en si mismo y en los demás, pues no todos abandonan y usted siempre confió. Gracias Dr. Carlos Miyares Cao por legarnos un poco de su historia, de amor a la medicina y a la humanidad, usted nos ha dejado una enseñanza: Solo estaremos haciendo ciencia cuando la ciencia y la conciencia estén en favor de la humanidad . Dra Beatriz Barroso Fleitas.

Fui alumna del

Fui alumna del Prof. Dr. Miyares al inicio de la carrera de Medicina, en el ICBP "Victoria de Girón" y nunca olvidaré su magnífica preparación como docente, la excelente calidad de sus clases, aunado a la dedicación, modestia y sencillez que siempre lo caracterizaron. Aunque de seguro su ejemplo de profesional brillante perdurará, sin dudas, es una sensible pérdida para la medicina cubana. Llegue mi más sentido pésame a toda su familia.

Persona culta medida, con

Persona culta medida, con gran capacidad para compartir sus conocimientos, tuve la oportunidad de trabajar durante años en el escalado industrial de la producción de Melagenina y hacer posible que lo descubierto a nivel de laboratorio llegara a todos los aquejados de una enfermedad como el vitiligo que no sólo afecta al paciente físicamente sino que tiene una gran repercusión psíquica en los mismos, devolviéndoles su autoestima en la medida que la recuperación avanza. Mis condolencias a su familiares, amigos y colegas de trabajo.

Recuerdo a mi profesor de

Recuerdo a mi profesor de Farmacología en mis primeros años de estudiante (años 70). Es un recuerdo imborrable; su modestia, sencillez, más el caudal de conocimientos científicos dispuesto siempre a compartir desde que iniciaba sus investigaciones lo hacían alguien quién debía imitar. al pasar de los años seguí su trayectoria y siempre fue el mismo, ya en el Centro de Histoterapia Placentaria, su sonrisa y deseos de ayudar a todos era la mima imagen digna de imitar por muchos colegas. Llegue a sus familiares, amigos, colegas y todos los pacientes y familiares del mundo que lo lloran mis más sentidas palabras de pésame.

Mis mas sinceras condolensias

Mis más sinceras condolencias para familiares, amigos, colegas y toda persona allegada a este magnífico ser humano que con su actuar le dio esperanza y posibilidades de curación a todas los pacientes afectados con vitiligo que si no es una enfermedad grave ni terminal llegado un momento los pacientes se sienten marginados y por eso y por la obra de toda una vida hoy doctor y familiares espero hablar por todos los pacientes afectados con esta enfermedad le decimos gracias de corazón, muchas gracias.

Mis mas sinceras condolensias

Mis mas sinceras condolencias para familiares, amigos, colegas y toda persona allegada a este magnífico ser humano que con su actuar le dio esperaza y posibilidades de curación a todas los pacientes afectados con vitiligo que si no es una enfermedad grave ni terminal llegado un momento los pacientes se sienten marginados y por eso y por la obra de toda una vida hoy, doctor y familiares, espero hablar por todos los pacientes afectados con esta enfermedad le decimos gracias de corazón, muchas gracias.

Lamento mucho su

Lamento mucho su fallecimiento, mis condolencias a su familia y amigos. Yo fui su paciente durante algunos años, y gracias a él hoy ya no padezco de vitíligo. Fue una gran persona, y siempre se preocupó mucho por la satisfacción de sus pacientes.

Fui su alumno y tempranamente

Fui su alumno y tempranamente lo admiré por su modestia y sabiduría. En algún momento de mi carrera me enseñó a utilizar los antihistamínicos como anestésicos locales, y lo apliqué en la sutura de heridas en lugares intrincados, durante el servicio social cuando no había otra cosa, o los clásicos eran riesgosos. Es un honor haber sido alumno de uno de los grandes. Adioó Profesor.

Tambien soy de las que

También soy de las que piensan que "la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida" y este es el caso. Conocí al profesor desde cuando trabajaba en el Laboratorio sito en 17 y 62, hoy Mcpio. Playa, siempre le saludé con respeto y afecto pues ya sabía se trataba de un investigador muy serio y lo admiré siempre por eso y por su gran educación formal. Por suerte ha dejado preparado un relevo que aunque no lo sustituye, al menos dará continuación a su obra. Para sus familiares envío mis condolencias.

fui.su.alumna.en.el.hospital.

Fui su alumna en el hospital Carlos J. Finlay era una persona admirable. Al igual que el Dr. Alfredo Rodriguez, siento mucho su pérdida, ciertamente deja una historia de vida envidiable para las nuevas generaciones.

Siento mucho la pérdida de

Siento mucho la pérdida de tan ilustre personalidad de las ciencias médicas, que ha llenado de gloria la medicina cubana y beneficiado a tantos pacientes que padecen la enfermedad del vitiligo a nivel nacional e internacional. Seria muy importante que toda su extensa obra científica esté registrada en la base de datos CUMED, que contiene la bibliografía cubana y que sus escritos se depositen en la Biblioteca Médica Nacional para que se puedan conservar formando parte de la estrategia que lleva esta institución de salvaguardar el patrimonio propio, histórico y bibliográfico en salud. Mi más sentido pésame a toda su familia.

Es lamentable la pérdida de

Es lamentable la pérdida de tan ilustre persona, pero los hombres como él no mueren, solo la materia pues su espírítu estará siempre entre nostros. Mis condolencias a sus familiares y amigos de todo corazón Profesora de Ciencias Médicas de la Habana

Siento mucha tristeza por la

Siento mucha tristeza por la muerte de tan prestigioso médico, gracias a él mi hijo hoy utiliza la melagenina plus y su enfermedad está controlada, mi más sentido pésame a sus familiares, amigos y colegas.

Fui su alumno y aprendí mucho

Fui su alumno y aprendí mucho con él. Un gran maestro, un gran profesor, una gran persona. Lamento mucho esta pérdida. Dr. Lugones Botell

Fuimos compañeros de curso y

Fuimos compañeros de curso y estuvimos juntos en el internado(sexto año) y en la Residencia de Gineco-Obstetricia en Maternidad Obrera. Fue siempre un apasionado de la investigación científica, un excelente compañero y un magnifico ser humano. Siento mucho su pérdida, pero deja una historia de vida envidiable para las nuevas generaciones.

Fuimos compañeros de curso y

Fuimos compañeros de curso y estuvimos juntos en el internado (sexto año) y en la Residencia de Gineco-Obstetricia en Maternidad Obrera. Fue siempre un apasionado de la Investigacioó Científica, un excelente compañero y un magnífico ser humano. Siento mucho su pérdida, pero deja una historia de vida envidiable para las nuevas generaciones.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes spam.
Image CAPTCHA
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.