Al Día, Noticias de Salud

La cirugía plástica busca resultados más naturales

System Messages

Boletín de Noticias Al Día

La cirugía plástica ha evolucionado en los últimos años hacia una estética más natural. Así lo sugieren los pocos datos oficiales que existen sobre la situación de este tipo de cirugía en España.

fotonoticia_20180213115458_640La Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre) acaba de publicar el número de intervenciones realizadas al año (398 350) y destaca el auge de los procedimientos de reducción de mamas. De hecho, otra encuesta anterior de la Sociedad Catalana de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Sccpre), concluía que el 20 por ciento de las intervenciones de estética se realizan para modificar una operación hecha en el pasado y para obtener un resultado más natural.

El 70 por ciento de estas operaciones se relacionan con la zona de la mama (recambio o extracción de prótesis); a más distancia, se situaban las reintervenciones para eliminar productos de relleno facial (labios, pómulos y surcos nasogenianos) y, en menor medida, las que buscan enmendar una cirugía previa. Como destaca a DM la presidenta de la Sccpre, Anna López, “un 90 por ciento de los profesionales de nuestra encuesta han tenido pacientes que solicitan una reintervención, pero la mayoría no lo hace porque les hayan operado mal, sino porque ahora se busca un aspecto más natural y también porque con el paso de los años se intenta readaptar las modificaciones estéticas a los cambios corporales propios de cada edad”.

El vicepresidente de la Sccpre, Josep Prat, destaca que dentro de esa búsqueda de naturalidad, “en el campo de la cirugía mamaria, se emplean prótesis con formas más anatómicas; de materiales como el poliuretano, que reducen la tasa de encapsulamiento, y algunas que son un 30 por ciento más ligeras”.También es de gran ayuda la técnica de relleno de grasa autóloga, conocida como lipofilling, que consiste en procesar el tejido adiposo obtenido mediante una liposucción de la persona intervenida, y, una vez preparado, se inyecta en la zona que se va a remodelar. Para Anna López, médica adjunta en el Servicio de Cirugía Plástica del Hospital de Bellvitge de Barcelona, “a la ventaja del efecto volumétrico del lipofilling, que nos permite moldear a gusto los defectos que queramos, se añade el regenerativo por las células madre de la grasa, y que contribuye a mejorar la calidad de los tejidos”.

Esta técnica es, según destaca Prat, una de las más útiles que han surgido en los últimos años: “Nos ayuda a resolver una gran variedad de problemas, no solo en el campo de la estética, también en el de la reparadora, por ejemplo, en la mastectomía”. Así lo ve López, que cita, a modo de ejemplo, cómo en pacientes con cáncer de mama irradiado, “el lipofilling contribuye a mejorar la piel tras la radioterapia”.

Corregir secuelas

Un 10 por ciento de los pacientes que se reintervienen con un procedimiento estético lo hacen por malos resultados de una cirugía anterior, según la encuesta de la Sccpre. Carlos del Cacho, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre), señala que las mamas, la nariz y el abdomen son las más susceptibles de segundas reintervenciones porque las primeras no han ofrecido los resultados estéticos adecuados; “algunos de ellos, no mayoritarios afortunadamente, se corrigen en parte, pero no vuelven a ser estéticos”.

Las prótesis mamarias, las asimetrías en órganos dobles, como las mamas o las orejas, y asimetrías en la nariz, son las alteraciones que con mayor frecuencia requieren nuevas intervenciones. Después, “toda reintervención en la que se sospeche riesgo para la seguridad y salud del paciente debe remitirse al ámbito de la cirugía reconstructiva hospitalaria”, señala el presidente de Secpre.

Anna López matiza que “es muy importante que la persona que busca una intervención estética se dirija al cirujano con la especialidad de plástica, porque somos los que conocemos todas las técnicas. Tenemos la visión global para poder indicar en cada caso la intervención adecuada. Además, sabemos manejar las complicaciones, como infecciones, sangrados o necrosis cutáneas. Ocurren con muy poca frecuencia siempre que la indicación sea la correcta y la técnica se ejecute bien, pero cuando suceden, hay que saber lidiar con heridas complejas que pueden necesitar reintervenciones”.

Cirugías faciales

En el caso de la cirugía de mama, Prat comenta que los errores técnicos en el marcaje de la intervención “pueden producir una resección excesiva de piel, con cicatrices”. Además, otro mal resultado típico serían las asimetrías y las infecciones graves, estas últimas también en las intervenciones del contorno corporal (abdominoplastia, liposucciones) realizadas en manos poco profesionales.

Dentro de la cirugía facial, la rinoplastia es una de las que se pueden asociar más a un resultado insatisfactorio. El presidente de la Asociación Española de Cirugía Estética y Plástica (Aecep), Jesús Benito Ruiz, la define como “una cirugía difícil, porque se realiza en un área visible y debe conjugar lo que espera el paciente en resultado y lo que se puede conseguir. Los sistemas de software para simulación ayudan, pero tienen limitaciones. Bien sea por una cuestión técnica o por la propia evolución de la nariz, hay resultados que requieren cirugías secundarias”.

El presidente de la Aecep, que acaba de celebrar su congreso en Madrid, destaca que si bien hay una gran variedad de técnicas en la rinoplastia, cuando hay que intervenir una nariz difícil o secundaria, “optamos por la rinoplastia abierta, en la que levantamos la piel y exponemos la nariz; son cirugías que normalmente requieren injertos del tabique -a veces imposible porque se ha empleado en la intervención anterior-, de las orejas o de la costilla; esto último plantea diversas técnicas de osteotemía”.

Con todo, reconoce que hacer cirugía secundaria es parte de la especialidad: “Los plásticos siempre hemos sido los que vamos a resolver resultados no deseados, que a veces hemos podido causar nosotros, pero también técnicas que realizan otros especialistas”.

Por un impulso a la Cirugía Plástica en la universidad

Bernardo Hontanilla. Vocal de Relaciones con la Universidad de la Secpre

En los últimos 30 años, la Cirugía Plástica, Estética y Reparadora ha experimentado un gran desarrollo, siendo una de las disciplinas sanitarias que se sitúa más a la vanguardia en la innovación quirúrgica y tiene un carácter más completo y transversal, pues puede intervenir en prácticamente todas las zonas del cuerpo humano.

Resulta innegable su atractivo para los estudiantes del Grado en Medicina. Queda de manifiesto todos los años por la rapidez con que se cubren sus plazas, tanto las de los planes de estudio cuando se imparte como asignatura optativa como las que se le asignan en el MIR (las primeras en agotarse junto a Dermatología).

Llama la atención, así, la desproporción entre el interés por formarse en Cirugía Plástica y las posibilidades de hacerlo. No llegan a una decena las facultades de Medicina que la ofertan como optativa; el resto la incorpora como parte de asignaturas más generales, del tipo “Fundamentos de Cirugía”, y suelen impartirla docentes de otras especialidades.

Por ello, desde la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, creemos llegado el momento de que la primera información global de lo que es nuestra especialidad la reciban los alumnos en las facultades de Medicina, tanto a nivel teórico -ofertada como asignatura obligatoria transversal en todos los centros e impartida por cirujanos plásticos titulados con la categoría mínima de profesores asociados- como rotando en prácticas tuteladas por servicios hospitalarios acreditados.

La Cirugía Plástica tiene, además, un enorme potencial como catalizadora de convenios de colaboración entre la universidad y la empresa privada, está cubierta mayoritariamente por la sanidad pública en su vertiente Reparadora y es tan demandada en su vertiente Estética que hasta los futuros médicos de Atención Primaria -a los que recurren en primer lugar muchos ciudadanos para consultarles sus inquietudes quirúrgico-estéticas- deberían conocer sus fundamentos más básicos. diciembre 5/2018 (diariomedico.com)