"III SIMPOSIO INTERNACIONAL SOBRE EL COMA Y LA MUERTE"

La Habana, Cuba
febrero 22-25, 2000

Estimado colega:
Desde tiempos inmemoriales, el Hombre ha mostrado una perenne preocupación por el significado de la muerte. Parecía que al conocer el misterio de su muerte, estaba más preparado para comprender la razón de su existencia.
Durante siglos, se consideraba que un sujeto estaba vivo mientras aún respiraba. Posteriormente se conoció que la respiración constituía un medio para mantener la función del corazón, el cual hacía que circulara la sangre por todo el organismo. Por tanto, se atribuyó que la vida se debía a la presencia de las función cardio-respiratoria. Sin embargo, a mediados de este siglo los médicos se dieron cuenta de que el cerebro requería mucha más energía que otros órganos, de modo que si sus requerimientos energéticos no se suplían, este órgano dejaba de funcionar mientras otras partes del organismo (requerían mucho menos energía) preservaban su funcionamiento, siempre y cuando las función cardio-respiratoria y circulatoria fueran apoyadas por tratamiento intensivo. Esto fue demostrado por neurólogos y neurofisiólogos franceses a finales de la década de los ‘50. El resultado final era encontrar en un paciente un encéfalo muerto con un cuerpo vivo. ¿Estaba vivo o muerto un paciente en estas condiciones?
Aunque han pasado varias décadas aún persisten controversias sobre una definición de la muerte basada en formulaciones neurológicas. También existen divergencias en cuanto a los criterios para el diagnóstico de la muerte encefálica, ya fueran clínicos solamente o con la inclusión de pruebas confirmatorias. Más aún, un grupo de expertos que fueron fuertes defensores de formulaciones neurológicas de la muerte, han propuesto regresar a una visión respiratoria-circulatoria.
Esta era la situación internacional que imperaba cuando en 1992 y en 1996 convocamos a colegas de todo el mundo para celebrar el Primer y Segundo Simposios Internacionales sobre Muerte Encefálica. Fueron eventos memorables. Parecía imposible poder reunir a las personalidades más importantes en esta disciplina. Las discusiones se caracterizaron por un enfoque multidisciplinario. La conclusión final fue que el tópico de la muerte humana no estaba concluido, y que estábamos lejos de alcanzar un consenso en este campo. Las Memorias (Proceedings) del Simposio de 1996 están disponibles como un libro de 300 páginas que fue editado por Elsevier Science B. V.
Tenemos el gusto de invitarlo a participar en el TERCER SIMPOSIO INTERNACIONAL SOBRE EL COMA Y LA MUERTE que se celebrará en el Palacio de Las Convenciones, La Habana, del 22 al 25 de Febrero del año 2000.
Nuestro principal anhelo es proveer un medio adecuado para promover las discusiones en todos los tópicos relacionados con la muerte humana. Consideramos que toda motivación para engrandecer los conocimientos acerca de la muerte, y por tanto de la vida, está vinculado a lo más digno del ser humano.
Los Cubanos, como anfitriones, ofrecemos una cálida bienvenida, pues este pequeño pueblo, con sus palmas de un verde inmenso y playas en las que su color azul parece fundirse con su cielo, brindará el medio más propicio para recordar que la principal motivación para discutir sobre la muerte es luchar por el mejoramiento humano.
Muchas gracias.
 
Dr. Calixto Machado Curbelo
Presidente del Simposio

Home Page