System Messages

Un regalo de vida para toda la familia

  • FUENTE: CNICM-Infomed
  • 24 Febrero 2020

Rosa del Carmen Echavarría Sánchez comparte con orgullo y agradecimiento su historia más importante. Ella forma parte de los más de mil 500 pacientes que hoy viven con un trasplante renal en Cuba. Vive a plenitud, es útil a la sociedad y, sobre todas las cosas, tiene salud para continuar cuidando a sus tres pequeños.

"Estoy tan feliz de vivir y de estar al lado de mi familia, que las dificultades propias de la cotidianeidad no me preocupan, porque tengo lo más importante", nos asegura esta licenciada en Economía, quien tan solo un mes después de ser trasplantada se reincorporó a sus labores en el Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas.

Hace cinco años fue diagnosticada en el Instituto de Nefrología "Dr. Abelardo Buch López" con una enfermedad renal crónica, afección que pese a los cuidados del equipo de especialistas que veló por controlar los síntomas, reducir las complicaciones y retrasar su progresión, la llevó a necesitar con el tiempo de la diálisis, uno de los métodos sustitutivos de la función renal.

Fue una etapa difícil –recuerda–, con tres niños, dos jimaguas de cuatro años y el mayor, de 10 años. "Estuve más de mes y medio en tratamiento de diálisis, desde mayo hasta julio de 2019, cuando me llamaron para el trasplante".

Rosita, como le llaman cariñosamente sus compañeros de trabajo, siente gratitud infinita por  todos los médicos, enfermeras y demás personas que intervinieron en lo que considera "el milagro" de devolverle su salud.

"Para nosotros y también para quienes nos acompañan en este proceso, no hay más que gestos de cariño y amor, la preocupación diaria por cómo nos sentimos. Para ellos el paciente es como una familia más. Por eso yo le agradezco tanto a esos médicos, les agradezco desde el doctor que dirige el hospital hasta las personas que se ocupan de la limpieza".

Estos galenos son continuadores de aquellos pioneros, dirigidos por el profesor Abelardo Buch, director-fundador del Instituto de Nefrología, que el 24 de febrero de 1970 realizaron el primer trasplante exitoso de riñón en Cuba. Entonces, un joven de 23 años fue el primero de los más de seis mil cubanos que como Rosita se han beneficiado en estas cinco décadas con este procedimiento.

1970, un año memorable para la Nefrología en Cuba

El profesor Jorge Pablo Alfonzo Guerra, integrante de aquel grupo iniciador de los trasplantes renales en Cuba, califica este hecho como un éxito indudable para el Ministerio de Salud Pública en los primeros tiempos de la Revolución. 

"Para los que iniciamos el trasplante, jamás se nos olvidará ese año, que posiblemente constituyó la fase más hermosa de nuestra vida. Ver a un paciente moribundo prácticamente y devolverlo a la familia, a la sociedad, una persona normal en sus funciones sociales, académicas, laborales, es una sensación incomparable".

En conferencia de prensa, a propósito del aniversario 50 de este hecho, recordó el también especialista de I Grado en Medicina Interna que en 1970 se hicieron 17 trasplantes en 16 pacientes (uno de ellos recibió dos riñones); de estos, cuatro se realizaron en pacientes en edad pediátrica, otro hito para el país. Se efectuó también el primer trasplante de donante con muerte cerebral y el primer retrasplante.

A partir de estas experiencias, los resultados alcanzados fueron muy satisfactorios para la época, a la par de los reportes internacionales, y Cuba consolidó su prestigio y potencialidades en esta área en Latinoamérica.

El Dr. Alfonzo Guerra destacó entre los logros de esta primera avanzada, la introducción de los estudios de compatibilidad tisular HLA y la creación de un programa automatizado de selección donante-receptor, elementos que facilitaron posteriormente el intercambio de órganos entre los centros de trasplante y fueron la base de la Oficina Nacional de Trasplantes.

Esos primeros años -subrayó el especialista- fueron una universidad práctica para todos los integrantes del equipo de trasplante renal, y permitieron, en concordancia con el desarrollo de la especialidad y la apertura de los servicios nefrológicos en otras provincias, llevar este privilegio a todo el país.

Hoy Cuba cuenta con una red integrada por 56 servicios nefrológicos, en los que se atienden por diálisis tres mil 500 pacientes, de los que emergen los necesitados de trasplante. Estos centros están interrelacionados con más de 400 policlínicos y 13 mil consultorios del médico de la familia.

El Dr. Raúl Herrera Valdés,  jefe del Grupo Nacional de Nefrología, detalló que el trasplante renal está ubicado en el vértice de un programa integral para la atención del enfermo renal crónico, que tiene entre sus aspectos la promoción de salud, la pesquisa temprana del paciente, la atención médica y la rehabilitación.

Explicó que la base de este programa radica en los consultorios del médico de la familia, desde donde evolucionan los pacientes hasta aquellas instituciones de salud dotadas de las tecnologías necesarias para la implementación del tratamiento por diálisis y/o trasplante renal.

Se considera que a nivel global, 1 de cada 10 personas padecerá en algún momento de su vida de Enfermedad Renal Crónica, una epidemia mundial que se potencia por la longevidad de la población, la diabetes, hipertensión arterial, otras enfermedades renales y factores de riesgo. En Cuba, se estima que el número de afectados ronda el millón, sin embargo, menos del uno por ciento llega a un estadío avanzado, con necesidad de remplazo de la función renal, puntualizó el especialista.

En ese sentido, el  Dr. Jorge Francisco Pérez-Oliva Díaz, Coordinador del Programa de Enfermedad Renal Crónica, Diálisis y Trasplante, subrayó algunos hechos que evidencian la mejoría de la accesibilidad y la cobertura universal de la atención en este campo. Entre ellos mencionó la construcción de nuevos servicios, el incremento de las capacidades dialíticas, la adquisición de tecnologías de punta en máquinas de hemodiálisis y el perfeccionamiento del trabajo de la especialidad, con énfasis especial en la proyección comunitaria.

"Este es un esfuerzo que no es solo interdisciplinario, es transdisciplinario, porque incorporamos los saberes de todos en pos de la calidad y la excelencia en la atención al paciente".

Informó el experto que el país cuenta con una estrategia de desarrollo aprobada que comprende el desarrollo garantizado para los próximos dos años con nuevos servicios, ampliación de la diálisis peritoneal domiciliaria en pacientes y sustitución tecnológica.

Espíritu solidario que salva vidas

Entre los trasplantes de órganos que se desarrollan en Cuba, el renal es el más significativo. Sin embargo, esta intervención –que se realiza gratuitamente–, no depende únicamente del Sistema Nacional de Salud, tener las mejores instituciones o los recursos necesarios; la solidaridad ciudadana constituye uno de los eslabones más importantes.

El jefe de la Oficina Nacional de Trasplantes, el doctor Mario Antonio Enamorado Casanova, aseguró que el éxito de nuestro país en este ámbito ha sido posible gracias al espíritu solidario de nuestro pueblo, que en los momentos más difíciles, ante el fallecimiento de un ser querido, ha dado su consentimiento para donar órganos y salvar otras vidas.

"Ese elemento se convierte en el eje capital de que se puedan desarrollar estas tecnologías, que ya han dejado de ser una novedad científica y hoy son una realidad para salvar muchas vidas".

Consideró que en la medida que le planteemos a la sociedad que es ella la que tiene la solución, unido al sistema de salud, ganaremos más en comprensión para poder ayudar al desarrollo exitoso de estos programas.

"Cada uno de nosotros tiene 10 veces más posibilidades de enfermar de un riñón y de recibir un trasplante, que de convertirnos un donante. Por tanto, cuando donamos un órgano, lo donamos para cada uno de nosotros mismos". 

En los últimos cinco años, en el país se realizaron más de 700 donaciones, lo que ha posibilitado que más de 900 pacientes se beneficien con un trasplante renal.

Para realizar este procedimiento, Cuba dispone de nueve centros, que atienden de manera regionalizada y equitativa a todos los que necesiten ser evaluados para una posible intervención. Otras 32 instituciones hospitalarias cuentan con servicios de coordinación de trasplante, acreditados para el diagnóstico, extracción y distribución de los órganos.

Lic. Yeni Ortega Betancourt
Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas. Infomed

Palabras clave: trasplante de riñón, Cuba, 50 aniversario, Nefrología