Sabías que...

Osvaldo Prieto Ramos (1936-2016). Fundador de la Geriatría cubana

System Messages

Osvaldo Prieto RamosFundador de la Geriatría cubana. Uno de los tres primeros médicos que estudiaron fuera de Cuba en este tema. Algunos años después de su regreso, en 1988, es uno de los fundadores de la Sociedad Cubana de Geriatría y Gerontología y resultó electo Presidente, cargo que ocupó, junto al de Director Fundador del Centro Iberoamericano para la Tercera Edad (CITED), centro rector de la Geriatría en el país, desde 1992 hasta el año 2006, en que su estado de salud no le permitió continuar asumiendo ambas tareas.

Nació el 28 de febrero de 1936, en Guane, Pinar del Río. Estudió la enseñanza primaria en los Colegios Regla Socarrás, de Guane, y Luz y Caballero de San Juan y Martínez. Terminó el séptimo grado en la Escuela La Inmaculada Concepción de San Juan y se presentó a examen en el Instituto de Segunda Enseñanza de Pinar del Río, comenzando sus estudios de bachillerato, donde finalmente recibió su título de bachiller en 1955. Al año siguiente matricula en la Universidad de La Habana para estudiar medicina; pero dos meses más tarde, ante el cierre de la Universidad por la lucha contra la dictadura batistiana, regresa a San Juan y Martínez, donde se vincula a las actividades revolucionarias de la lucha clandestina.

Al triunfo de la Revolución trabaja en el Ministerio del Interior, hasta que logra la autorización para reincorporarse a la Universidad y continuar sus estudios de medicina.

Durante sus años de estudiante realiza sus prácticas docentes en los Hospitales Clínico-Quirúrgico “Joaquín Albarrán”, Nacional “Enrique Cabrera” y “General Calixto García”. Se gradúa en 1970 y lo ubican en este último hospital, donde inicia la Residencia en Medicina Interna. Al año siguiente marcha al Congo Brazzaville en ayuda internacionalista, por dos años, donde labora como médico general. Este tiempo se le convalida como cumplimiento del Servicio Médico Social Rural.

En 1974, al regreso de la misión, se le reubica en el mismo hospital “General Calixto García” como Residente de la especialidad de Medicina Interna, donde tuvo como Profesor y Jefe de la Sala Clínica Altos al Dr. Sergio Rabell Hernández, quien resultó –según su propia declaración- un verdadero modelo ejemplificante. Alcanza el título de Especialista de I Grado en Medicina Interna en 1976 y se inmediato se incorpora a la Sociedad Cubana de Medicina Interna.

En 1976, recién inaugurado el Centro de Investigaciones médico-quirúrgicas (CIMEQ), fue nombrado Vice-Director, cargo que desempeñó hasta 1992, en que fue promovido a Director de una nueva institución., el CITED.

Probablemente por la influencia de su abuelo centenario y el surgimiento de la nueva especialidad de Geriatría al nivel mundial, como consecuencia de las nuevas necesidades poblacionales, resultado de los cambios demográficos que evidenciaban ya el comienzo de un envejecimiento poblacional ostensible, ese mismo año 1976 decidió aceptar la propuesta de realizar estudios especializados en el Instituto de Gerontología de Kiev, donde permaneció dos años, convirtiéndose así en el primer médico cubano certificado en Geriatría.

A partir de 1978 representa a Cuba en los Congresos Mundiales y Latinoamericanos de Geriatría. En 1982 fue representante de Cuba en the First World Meeting for the Aging, celebrado en Viena.

Durante la primera mitad de la década de los años 80s dedicó un gran tiempo y esfuerzo a la investigación clínica de la Diabetes Mellitus, los Trastornos de Coagulación de la Sangre y, muy especialmente, temas de Gerontología y Geriatría.

Finalizando el quinquenio recibió cursos de pedagogía, especialmente temas concernientes a los objetivos, formas de organización y evaluación de la docencia, como muestra de saber identificar cuáles aspectos debía fortalecer en su preparación.

En 1985, organiza, dentro de un Congreso de la Sociedad Cubana de Medicina Interna, las Primeras Jornadas de Geriatría, y ese mismo año alcanza el título de Especialista de II Grado en Gerontología y Geriatría.

En 1987 es nombrado Asistente de Medicina Interna en el Hospital Docente "General Calixto García". En 1988 es uno de los principales fundadores de la Sociedad Cubana de Gerontología y Geriatría y, al año siguiente, se incorpora como miembro a la Asociación Internacional de Gerontología. En 1990 realiza, de manera independiente, las Segundas Jornadas de la Especialidad, constituyéndose estas en el antecedente de los Congresos de Geriatría que, a partir de esa fecha y hasta la actualidad, se celebran cada 4 años.

En 1992 es nombrado Profesor Principal de Gerontología y Geriatría en la Facultad de Ciencias Médicas “General Calixto García”. Ese mismo año se incorpora al Grupo Internacional de Ayuda a la Tercera Edad de la Asociación Médica del Caribe (AMECA) y a la Federación Internacional de Asociaciones de Personas de Edad (FIAPA). En ese año también es nombrado Director del Centro Iberolatinoamericano de la Tercera Edad (CITED), cargo que desempeñó eficientemente hasta el año 2006 en que, por razones de salud, se vio obligado a liberarse de las presiones de la gerencia.

En 1994 le confieren el título de Miembro de la Sociedad Peruana de Gerontología y en 1996 Miembro de la Sociedad Argentina de Geriatría y Gerontología.

Desde inicios de la década de los años 90s fue Presidente del Tribunal de Especialistas de Geriatría en el país, conferencista en múltiples eventos nacionales e internacionales, realizó más de 30 publicaciones en revistas, 10 libros y organizó e impartió numerosos cursos, entrenamientos y Diplomados en Geriatría, para médicos, enfermeras, estomatólogos, trabajadores sociales, farmacéuticos, tecnólogos, psicólogos y otros profesionales que se desempeñan en el sector salud, tanto al nivel nacional como internacional. Tuteló más de una veintena de Tesis de Grado de Especialistas y de Maestrías en Gerontología y Geriatría.

Hasta el momento de enfermar cumplió con sus responsabilidades como Profesor Consultante de Geriatría de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana y Asesor del Director del Centro de Investigaciones sobre Longevidad, Envejecimiento y Salud, que fundara dos décadas atrás. Era miembro permanente del Consejo Científico de la Federación Internacional de Asociaciones de Personas de Edad (FIAPA) y Presidente de la Sociedad Cubana de Geriatría y Gerontología.

A lo largo de su fructífera vida recibió numerosas distinciones y reconocimientos, entre los que destacan:

  • FUNDADOR del Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (CIMEQ). Distinción otorgada el 26 de Marzo del año 2001.
  • FUNDADOR del Centro Iberoamericano de la Tercera Edad. Distinción otorgada el 7 de Mayo del año 2002.
  • FUNDADOR de la Cátedra del Adulto Mayor. Distinción otorgada en ocasión del V Aniversario de su creación. Febrero, 2005.
  • ¨PREMIO ENRIQUE BARNET ¨, otorgado por la Dirección Provincial de Salud de Cienfuegos a personalidades distinguidas que se han destacado en el campo de la salud. Año 2006
  • MEDALLA AL MÉRITO GERONTOLÓGICO de la Asociación Internacional de Gerontología. Año 2006.

Osvaldo Prieto Ramos (2)Pero, probablemente, el reconocimiento mayor se lo otorgó la Sociedad Internacional de Gerontología y Geriatría, al incluir su síntesis biográfica y su foto en la “Sala de los Grandes Nombres” –conocida como “Galería de la Fama”-donde se reconoce la contribución personal de las más destacadas personalidades, al nivel nacional, regional e internacional, en el campo de la especialidad, tanto en la asistencia, la docencia como la investigación, en interés del mejoramiento del estado de salud, el bienestar y la calidad de vida de las personas adultas mayores.

Este hombre, que siempre evadía los elogios, afirmaba con sencillez que solo era un hijo agradecido de la Revolución Cubana, que le permitió a un humilde hijo de un pequeño pueblo del extremo occidental de la isla llegar a ser médico especialista y viajar por decenas de países e intercambiar saberes de su especialidad con las personalidades más relevantes, al nivel mundial. Insistía en que solo cumplía con el principio martiano de pagar con amor a su país, y a un grupo cada vez más numeroso e importante de su población, lo que con amor había recibido de la Revolución a lo largo de su vida. Por ello –decía- la fama no era para él, sino para la revolución social materializada en su país, por el serio empeño de mejorar, cada día más, la calidad de vida de las personas adultas mayores, en justa compensación a lo que ellas han aportado al desarrollo mismo de la sociedad.

El Profesor Osvaldo Prieto Ramos falleció el 5 de febrero del pasado año 2016, apenas unos días antes de cumplir 80 años. Pero su obra continúa, gracias a la pasión de sus alumnos y compañeros, que le recuerdan con admiración, respeto y cariño y cumplen con el compromiso de ser continuadores de su obra y de su ejemplo personal, profesional y ciudadano.

POR: María del Carmen Amaro Cano

Profesora Consultante FCM “General Calixto García” Vice-Presidenta Sociedad Cubana Historia de la Medicina