System Messages

No vacunar a los niños durante la pandemia de COVID es cambiar una crisis de salud por otra

Hay una disminución alarmante en el número de niños en el mundo que reciben vacunas esenciales, debido a las disrupciones causadas por la pandemia de la COVID-19, advirtieron este miércoles el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, las interrupciones en el suministro de vacunas amenazan con revertir el progreso para hacer llegar una amplia gama de inmunizaciones a los más pequeños y adolescentes, que ya de por sí ya se ha visto obstaculizada en la pasada década.

Los últimos datos sobre estimaciones de cobertura de vacunas de las agencias para 2019 muestran que mejoras como la expansión de la vacuna contra el VPH a 106 países y una mayor protección para los niños contra más enfermedades están en peligro de decaer.

Por ejemplo, números preliminares para los primeros cuatro meses de 2020 apuntan a una caída sustancial en el número de niños que completan tres dosis de la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina. Se trata de la primera vez en 28 años que el mundo podría ver una reducción en la cobertura de esa inmunización.

Datos de interrupciones por la COVID-19

Debido a la pandemia, al menos 30 campañas de vacunación contra el sarampión han sido canceladas o están en riesgo de cancelación, lo que podría generar la aparición de nuevos brotes de esta enfermedad viral contagiosa en 2020 y los años siguientes.

Según una nueva encuesta de Unicef, la OMS y la organización Gavi, realizada en colaboración con los Centros para el Control de Enfermedades de los EE. UU., el Instituto de Vacunas Sabin y la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, tres cuartos de los 82 países que respondieron informaron interrupciones en sus programas de inmunización a partir de mayo de 2020, relacionadas con la COVID-19.

Las razones de los servicios interrumpidos varían. Incluso cuando se ofrecen, las personas no pueden acceder a ellos debido a la renuencia a salir de casa, las interrupciones del transporte, las dificultades económicas, las restricciones de movimiento o el miedo a exponerse a personas con coronavirus. Muchos trabajadores de la salud tampoco están disponibles debido a restricciones en los viajes o la redistribución a las tareas de respuesta, así como la falta de equipos de protección.

La tasa de cobertura global se estanca

El progreso en la cobertura de inmunización de por sí se estancó antes del impacto de la COVID-19, al 85% para las vacunas de la difteria y el sarampión. La probabilidad de que un niño nacido hoy esté completamente vacunado con todas las vacunas recomendadas a nivel mundial, para cuando llegue a la edad de 5 años, es inferior al 20%.

En 2019, casi 14 millones de niños no tuvieron acceso a vacunas que salvan vidas, la mayoría en África. Dos tercios de ellos se concentran en 10 países de ingresos medios y bajos: Angola, Brasil, República Democrática del Congo, Etiopía, India, Indonesia, México, Nigeria, Pakistán y Filipinas. Los niños en los países de ingresos medios representan una parte cada vez mayor de la carga.

Palabras clave: Naciones Unidas, OMS, Unicef, vacunación, inmunización, COVID-19