Al Día, Noticias de Salud

La combinación de omega-3 con aspirina ayuda a tratar la periodontitis en personas diabéticas

System Messages

Una asociación de suplementos de omega-3 y pastillas de aspirina junto al tratamiento convencional contra la periodontitis permite obtener mejores resultados clínicos con personas que padecen diabetes, ayudando incluso en el control de la glicemia. La inflamación crónica de las encías ocurre con frecuencia entre los diabéticos y ocasiona perjuicios importantes en la calidad de vida.

peridontitisEsta conclusión surge de un estudio apoyado por la FAPESP - Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo y publicado en el Journal of Periodontology. La investigación se llevó a cabo durante el doctorado de Nidia Cristina Castro dos Santos en el Instituto de Ciencia y Tecnología de la Universidade Estadual Paulista (ICT-Unesp), con sede en la localidad de San José dos Campos, en Brasil.

“La periodontitis y la diabetes son enfermedades muy prevalentes en la población, y a menudo aparecen juntas. Por ende, es de gran interés encontrar un tratamiento relativamente barato y con pocos efectos colaterales que ayude a combatir ambos problemas al mismo tiempo”, comenta Castro dos Santos, autora principal del trabajo.

Para el ensayo clínico aleatorizado, Castro dos Santos y su grupo reclutaron a 75 individuos con periodontitis entre moderada y severa y diagnosticados con diabetes tipo 2 hace al menos cinco años, gran parte de ellos con la enfermedad descompensada. Los participantes quedaron divididos en tres grupos.

El primero, que hizo las veces de control, fue sometido únicamente al desbridamiento, que es la remoción mecánica de la biopelícula bacteriana que se acumula en los dientes y que provoca la inflamación en el periodonto (el nombre técnico de la encía). A este procedimiento también se lo conoce con el nombre de raspaje. El segundo grupo tomó una combinación de 3 gramos (g) de aceite de pescado, fuente de omega-3, y 100 miligramos (mg) de aspirina durante dos meses después del procedimiento. En tanto, el tercero ingirió las mismas dosis durante idéntico período, pero antes de someterse al desbridamiento.

 “En ambos grupos sometidos al abordaje combinado, los resultados fueron superiores a los de los voluntarios que se sometieron únicamente al raspaje”, afirma Castro dos Santos. Con todo, la utilización de suplementos después del desbridamiento fue mejor aún, con una tasa de éxito del 40 % en el tratamiento, ante el 16 % del grupo de control.

Asimismo, los voluntarios sometidos a este protocolo exhibieron una reducción en los niveles de interferón gamma (IFN-γ), interleuquina 1-beta (IL-1β) e interleuquina 6 (IL-6), tres moléculas implicadas en los procesos inflamatorios. También se observó una baja en el nivel de hemoglobina glicada en la sangre, lo cual sugiere una mejoría en el control de la glicemia y, por consiguiente, de la diabetes.

El nexo entre la periodontitis y la diabetes 

Se estima que la periodontitis severa, cuando la inflamación es tan grande que dificulta la masticación, provoca dolor y puede derivar en la pérdida de dientes,  afecta al 11 % de la población adulta en el mundo. Entre los diabéticos, la prevalencia llega al 32 %. Se trata de una relación de doble mano.

“La diabetes aumenta la severidad y la frecuencia de la enfermedad periodontal tanto como la periodontitis perjudica el control de la glicemia”, explica Mauro Pedrine Santamaria, docente de la Facultad de Odontología de San José dos Campos de la UNESP y director de la investigación.

La inflamación es el nexo entre ambas afecciones. La alta concentración crónica de azúcar en la sangre, efecto de la diabetes, lleva a un estado inflamatorio sistémico, que facilita la aparición de la periodontitis. “Y la inflamación de las encías libera mediadores inflamatorios en la circulación, que impiden una acción adecuada de la insulina y empeoran el metabolismo de la glucosa”, explica Pedrine Santamaria.

Por otra parte, el omega-3 tiene una reconocida acción en la resolución de la inflamación. Anteriormente, un grupo de investigadores del The Forsyth Institute, de la Harvard University, Estados Unidos, había demostrado que este tipo de grasa ayuda en el control de la enfermedad gingival en personas sin diabetes.

 “Es un sustrato para la producción de lípidos tales como las resolvinas y la maresinas, que coordinan la respuesta inflamatoria”, destaca Castro dos Santos, quien realizó una pasantía en el The Forsyth Institute, en donde tuvo la idea de aplicar esta estrategia con diabéticos. Es como si esos lípidos “organizasen” la inflamación generada por el sistema inmunológico.

En tanto, la aspirina parece aumentar la síntesis de esos lípidos y mejorar su acción. Tan es así que existe una resolvina llamada aspirin-triggered resolvin (en traducción libre, resolvina desencadenada por la aspirina), que es más potente y más eficaz.

Las ventajas del tratamiento

Se considera que este abordaje es más accesible y más efectivo con relación a sus costos, toda vez que el aceite de pescado y la aspirina son relativamente baratos y se hallan con facilidad en las farmacias. “Este trabajo abre las portas para la elaboración de un protocolo más eficiente con una población que necesita mucho el tratamiento. Y eventualmente podría utilizárselo en la red pública”, dice Pedrine Santamaria.

El tratamiento convencional mediante el raspaje es bastante eficaz, aunque suele tener que complementárselo con antibióticos. “Pero la periodontitis puede volver, y en el transcurso de los años, el uso indiscriminado de antibióticos genera resistencia, lo que disminuye el efecto beneficioso de estos medicamentos”, añade Pedrine Santamaria.

La modulación de la inflamación del hospedante constituye una estrategia innovadora. “Hasta ahora, la mayor parte de los trabajos se enfocaba en las bacterias”, explica Castro dos Santos. Llama la atención también el hecho de que tanto el omega-3 como la aspirina exhiban pocos efectos colaterales relevantes. La aspirina tiene el riesgo documentado de provocar sangrado gastrointestinal, pero solo se lo observó en pacientes que hicieron uso de ella durante períodos más prolongados.

Por último, al aplacar la periodontitis, se genera un impacto significativo sobre la calidad de vida de los pacientes, que tienden a tomar menos medicamentos para controlar la diabetes (cosa que ya ha sido demostrada en otros estudios). La autoestima y alimentación constituyen dos aspectos sujetos al impacto de las versiones graves de la enfermedad.

El grupo de Castro dos Santos y de Pedrine Santamaria, en colaboración con la Universidade Guarulhos, en São Paulo, está culminando un nuevo estudio enfocado específicamente en este punto. “Al aplicar cuestionarios sobre la calidad de vida, verificamos que los diabéticos exhiben mayores posibilidades de reportar problemas en la calidad de vida que los individuos normoglicémicos”, comenta Castro dos Santos.

En otra línea de investigación de la División de Periodoncia del ICT-Unesp que cuenta con el apoyo de la FAPESP se estudia el mismo protocolo aplicable a pacientes jóvenes con periodontitis agresiva.

octubre 25/2020 (Dicyt)

Referencia:

Castro Dos Santos N.C., Andere N.,  Cássia F Araujo C.F., de Marco A.C., Kantarci A., Van Dyke T.E., Santamaria M.P.: Omega-3 PUFA and aspirin as adjuncts to periodontal debridement in patients with periodontitis and type 2 diabetes mellitus: Randomized clinical trial . Journal of Periodontology. 2020 Oct;91(10):1318-1327. doi: 10.1002/JPER.19-0613.