Al Día, Noticias de Salud

Nuevos criterios para tratar el hipotiroidismo subclínico

System Messages

Boletín de Noticias Al Día

El tratamiento del hipotiroidismo subclínico sigue suscitando controversias en la comunidad científica respecto a qué pacientes tratar con esta patología. Davide Carvalho, de la Universidad de Oporto, en Portugal, recomendó fijarse en tres criterios principales: que la edad del paciente sea menor de 65 años, que el nivel de la tirotropina -hormona estimulante de la tiroides (TSH)- sea mayor de 10 y que la prueba de anticuerpos antiperoxidasa tiroidea resulte positiva.

hipotiroidismoNo obstante, y en su intervención en el Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), que se ha celebrado en Bilbao, también recalcó la necesidad, en primer lugar, de confirmar el diagnóstico para evitar tratamientos innecesarios. El profesional ha participado en una sesión sobre disfunción tiroidea, organizada en colaboración con la Sociedad Portuguesa de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo, en la que también intervinieron Sergio Valdés y Margaret Rayman y que fue moderada por Ana María Lucas y Miguel Goena.

Disfunciones y alimentación

Valdés, del Hospital Regional de Málaga, puso de manifiesto los datos de prevalencia de disfunción tiroidea en población española. El hipotiroidismo tratado se sitúa en el 4,2 %; el hipotiroidismo subclínico no tratado llega al 4,6 %; el porcentaje hipotiroidismo clínico no tratado se queda en el 0,3 %, mientras que el hipertiroidismo alcanza el 0,8 %.

A su juicio, los tres grupos de hipotiroidismo constituyen en España un porcentaje de 9,1, lo que daría una cifra total de españoles con problemas de hipotiroidismo que roza los 3,5 millones de personas. En cuanto al hipertiroidismo, la cifra total de pacientes ronda los 326 000. Y con respecto al sexo, Valdés apuntó la mayor prevalencia de la disfunción tiroidea entre las mujeres (15 %), frente al 5 % de los hombres.

En la sesión también se puso de manifiesto la existencia e influencia de nuevos factores no conocidos, como el selenio y el hierro, cuya influencia en la disfunción tiroidea está siendo objeto de estudio. Margaret Rayman, de la Universidad de Surrey, Reino Unido, destacó en este sentido que la población española cuenta con unos niveles de consumo de selenio bajos, algo que también ocurre en distintos países del mundo.

La población española tiene niveles bajos de selenio. Debería asegurarse una ingesta adecuada porque influye en la función tiroidea

Ha destacado que, en términos de la función tiroidea, la adecuación de los niveles de selenio es muy importante y, por ello, la población debería asegurarse una ingesta suficiente de selenio a través de la dieta. En este punto, citó al marisco, al hígado y a los riñones como buenas fuentes de selenio. Si la alimentación no asegura unos niveles adecuados, se podría considerar la ingesta de un suplemento de selenio, de los que sugirió que no deberían aportar más de 100 microgramos al día, excepto en los casos en los que el médico lo recomiende, en pacientes afectados de oftalmopatía de Graves.

En otra de las sesiones, Irene Bretón, presidenta de la SEEN, y Francisco Botella, de la misma sociedad, informaron de que la población inmigrante, que ha pasado de una situación de escasez a una situación de abundancia, hace un repunte de ganancia de peso importante y, además, desarrolla complicaciones más rápidamente que la población autóctona. Bretón destacó que, por ejemplo, la diabetes surge de una manera más acelerada de lo habitual entre este colectivo.

Igualmente, Botella puso de manifiesto, con relación a la desnutrición, que la población inmigrante, al igual que otros colectivos como personas mayores y personas adictas a las bebidas alcohólicas, presentan condicionantes previos que los sitúan como grupos de riesgo. Se destacó además la importancia, poco evidente para la sociedad, de la desnutrición relacionada con la enfermedad, afirmando que existe desnutrición en los hospitales y en las convalecencias.

noviembre 16/ 2019/ (Diario Médico)