System Messages

El reto de vivir en un mundo sin Tuberculosis

Programa Nacional de Control de la Tuberculosis
Entrevistador: Jorge Marques Garcia
Entrevistado: Dr. Antonio Marrero Figueroa,

Entrevista al Doctor Antonio Marrero Figueroa, Jefe del Programa Nacional de Control de la Tuberculosis, que lleva a cabo el Ministerio de Salud Pública a propósito del Día Mundial de Lucha contra la TB.

La Tuberculosis (TB) es una enfermedad casi tan antigua como el propio ser humano y ha cobrado la vida a millones de personas a escala global. Es -después del sida- la segunda causa de muerte en el mundo producida por un agente infeccioso.

Datos del centro de prensa de la Organización Mundial de la Salud revelan que la enfermedad es también una de las cinco causas principales de mortalidad en las mujeres entre los 15 y los 44 años y la causa principal de muerte de las personas infectadas por el VIH.
Poner fin a la epidemia mundial de tuberculosis figura entre los objetivos de la Organización Mundial de la Salud para después del 2015. Por eso cada 24 de marzo (fecha en que Robert Koch anuncia al mundo el descubrimiento de la bacteria responsable de la tuberculosis, la Mycobacterium tuberculosis) se celebra -desde el año 1982- el Día Mundial de Lucha contra la TB.

Cuba: baja prevalencia de Tuberculosis
Nuestro país sobresale en América por la baja incidencia de TB. Constituye un logro del sistema nacional de salud estar entre los cuatro mejores países del continente, en la vanguardia junto a Uruguay, Costa Rica y Estados Unidos.

“Tal es así que la mortalidad por TB no constituye un problema de salud relevante en Cuba, ya que en la última década la tasa de mortalidad se ha mantenido por debajo de 1 por cada 100 mil habitantes, no obstante las afectaciones en los últimos dos años con la mortalidad asociada al VIH.” Así refirió el doctor Antonio Marrero Figueroa, Especialista de II Grado en Higiene y Epidemiología y jefe del Programa Nacional de Control de la Tuberculosis liderado por el Ministerio de Salud Pública.

-Doctor, ¿pudiera comentar sobre los propósitos del Programa Nacional de Control de la Tuberculosis (PCNT) y sobre cómo en el transcurso de su puesta en práctica Cuba ha logrado mantener indicadores tan bajos de TB?
“El PNCT, iniciado en 1962, se ha caracterizado por una sistemática evolución y transformación centrada en la atención al paciente y en reducir la carga de morbilidad y mortalidad. El programa ha transitado por siete etapas, que van desde una inicial de tratamiento dispensarial con ingreso sanatorial y pasan por la implantación del tratamiento ambulatorio controlado en 1971 -Cuba fue pionera en la aplicación de la Estrategia DOTS-TAES en el año 1971- y por la adopción en 1982 del esquema acortado de 9 meses con el uso de la rifampicina en la primera fase. En 1987 pasamos a la incorporación de la rifampicina en ambas fases y la reducción a 7 meses, en 1997 a la evaluación e introducción de las acciones específicas que permitieron detener y revertir el incremento de la incidencia en el periodo de 1992 a 1994.

“En el año 2009 comienza una sexta etapa, caracterizada por la puesta en marcha del proyecto del fondo Mundial  “Fortalecimiento del programa nacional de control de la tuberculosis” con acciones dirigidas a fortalecer la red diagnóstica, a la capacitación del personal de salud, a la localización de casos en grupos de riesgo y en elevar la percepción de riesgo en la población”.

Sobre el funcionamiento de dicho programa en la actualidad, el doctor Antonio Marrero Figueroa apuntó que la séptima etapa está determinada por una situación epidemiológica de 6,6 casos de tuberculosis por 100 000 mil habitantes al cierre del 2014, con una mortalidad inferior a 1 por 100 000 habitantes en los últimos diez años, donde se destaca el cumplimiento de las metas de la OMS para el año 2015 en el control de la TB.  

“Es oportuno señalar que en el Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” contamos con un laboratorio de referencia nacional para el diagnóstico y manejo de la tuberculosis resistente y es objetivo de nuestro programa descentralizar el diagnóstico de forma paulatina al centro y oriente del país”.

Asimismo recalcó que el componente social es muy importante para disminuir la transmisión de la enfermedad y que las personas deben adquirir una cultura respiratoria saludable y acudir al médico de su área ante cualquier síntoma de tos persistente. “El diagnóstico de la enfermedad se hace a través de toda la red de policlínicos y centros provinciales de salud”.

Tuberculosis post 2015
La Organización Mundial de la Salud instó a asumir el liderazgo en asuntos de importancia decisiva con relación a la tuberculosis. Elaborar políticas, estrategias y patrones con bases científicas para la prevención, atención y control de la enfermedad y seguir de cerca su aplicación son algunas de las acciones que los países del orbe deben seguir para lograr la eliminación total de la epidemia.

Al respecto el jefe del Programa Nacional de Control de la Tuberculosis doctor Antonio Marrero Figueroa enfatizó en las metas propuestas por la OMS para reducir la enfermedad en un 75 % (en comparación con el año 2015) y disminuir la tasa de incidencia en un 50 % (menos de 55 casos por 100 000 habitantes). Asimismo, dijo que el organismo rector tiene como objetivo acabar con la epidemia mundial basado en los pilares de la atención y prevención integrada y centrada en el paciente, que descansa en el diagnóstico precoz, el tratamiento, la coninfección TB/VIH y otras afecciones comórbidas, así como el tratamiento preventivo de la infección latente.

“Todos pretendemos un mundo sin esta enfermedad. Hoy es un reto, aún para los países de baja incidencia, como es el caso de Cuba.  Pero quienes trabajamos por eliminar la epidemia  sabemos que puede ser razonable el reto de vivir en un mundo sin tuberculosis”, finalizó.

Por: Lic. Jorge Noel Marqués, Centro Virtual de Convenciones de Salud, CNICM/Infomed.

Palabras clave: tuberculosis, Programa Nacional de Control de la Tuberculosis, Ministerio de Salud Púlica, organización mundial de la salud, MINSAP, OMS,

Comentarios (1)

Estimo que aun se desconocen

Estimo que aun se desconocen los trabajos realizados durante la etapa 1988-. 1991, cuando un equipo formado por Profesionales del CMHE Artemisa y la Facultad de Biología de la Universidad der La Habana, logramos algunos resultados encaminados a demostrar la presencia de Antígeno PPD en muestras. Ellos fueron la base para un Trabajo de Diploma, se analizaron en una Sesión Científica de la Sociedad Cubana de Microbiología y Parasitología y fueron registrados como Innovaciones en la Dirección Muncipal de Salud de Artemisa. Actualmente, está siendo objeto de análisis uno encaminado a mejorar los resultados. Lic. Luis César Núñez González. Profesor. Facultad de Ciencias Médicas Provincia Artemisa

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes spam.
Image CAPTCHA
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.