Al Día, Noticias de Salud

Contacto piel con piel y lactancia materna, también en la era COVID

System Messages

Las intervenciones terapéuticas que favorecen la salud global y el neurodesarrollo de los prematuros deben contemplarse independientemente de la situación de salud pública.

piel-con-piel“El recién nacido prematuro y su familia tienen derecho a recibir unos cuidados óptimos para su salud independientemente del escenario de salud pública en el que nos encontremos”, afirma contundente el presidente de la Fundación NeNe, Alfredo García-Alix, neonatólogo referente en el desarrollo neurológico de los bebés antes de la semana 37 de gestación (los nacidos con menos de 28 semanas se consideran prematuros extremos).

Es una de las conclusiones del análisis que ha realizado esta Fundación con motivo del Día Mundial del Niño Prematuro , celbrado recientemente. En España, el 7 % de los recién nacidos lo hacen de forma prematura.

Casi el 10 % de los prematuros extremos presentará parálisis cerebral moderada-grave y un 40 %, algún grado de retraso cognitivo en la edad escolar. Esto se traduce en disfunciones en atención, procesamiento visual, progreso académico, funciones ejecutivas, comportamiento y/o control emocional e interacción social. “Esto, no solo afecta a las capacidades del niño o niña, sino que afecta a toda la familia y representa un enorme costo social”, subraya el presidente de NeNe.

Por todo esto, desde NeNe, se recuerda que, aún en las difíciles circunstancias actuales, sigue siendo crucial el acceso libre de las madres y padres a las unidades Neonatales en general y a las unidades de Cuidados Intensivos Neonatales, en particular, y facilitar la participación de los progenitores en los cuidados del bebé prematuro para su correcto neurodesarrollo y para establecer el vínculo afectivo y el rol parental. “El contacto piel con piel precoz y continuado y la lactancia materna son en estos momentos aún más importantes para favorecer el neurodesarrollo correcto del recién nacido prematuro y el vínculo emocional con sus progenitores”, explican Nuria Herranz y Maite Montes, enfermeras especializadas en Neonatología y responsables de la sección de Enfermería de la Fundación NeNe.

Y es que “la pandemia nos ha enfrentado a innumerables dificultades para mantener la calidad asistencial en Neonatología, pero, aun cuando se están superando, necesitamos establecer nuevos formatos de acción con las familias que permitan vencer las dificultades inherentes a la pandemia”, explica García-Alix.

En este sentido, los profesionales y las familias han contado con un aliado: “La actual situación nos ha introducido en el mundo virtual de forma acelerada, tanto a familias como a profesionales. Estamos aprendiendo a utilizar estas herramientas de forma creativa para responder a los retos asistenciales en condiciones difíciles, como es la actual pandemia”, continúa este especialista en Neonatología.

Las cámaras que permiten que las familias puedan ver al bebé en directo, escuelas de padres online, aplicación de técnicas de Telemedicina para dar apoyo y atención continuada a las familias de los niños prematuros, reuniones virtuales que permiten la participación del equipo multidisciplinar (incluido Enfermería) para analizar casos y aportar soluciones. “En esta época de prolongada pandemia, el uso de recursos tecnológicos cómo vídeollamadas o visitas virtuales con criterio ético y seguros puede minimizar el estrés de madres, padres y otros familiares por no poder estar al lado de sus bebes prematuros”, subrayan Herranz y Montes.

Sin embargo, como recuerda el presidente de NeNe, esta capacidad de conexión pasa por que los hospitales construyan sólidas plataformas en línea que soporten esta cantidad de comunicaciones. Además, los controles de covid-19 deberían hacerse periódicamente a las familias con un neonato prematuro y ser animados a descargarse la APP de rastreo para minimizar la extensión de la infección entre las familias y los profesionales sanitarios

“No podemos permitirnos ni permitir que, habiendo soluciones y medidas que palian dificultades futuras en los bebés prematuros, el Sistema Nacional de Salud no haga todo lo posible por ofrecer la mejor asistencia posible a estos pequeños”, concluye García-Alix.

“La realidad, independientemente de la pandemia, sigue siendo que en nuestro país no se aplican de forma homogénea y generalizada estrategias que han demostrado científicamente que mejoran el desarrollo neurológico de los recién nacidos prematuros”, concluye el presidente de NeNe.

En tiempos de crisis sanitaria y pandemia, sigue siendo obligado que el recién nacido prematuro reciba en la unidad neonatal amor, estimulación, cuidado y seguridad de sus padres”, resumen Montes y Herranz.

noviembre 20/2020 (Diario Médico)