Al Día, Noticias de Salud

Comer animales silvestres puede introducir virus en humanos

System Messages

Jordi Serra-Cobo, profesor del Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona, alerta del peligro de consumir carne de caza sin control sanitario.

PREGUNTA. En el origen de la actual pandemia están, al parecer, los quirópteros (murciélagos, por su nombre común). ¿Cree que un contagio animal-humano como el que se sospecha que brotó con el SARS-CoV-2 en Wuhan, China, ya sea directamente por comer esos animales o por consumir otros portadores secundarios,podría haberse dado en alguna zona de España (incluyendo islas)? Puesto que parece que aquí nadie los come, ¿en qué condiciones (mordisco, arañazo, etc.) sucedería?

RESPUESTA. El contagio en nuestro país no es posible a no ser que uno se dedique a comer murciélagos. El sudeste asiático es lo que llamamos un hot spot epidemiológico. Es decir, un punto caliente. ¿Por qué? Por existir gran diversidad de virus, de reservorios y por razones de ámbito cultural. No podemos extrapolar la situación del sudeste asiático a Europa.

P. Los murciélagos tienen muy mala fama en nuestra cultura...

R. Pues son aliados nuestros en el control de plagas de insectos que afectan a nuestros bosques y cultivos. Por otra parte, junto con otras especies insectívoras, contribuyen a la regulación de poblaciones de insectos, algunos de ellos transmisores de enfermedades.

P. ¿Qué se sabe de la familia de los coronavirus? Dentro de ella, ¿exactamente qué particularidad presenta el SARS-CoV-2, causante de la actual pandemia?

R. Los coronavirus pertenecen a la familia Coronaviridae y al orden de los Nidovirales. Son virus encapsulados cuyo material genético es ARN de una sola cadena y muy larga en comparación con otros virus. Los coronavirus agrupan cuatro géneros distintos denominados Alpha-, Beta-, Delta- y Gammacoronavirus. Los alphacoronavirus se dividen a su vez en dos subgrupos, 1 y 2, y los betacoronavirus se dividen en cuatro subgrupos, 1, 2, 3 y 4.

Los coronavirus infectan una amplia gama de especies de aves y de mamíferos y son responsables de infecciones entéricas o respiratorias.

Alpha y betacoronavirus infectan especies de mamíferos incluida la especie humana. Los alphacoronavirus son responsables de infecciones leves del tracto respiratorio. Los betacoronavirus causan patologías respiratorias severas; el SARS, el MERS y el SARS-CoV-2 pertenecen a los subgrupos 2 y 3 de este género.

El SARS-CoV-2 tiene la particularidad de ser muy infeccioso, es decir, se propaga fácilmente y el individuo infectado puede transmitirlo antes de que manifieste la enfermedad.

P. ¿Qué otros animales, además de los murciélagos, son portadores habituales de coronavirus y, por tanto, también un riesgo a tener en cuenta desde el punto de vista de la salud pública?

R. Las aves y los mamíferos son portadores de coronavirus. Sin embargo, son las cepas presentes en las aves las que infectan ocasionalmente a los humanos.

Los quirópteros y los roedores son los principales reservorios de los alpha y betacoronavirus, algunos de los cuales son zoonóticos, pero es difícil que los quirópteros y los roedores infecten directamente a las personas. Para ello tendría que existir una exposición frecuente.

En dicho sentido, son necesarios huéspedes intermediarios que, por un lado, tengan un estrecho contacto con las especies reservorio y, por otro, tengan contacto con la especie humana.

El consumo de animales silvestres sin control sanitario puede conllevar la introducción de dichos virus en los circuitos humanos. El riesgo es aún mayor si los animales se adquieren vivos.

P. ¿Qué certeza hay de que este virus saltase de animal a humano en Wuhan a finales de 2019? ¿Pudo haber sido antes y en otro lugar?

R. La certeza que tenemos es que el virus tiene origen animal. La epidemia se manifestó en Wuhan pero sobre la infección inicial no tenemos de momento la información suficiente para determinar con certeza su origen.

P. ¿Qué animal es más probable que estuviese implicado? ¿En qué condiciones pudo haber sido?

R. El origen del ancestro que ha dado lugar al SARS-CoV-2 es un murciélago. Ahora bien, desconocemos cuál es la especie intermediaria; puede haber sido el consumo alimentario de la especie intermediaria. La epidemia del SARS-CoV se produjo a partir del consumo de la civeta, un mamífero del tamaño de un gato salvaje. Se trata de un animal muy apreciado gastronómicamente, que se expone vivo en los restaurantes para que los comensales escojan el ejemplar que quieren comer.

P. ¿Qué opina del caso de contagio humano-perro que ha trascendido?

R. No tengo la información suficiente para comentarlo.

abril 04/2020 (Diario médico)