Al Día, Noticias de Salud

Un tratamiento muestra indicios positivos contra la fibrosis pulmonar idiopática, según un estudio en ratones

System Messages

Un estudio pre clínico dirigido por científicos de Cincinnati Children's, Estados Unidos, ha evidenciado que, en los ratones, el fármaco barasertib revierte la activación de los fibroblastos que causan la peligrosa acumulación de tejido cicatrizante en los pulmones de las personas con fibrosis pulmonar idiopática (FPI).

pulmones con  fibrosis pulmonarEl descubrimiento, publicado en la revista EMBO Molecular Medicine, sugiere que un tratamiento poderoso para una enfermedad mortal que actualmente no tiene otra cura que el trasplante de pulmón puede estar a pocos años de iniciar los ensayos clínicos en humanos.

"Este estudio es el primero en identificar al barasertib como un candidato antifibrótico. Eso es importante porque hasta ahora no hay tratamientos para la FPI que parezcan revertir el proceso subyacente que causa la enfermedad", explica uno de los líderes del trabajo, Satish Madala.

Los científicos creen que una combinación de predisposición genética y factores ambientales desencadenan la FPI, pero las causas y mecanismos exactos siguen siendo desconocidos. En la actualidad, hay dos medicamentos aprobados que pueden ayudar a retrasar la enfermedad: Ofev (nintedanib) y Esbriet (pirfenidona). Pero ambos pueden causar efectos secundarios graves. Los médicos también utilizan el suplemento de oxígeno y otros métodos de control de los síntomas para prolongar la supervivencia. Sin embargo, en última instancia, las personas con FPI han necesitado un trasplante de pulmón, pero el suministro de órganos de donantes es limitado.

En este nuevo estudio, los autores revelan que un gen llamado aurora quinasa B (AURKB) se expresa en altos niveles dentro de las células del tejido de cicatrización del pulmón (también conocido como fibroblastos). Esta expresión genética parece estar impulsada por múltiples factores de crecimiento y un factor de transcripción llamado tumor de Wilms 1, según el estudio.

El equipo utilizó varias tecnologías para buscar entre cientos de posibilidades para encontrar esta conexión genética, incluyendo datos de expresión génica de pacientes con FPI, firmas de transcripción de células aprobadas y en investigación tratadas con fármacos, y una herramienta de software desarrollada en Cincinnati Children's llamada ToppFun. Una vez que el equipo identificó la participación de barasertib, un conocido inhibidor de AURKB, exploraron la relevancia terapéutica, la mecánica subyacente y las vías de objetivo relacionadas con la fibrosis pulmonar.

El barasertib, desarrollado por AstraZeneca, es un potente inhibidor de la aurora quinasa que se ha mostrado prometedor como potencial tratamiento contra el cáncer. De hecho, el fármaco está siendo estudiado en ensayos clínicos de fase I/II como posible tratamiento para la leucemia mieloide aguda (LMA).

Los colaboradores en este estudio usaron el fármaco para tratar ratones que fueron inducidos a desarrollar una enfermedad pulmonar que imita la FPI humana. Descubrieron que la inhibición de la actividad de la AURKB ayudó a los ratones de múltiples maneras.

Aquellos tratados con barasertib antes de desarrollar la fibrosis pulmonar tenían menos probabilidades de hacerlo una vez que se inducía la formación de cicatrices. Una vez que la fibrosis había comenzado, la introducción del medicamento retrasó significativamente el progreso de la enfermedad, principalmente al causar una muerte celular más rápida entre los fibroblastos. Los resultados del tratamiento incluyeron menos tejido cicatricial, mejor elasticidad pulmonar y una mejor función pulmonar en general.

agosto 13/2020 (Europa Press) – Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.