Al Día, Noticias de Salud

La población xavante del Brasil central enfrenta una epidemia de diabetes, según un estudio

System Messages

Científicos constataron mediante exámenes de retina una alta prevalencia del tipo 2 de la enfermedad y de una disfunción oftalmológica que la misma causa.

Retinopatía diabéticaLos xavantes constituyen una de las poblaciones indígenas brasileñas más vulnerables al SARS-CoV-2. Y enfrentan una epidemia de otra enfermedad silenciosa, considerada como factor de riesgo para el agravamiento de la COVID-19: la diabetes.

Un grupo de investigadores brasileños vinculados a la Escuela Paulista de Medicina de la Universidad Federal de São Paulo (EPM-Unifesp) y a la Facultad de Medicina de Ribeirão Preto de la Universidad de São Paulo (FMRP-USP) constató mediante exámenes de retina de 157 personas pertenecientes a esta etnia, realizados antes de la pandemia del nuevo coronavirus, una alta prevalencia de diabetes del tipo 2 y de una disfunción oftalmológica causada por la enfermedad.

Los resultados de ese estudio, que contó con el apoyo de la FAPESP - Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo, se publicaron en la revista Diabetes Research and Clinical Practice, de la Federación Internacional de Diabetes.

 “Entre los 157 xavantes que examinamos, 95 [el 60,5 %] tenían diagnóstico de diabetes”, dice Fernando Korn Malerbi, posdoctorando del Departamento de Oftalmología de la EPM-Unifesp y primer autor del estudio.

De acuerdo con el investigador, la diabetes puede desencadenar problemas oftalmológicos como la retinopatía diabética, que produce daños en los vasos sanguíneos de la retina causados por el exceso de glucosa en la sangre. De no detectársela y tratársela adecuadamente, esta alteración oftalmológica puede llevar a la ceguera.

Con el fin de diagnosticar casos de retinopatía diabética y de otras posibles disfunciones oftalmológicas en poblaciones indígenas, los investigadores realizaron exámenes de retinografía en indios xavantes de las reservas Volta Grande y São Marcos, situadas en el estado de Mato Grosso, en la región centro-oeste de Brasil. Para ello utilizaron un retinógrafo portátil desarrollado por la empresa Phelcom Technologies en el marco de un proyecto apoyado por el Programa FAPESP de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (PIPE).

Este retinógrafo portátil, cuyo nombre es Eyer, está compuesto por un aparato que, al acoplárselo a un smartphone, toma imágenes precisas de la retina, con lo cual permite detectar enfermedades del fondo de los ojos a un costo mucho más bajo que con los métodos convencionales. Asimismo, cuenta con la ventaja de hacer posible el diagnóstico vía telemedicina, a kilómetros del consultorio de un médico oftalmólogo.

Cuando se producen las imágenes, la aplicación que opera el aparato para la iluminación y las tomas de la retina las envía vía internet a un sistema web , llamado Eyer Cloud, que permite almacenar y gestionar los exámenes de los pacientes.

De no haber acceso al wifi o a una red 3G ó 4G al momento del estudio, las imágenes permanecen guardadas en el aparato y se envían a la nube tan pronto como haya conexión con internet.

En el caso de los exámenes realizados entre los xavantes, como Korn Malerbi condujo los procedimientos, el diagnóstico se realizó instantáneamente, en presencia de los pacientes.

“Cuando las lesiones en la retina observadas con el retinógrafo portátil indicaban riesgo de ceguera, orientábamos a los pacientes a través de intérpretes y los derivábamos a los equipos de atención de la salud indígena para su seguimiento y tratamiento”, afirma Korn Malerbi.

De los 95 pacientes diagnosticados con diabetes, no fue posible evaluar si 23 de ellos (el 24,2 %) presentaban retinopatía diabética, debido a la opacidad de los tejidos transparentes de los ojos, como en el caso del cristalino, causada por catarata.

En los 72 pobladores de la etnia cuyas imágenes de la retina permitieron efectuar el diagnóstico de retinopatía diabética, los investigadores constataron que 16 padecían la enfermedad y siete presentaban riesgo de ceguera.

“Comprobamos que el retinógrafo portátil se erige como un método viable para el rastreo de la retinopatía diabética, por tratarse de una tecnología de bajo costo y que puede utilizarse en comunidades remotas, tales como las reservas indígenas, donde la población generalmente se encuentra dispersa por varias aldeas”, dice Malerbi.

Una desmejora de la salud

En el marco de un estudio anterior, ya se había informado una prevalencia del 19,3 % de la retinopatía diabética entre xavantes de las mismas reservas que ahora visitaron los investigadores.

El actual aumento de la prevalencia de casos de esta disfunción oftalmológica en esa población indígena puede obedecer a una mayor sensibilidad de las imágenes de fondo de ojo obtenidas con el retinógrafo portátil en comparación con la metodología empleada en el estudio anterior, mediante oftalmoscopía indirecta.

Otra hipótesis indica que el estado de salud de esa población indígena, que es una de las mayores de Brasil, con aproximadamente 17 mil personas distribuidas en nueve reservas, ha desmejorado en el transcurso de los últimos años, según evalúan los autores del trabajo.

Un estudio anterior con 932 integrantes de esta etnia indicó que el 66,1 % padecía síndrome metabólico, definido como una condición en la cual los factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares y diabetes mellitus ocurren al mismo tiempo.

Las alteraciones en el perfil de salud y en la dieta acaecidas durante las últimas décadas, caracterizadas por el consumo de alimentos industrializados y el sedentarismo, llevaron a este cuadro, según evaluaron los investigadores.

“Este grupo indígena, que tradicionalmente estaba conformado por cazador-recolectores, se volvió más sedentario y modificó su dieta tradicional durante las últimas décadas, incorporando nuevos alimentos con un alto tenor de azúcar”, explica Malerbi.

Además de los xavantes, los investigadores también realizaron exámenes de retina en 33 habitantes bororos, de otra etnia amenazada tanto por la COVID-19 como por los incendios que asolan a la región del Pantanal.

Los resultados de los exámenes revelaron que siete bororos padecían diabetes, de los cuales uno fue diagnosticado con retinopatía diabética grave y fue derivado para su tratamiento.

noviembre 20/2020 (Dicyt)