Al Día, Noticias de Salud

El ARN del espermatozoide revela la infertilidad

System Messages

El ARN del esperma podría ser un biomarcador de la infertilidad masculina, según un estudio que publica "Science Translational Medicine".

Los varones cuyo esperma presenta ciertas carencias en el ARN parecen tener menos posibilidades de engendrar de forma natural que aquellos con el ARN intacto. Por ello, el análisis del ARN seminal podría predecir el éxito de los tratamientos para la fertilidad y dirigir los más adecuados a cada pareja.

Esta conclusión parte de un estudio que se ha realizado en el laboratorio de Stephen A. Krawetz, de la Universidad Estatal de Wayne (Detroit). Meritxell Jodar es la primera firmante.

Cerca del 13 % de las parejas tienen problemas de fertilidad. Para determinar las causas, se realizan estudios fisiológicos que desvelan problemas en el número de espermatozoides, su morfología y movilidad. Pero a veces, cuando el origen es un problema masculino, este espermiograma no lo muestra.

Los 648 La investigación del grupo de Krawetz aporta una forma de análisis de los espermatozoides más precisa. Para ello, se basan en el reciente hallazgo de que los gametos masculinos alojan una importante cantidad de ARN. Tras secuenciar esta molécula en muestras de varones fértiles e infértiles, los investigadores identificaron un grupo de 648 elementos del ARN que son vitales para la fertilidad masculina.

Muchos de esos elementos se corresponden con los genes implicados en el desarrollo de los espermatozoides y en su movilidad, así como en la producción de energía, la capacidad de fecundación y la formación embrionaria. La mayoría de los padres presentaban este grupo de elementos completo, no así los varones infértiles.

La carencia en el ARN redujo la tasa de éxito del embarazo del 73 al 27 %. Cuantos más elementos faltaban, menos probabilidades de concebir.

Los autores destacan que la inseminación artificial no es el tratamiento adecuado para estos varones cuyo ARN seminal está incompleto. En cambio, podrían beneficiarse de otras terapias de reproducción asistida más avanzadas. julio 10/2015 (Diario Médico)